El duque de Alba explica su decisión de abrir el Palacio de Liria

Ha respondido a las críticas de Cayetano Martínez de Irujo que declaró no entender la decisión de Carlos Fitz-James Stuart.

Carlos Fitz-James Stuart Duque de alba
Gtres

Los enfrentamientos entre los Martínez de Irujo siguen en el aire y las rencillas entre los hermanos se han explicado en varias ocasiones, tal y como se ha mostrado en el libro publicado por Cayetano titulado 'De Cayetano a Cayetana' en el que entra en todo lujo de detalles. Ahora, ha criticado la decisión de sus hermanos de abrir al público el Palacio de Liria y varias propiedades más de su familia. Unas declaraciones que han tenido poco a poco respuesta por parte del resto de miembros de la familia y que ahora han sido contestadas por el propio Duque de Alba, su hermano Carlos. En una entrevista con El País Semanal, ha dejado claro que las decisiones sobre las propiedades del ducado le corresponden a él.

La Casa de Alba es el duque de Alba y sus dos hijos; y los demás —todos los que han ido apareciendo durante la vida de mi madre— pues son hermanos del duque de Alba. Y esto es así y es importante que se sepa”, explica tajante en el reportaje dedicado por la publicación periódica.

Carlos Fitz-James Stuart Duque de alba
Gtres

Así, ha destacado que la decisión de apertura de los palacios ha sido más que obligada debido a la situación económica en la que se encontraba el ducado. Ya en 2016 no pudieon evitar deshacer del cuadro 'La Virgen de la granada', obra maestra de Fra Angelico. “Yo me encontré una deuda muy grande y había que equilibrarla, así que cogí ese cuadro y tuve la satisfacción de venderlo al Prado, que en definitiva es el museo nacional y me hace mucha ilusión que esté allí para disfrute de todos los españoles", destacaba.

Solo el Palacio de Liria tiene 54 sueldos que mantener sumados al cuidado del patrimonio en cartas y elementos históricos que guarda en sus cuatro paredes. “No hay nadie hoy día que pueda mantener los gastos de un palacio de estas características. Esto de la apertura al público es algo que tenía que pasar algún día, como ha sucedido en todo el mundo; es una manera de financiar y mantener un legado de estas características y, además, de compartirlo”, explicaba con tranquilidad. Y es que el palacio se ha convertido en un auténtico museo que ha puesto al servicio de todos el patrimonio que durante tantos años ha estado herméticamente guardado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo