El mejor regalo que el 2018 ha dejado a Tania Llasera

La presentadora hace balance de 2018 y destaca los mejores y peores momentos que ha vivido este año. Un día que jamás olvidará fue cuando le confirmaron que su hijo no sufría "una enfermedad muy grave".

Tania Llasera se ha ganado el cariño de todos con su naturalidad y cercanía. La presentadora, a través de su vídeo-blog en Mtmad, 'Dando la talla que es gerundio', echa la vista atrás y comparte con sus seguidores cuáles han sido los mejores y los peores momentos que ha vivido a lo largo de 2018. Tania tiene muchas cosas que agradecer a este año que acaba pero hay algo que marcó su vida para siempre y fue el día que temió por la vida de su hijo mayor, Pepe Bowie. "Empecé el año bastante mal, con el niño malo, pensábamos que era una gripe, lo llevábamos al médico y nos daban Dalsy, apiretal...", comienza a contar Tania en su video, visiblemente emocionada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

De hecho, lo compartía así en sus redes...

Instagram

Viendo que pasaban los días y no terminaba de mejorar, el día del cumpleaños del pequeño (el 14 de enero) decidió llevarlo a urgencias y allí "pensaron que tenía una enfermedad muy grave". En ese momento, la presentadora se puso en la piel de familias con niños muy enfermos y reconoce que estuvo "unos días, que se me hicieron muy largos, esperando a saber si era esta enfermedad tan grave". Cuando llegó la buena noticia –su hijo no sufría esa enfermedad tan grave, que Tania no ha querido desvelar–, eso se convirtió en "el mejor regalo de este año".

Mtmad

Con la sinceridad que la caracteriza, la presentadora confiesa que si llega a saber todas estas preocupaciones "a lo mejor no sería madre". Cuando pasó todo esto, Tania venía de pasar varias semanas en el hospital con su hija pequeña, Lucy Lennox, que sufrió una bronquiolitis por la que estuvo que ser ingresada en la UCI.

Pero 2018 también ha venido cargado de momentos felices, como la compra, reforma y mudanza a su nueva casa, algo a lo que ella y su marido no sólo han sobrevivido sino que les ha fortalecido como pareja. La boda de su cuñada y el volver a sus orígenes junto a su madre son dos de los momentos con los que se emociona la presentadora. Un año en el que la presentadora ha descubierto "el ejercicio" y ha vuelto a su psicóloga porque lo he necesita. "La salud mental es básica, No me da vergüenza admitirlo", afirma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Mtmad
Publicidad - Sigue leyendo debajo