Ainhoa Arteta confiesa que fue víctima de abusos sexuales

La cantante ha narrado uno de los episodios más duros de su vida: "Me violaron en Nueva York y con 6 años trataron de abusar de mí"

ainhoa arteta en 'mi casa es la tuya'
Telecinco

    Ainhoa Arteta ha visitado la casa de Bertín Osborne y ha aprovechado para abrirse en canal. La cantante ha confesado que quería que el público se sintiera más cercana a ella y por eso no ha tenido ningún tipo de tapujo en hablar por primera vez de los episodios más duros que ha vivido. Entre ellos, dos de las vivencias que han marcado su vida desde el día que ocurrieron: un abuso sexual cuando apenas tenía 6 años y una violación en Nueva York. Dos circunstancias que la han dejado una huella irreparable: "esas cosas te dejan muy marcada. Yo ahora por ejemplo no aguanto ni un susto, ni de mis hijos. Como me den un susto, le pego una torta".

    Así, la artista vasca ha relatado los hechos demostrando que se acuerda vívidamente de cada uno de los detalles de lo que ocurrió aquella tarde en Tolosa. Apenas tenía 6 años e iba paseando por la calle de camino a casa de sus primas para jugar con los cromos, cuando un hombre, "de la manera más inocente", se acercó a preguntarla si la ayudaría con una cajas que tenía que mover de casa de su padre: "¡qué me iba a pensar yo!".

    ainhoa arteta en 'mi casa es la tuya'
    Telecinco

    "Subí las escaleras y según iba subiendo esa persona iba haciendo algo, que yo no sabía qué era pero con lo que yo no me encontraba a gusto. Me salvé a base de mis gritos que salieron las vecinas del 1º", explicaba Ainhoa quien recuerda aún cómo la melena del culpable ondeaba según bajaba corriendo las escaleras al ser descubierto. "No le encontraron", asegura.

    "Llegué a mi casa mareada y defecada encima", recuerda Ainhoa. Al verla en ese estado, sus padres la preguntaron qué había ocurrido pero "en aquella época no había psicólogos ni te trataban, no era como ahora". Así que la solución de la familia fue olvidar el episodio: "me llevaron a hacerme un encefalograma y lo único que hacían mis padres es decir 'a la niña no se le hable de estas cosas que ya se le olvidará'. A la niña no se le olvidó en la vida".

    Pero este no fue el único episodio traumático que ha vivido: "en Nueva York tuve un percance durísimo: me violaron". Un hombre la siguió desde el Metro: "un tío se coló entre las dos puertas que había en mi apartamento y ahí... No sé si estuve una o dos horas tirada en el suelo y no podía reaccionar, solo temblar". "Tal vez por eso yo no dejo que me liguen", confesaba con una sonrisa en los labios quitándole hierro a la historia.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de En portada