Miguel Ángel Muñoz confiesa lo que tuvo que hacer para grabar una escena de sexo

El protagonista de 'Presunto culpable' ha sido uno de los últimos invitados de Pablo Motos en 'El Hormiguero' y ha desvelado todos los secretos de la serie, hasta los más íntimos...

Miguel Ángel Muñoz
Antena3.com

La última noche de la semana de 'El Hormiguero' tuvo como invitado a uno de los protagonistas indiscutibles de la crónica social, Miguel Ángel Muñoz, y no solo por su supuesta relación con la triunfita Ana Guerra. El actor acudió al programa de Antena 3 para presentar su nueva serie, 'Presunto culpable', demostrando que la vida le sonríe en todos los aspectos. Es el protagonista de la nueva serie de la cadena sobre "un biólogo al que le va muy bien, pero cuya mujer desaparece y todos creen que él es el presunto culpable. Tras ello, se va a vivir a París, pero seis años más tarde tiene que volver a su ciudad porque su padre se suicida. Entonces, el protagonista descubre que la gente le odia más que entonces", explicaba el propio actor. Aseguró, además, que su personaje "es bastante oscuro y tiene unos ataques de ira muy grandes". Pero en la ficción, además de mucha tensión, no faltan las escenas 'subiditas de tono'... Algo que, según MAM, no es nada fácil de rodar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Antena3.com

Miguel Ángel le contaba a Pablo Motos que una de las mayores dificultades fue cuando le pidieron grabar una escena de sexo en vertical. "Fue lo menos erótico que os podéis imaginar. Imagínate de pie, con el colchón en la pared, besándote o haciendo lo que tengas que hacer. Y al darte la vuelta en vertical, no estaba apoyado y nos separamos del colchón. Parecía que flotábamos. Así que nos tocó rodarlo una y otra vez". Y es que aunque ahora lo cuenta con gracia y asegura que "es muy divertido", ha querido dejar claro que "la gente siempre que hay una escena de sexo se piensa que es algo como que te apetece mucho hacer, que te encanta, que te puedes excitar... Casi siempre es todo lo opuesto".

Pero la anécdota más divertida llegaba cuando el actor le explicó a Pablo que "el sonido no terminaba de sonar creíble y al final, la tuvimos que grabar en un estudio de grabación", reconoció. Ante su confesión, Motos se lanzó y se ganó los aplausos del plató del público con una sugerencia inesperada; "¿Tan mal gimes?". ¡Menuda indirecta! El actor se deshizo en risas como todos los asistentes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo