Alejandra Osborne cuenta cómo le sentó a su padre que dejase de trabajar con él

A sus 41 años, la primogénita de Bertín Osborne es una mujer plena. Está muy ilusionada con la nueva etapa profesional que ha iniciado lejos de su padre y su corazón, pese a estar solito, está lleno de amor hacía sus tres hijos, fruto de su matrimonio fallido con Kino Buendía.

La vida le sonríe a Alejandra Osborne. A sus 41 años, es una mujer nueva, plena y llena de ilusión. Sus ojos, su mirada, su cara lo dicen todo. Es feliz y no puede disimularlo. ¿El motivo? Ella misma nos lo revela durante la presentación de la nueva línea de cosméticos naturales de Lycolé, donde ejerció de madrina.

Alejandra nos habló de su nueva andadura profesional, motivo por el que dejó de trabajar junto a su padre, Bertín Osborne. También hubo tiempo de charlar de sus hijos, de su familia... y, teniendo en cuenta el acto en el que estábamos, nos confesó cuáles son sus secretos de belleza. Aunque a ella no le hacen falta porque tiene una genética envidiable.

Alejandra Osborne
Gema Checa

¿Te molesta el paso del tiempo?
Por ahora no. Igual dentro de 10 años te digo lo contrario. Me encanta cuidarme como a todo el mundo. Aunque pienso que hay que ser natural.

Entonces, ¿nada de cirugía estética?
Prefiero cuidarme yo y que pase el tiempo como tenga que pasar. No me gusta parecer de plástico.

¿Te cuidas más para verte guapa o para que te vean guapa?
Primero tienes que verte tú guapa cada mañana porque si no, te entra depresión. Cuando tú te ves guapa, gustas a los demás. Yo ahora estoy en modo positivismo.

¿Por qué?
Porque me he dado cuenta cómo es la vida de verdad. No sé cómo he llegado a esta conclusión, pero ha sido con el paso del tiempo y de las experiencias vividas. Mi madre siempre me decía cuando me enfadaba que debía mandar el amor. Ahora lo he entendido.

Alejandra Osborne
Gema Checa

Se nota que lo has pasado mal...
¡Claro! He perdido a mi madre, me he separado… Han pasado muchas cosas duras y difíciles en mi vida. Cuando te quedas sola y empiezas a replantearte tu vida y cómo vas a seguir para adelante es muy complicado. Además, ves a gente que te da la patada y que habla de ti por hablar. La gente se inventa muchas cosas. En ese momento es cuando te das cuenta de la realidad de la vida y quiénes son las personas con las que de verdad puedes contar. Ahora lo entiendo lo que me decía mi madre, porque cuando das amor, recibes amor. Ahora puedo decir que soy feliz y me sale por los poros de la piel.

Cuando te separaste, ¿te sentiste fracasada?
No, porque lo primero eran mis hijos, y Kino –como llama a su exmarido, Joaquín Buendía– y yo lo hemos hecho todo bien por ellos.

¿Se puede ser amiga de tu exmarido?
Tiene que pasar un tiempo, porque estamos dolidos y ha sido difícil.

Nunca has explicado el motivo de la separación.
Ni lo voy a explicar en mi vida. Pero te digo que Kino puede contar conmigo para lo que quiera y yo con él porque es el padre de mis niños y nadie va a ser como él.

Alejandra Osborne
Gema Checa

¿Estás enamorada?
No, ya no estoy con Fernando. Estoy feliz centrada en mi nuevo trabajo y en mis niños.

Entonces, ¿mejor estar sola que mal acompañada?
Yo nunca he estado mal acompañada. Siempre he tenido la suerte de estar con personas maravillosas. Otra cosa es que luego la relación no funcione. He tenido mucha suerte.

¿Te volverás a casar algún día?
Ahora mismo ni lo pienso. Me separé hace dos años.

¿Cómo están tus hijos?
Fenomenal porque además nos ven que nos llevamos muy bien.

Alejandra Osborne
Gema Checa

¿Por qué has dejado de trabajar con tu padre en la tele?
Porque me ha llegado un proyecto que me ha apasionado. Es lo que siempre he querido hacer en mi vida. Yo empecé a estudiar arquitectura de interiores y lo dejé por tonta.

¿Y ahora has vuelto a la decoración?
Me ha fichado una empresa de Bali que ha empezado a invertir en Jerez y van a abrir varios restaurantes y tiendas de decoración.

¿Cómo se lo tomó Bertín?
Si me ve feliz, él está contento. Llevaba cuatro años trabajando en el programa con él y antes ya estuve trabajando en la empresa de alimentación. Ahora le echo mucho de menos, antes estaba muy contenta porque le veía más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo