Irene Rosales: sus 'momentazos' en 'GH DÚO' y los motivos por los que se ha ganado el cariño de todos

La esposa de Kiko Rivera es una mujer de armas tomar, y entre eso, las narices que le echa a todo para hacer cualquier cosa y su desparpajo, nos ha ganado. Analizamos sus mejores momentos en el reality.

En la vida hay que asumir que se le puede caer bien o mal a otras personas, que no se le puede caer bien a todo el mundo... y que también depende mucho de nosotros caerle bien a la mayor parte de la gente. Nuestros famosos tienen eso más que interiorizado, y mientras a unos parece que les va la vida en caer bien, a otros, como a Irene Rosales, les da exactamente igual. De hecho, ya sólo por eso, por su naturalidad, ya ha conseguido ganarse a sus compañeros de 'GH DÚO', pero aún más a la audiencia que la ve 24/7 en el concurso... y qué queréis que os digamos: a nosotros nos ha ganado.

Irene Rosales en GH DÚO
Mediaset

Aún es pronto para saber quién ganará la edición, pero lo que está claro es que, si Irene sigue por este camino, seguramente llegue muy lejos. Además, la sevillana se comporta como si fuera la madre de todos: da consejos, sube los ánimos, se preocupa de bajar a Kiko cuando se viene arriba... y todo lo ha hecho no por ella, sino por el futuro de su familia. ¿Hay mejor motivo?

Es la psicóloga de 'GH DÚO'

Irene no sólo es una concursante más en la Casa: la modelo se ha hecho un gran hueco entre sus compañeros por ser la que está detrás de todos, subiendo los ánimos cada vez que hay un bajón, poniendo paz cada vez que hay una pelea... y todo ello sin haberse granjeado enemigos en la Casa. Al final va a ser verdad eso de que no hace falta estar en un 'grupito' para llegar lejos en el concurso...

Irene Rosales en GH DÚO
Mediaset

Sus broncas con Kiko

Irene Rosales ha llegado a la Casa con la idea clara de vivir la experiencia y ser natural olvidándose de las cámaras... y si eso significa tener una discusión de pareja delante de toda España, la tiene. Ya puede ser por un mal comentario de su marido o porque, como vimos hace poco, le pone mucha cebolla a la salsa de tomate, que ella le pone las pilas rápido... ¡y esas 'matrimoniadas' nos encantan!

No ha sido nominada

Llevarse bien con todos y ser la más objetiva en los conflictos le ha hecho no haber sido nominada directamente en todo lo que llevamos de edición. Tan sólo fue nominada en la segunda gala, y porque iban por parejas (el que recibió más puntos fue Kiko, y ella, por tanto, también fue nominada), pero a la hora de salvar, fue la que menos votos obtuvo por parte del público, y eso sólo significa una cosa: se ha ganado la simpatía de millones de espectadores, porque ha demostrado ser una mujer con cabeza y con los pies en la tierra.

Irene Rosales en GH DÚO
Mediaset

Ha sacrificado su anonimato por su familia

Si hay algo que puede definir a Irene, es la palabra sacrificio. Desde el momento en el que se enamoró de Kiko, y él de ella, supo con quién estaba, pero nunca ha aireado las intimidades de la familia Pantoja como sí han hecho otras ex del DJ. De hecho, una de las cosas que más valoraba era su intimidad, y la ha sacrificado por sacar a su familia adelante y pagar las deudas millonarias que acumulaba su marido para darles estabilidad a sus hijas, lejos de los problemas de sus padres.

Irene Rosales en GH DÚO
Mediaset

Está siendo una de las concursantes más naturales

La modelo ha demostrado que no es ninguna estratega, y eso es algo que no se puede decir de muchos de sus compañeros, que han buscado el conflicto para llenar minutos de televisión. Paso a paso, Irene se ha hecho fuerte en el concurso, y mientras su marido pierde puntos por mojarse en las peleas y haber hecho un grupito de hombres con Alejandro y Antonio (ahora expulsado), ella se mantiene firme y en territorio neutral de camino a la final. ¿Se hará con el maletín?

Publicidad - Sigue leyendo debajo