Juana Acosta habla de su dura infancia

La actriz colombiana se ha sentado con Bertín Osborne en 'Mi casa es la vuestra' y no ha dudado en hablar de los episodios más duros de su vida.

image
Telecinco.es

La actriz Juana Acosta está arrasando con el estreno de 'Ola de crímenes', donde comparte reparto con Paula Echevarría y Maribel Verdú, es por eso que se ha sentado en 'Mi casa es la vuestra' para hacer un repaso de sus éxitos y fracasos y abrirse en canal sobre su vida. La colombiana se ha sincerado tanto que ha desatado alguna que otra lágrima entre los espectadores del programa de entrevistas de Bertín Osborne, y es que muchos desconocían la dura infancia y adolescencia de Juana. La actriz nació en Cali, pero fue en su traslado a Bogotá, donde vivió momentos difíciles marcados por el enfrentamiento entre 'los carteles' y el Gobierno de Colombia y el narco terrorismo. "En los años 90, que es un poco lo que se ve en la serie Narcos, había enfrentamientos entre los carteles. Después pasamos al narcoterrorismo, que fue muy duro. Fueron años en los que la vida no valía nada y en donde estallaban bombas de repente", confiesa. Lo sabe de primera mano, y es que según cuenta, "recuerdo que justo en frente de mi casa de Cali había una farmacia, que en Colombia se llaman droguerías, que empezaron a estallar por todo el país", y asegura tenían miedo de que en cualquier momento los cristales de su casa estallaran también; "Teníamos miedo de comer en el salón porque en mi casa había unos ventanales de vidrio. Si eso estallaba mientras estábamos comiendo, nos podíamos cortar. Recuerdo algunas épocas de tener miedo".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Sin embargo, el miedo no fue algo ajeno a su vida diaria, y es que su propia familia vivió en primera persona el terror. Su padre fue asesinado cuando ella era a penas una niña, fue entonces cuando supo lo que era el mundo real, y su hermano fue secuestrado durante más de diez meses.

"Cuando tenía 22 mi hermano estuvo secuestrado por la guerrilla, por el ELN. Él iba con su hijo pequeño y su mujer y la guerrilla se los llevó a los tres al monte. Se dieron cuenta de que mi sobrino era muy pequeño y lo soltaron junto a su madre, pero a mi hermano se lo llevaron diez meses a la montaña. Fue muy duro para él y para la familia", cuenta Acosta. Sin embargo, del asesinato de su padre no tiene demasiados datos; "Nunca supimos cómo".

"Mi padre era de una calidad humana excepcional", confiesa la actriz con la mirada más tierna; "Cuando falleció, su entierro fue multitudinario, la gente lo adoraba". Es por eso que Juana aprendió a crecer más deprisa de lo normal y a valorar las pequeñas cosas de la vida, una especie de golpe de realidad en su vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo