Isabel Sartorius: "Mi hija me salvó del caos en el que yo vivía"

La ex novia del Príncipe se sincera con Rosa Villacastín.

image

La ex novia del Príncipe se sincera con Rosa Villacastín.

1 de 10
Una mujer nueva

Viéndola llegar con paso decidido, nadie diría lo difícil que ha sido la vida de Isabel Sartorius, los momentos tan duros que pasó junto a una madre a la que quería con locura y por la que luchó, en un intento desesperado por sacarla de la droga, convirtiéndose ella misma en codependiente. Una enfermedad del alma que marcó su adolescencia hasta que se puso en manos de gente experta que le devolvió la autoestima y la alegría de vivir. 

Novia del príncipe Felipe durante dos años, Isabel es una mujer nueva, que sale adelante por sus propios medios, con la ayuda de su hija Mencía, de sus hermanos y de sus amigos. 

2 de 10
La entrevista

-¿Usted calculó la que se iba a montar con la publicación de su libro “Por ti lo haría mil veces”?
-Sí; es normal que se haya montado tanto revuelo, pero me ha compensado. Era una obsesión que tenía desde que murió mamá. Quería escribir sobre la codependencia, acercar ese problema a la gente, al principio sin “mojarme”, pero una vez que decidí hacerlo, me lancé y ya no me importaron las consecuencias.

-¿Qué es la codependencia?
-Una droga, un amor malsano, desordenado, hacia una persona que nos hace renunciar a nosotros mismos, pero a la que no puedes culpar porque no es consciente del problema que tiene. Por eso he querido hablar de ello, porque se pasa muy mal, porque es un trastorno emocional. Cuando no tienes subjetividad, porque te has despersonalizado, se degenera en un caos mental. Por eso era tan importante volver a ser yo misma. He vivido la codependencia por la adicción a la droga de mi madre.

-¿Ha recibido algún toque de Zarzuela?
-No, ellos son muy respetuosos.

 

-¿Y de doña Letizia?
-Tampoco, pero no tengo duda de que le ha gustado porque no hay nada en el libro que le pueda molestar.

 

 

3 de 10
La entrevista

-¿Javier, el padre de su hija, qué le ha dicho?
-Nada, le parece bien.

-¿Qué ha sido lo más duro?
-Escribir de nueve a doce y ver cómo iba a estructurar una historia que es mi historia.

-¿Su madre se sentiría dolida?
-Ella estaría encantada, porque era una mujer muy generosa y nunca se sintió víctima de sí misma.

-¿Usted cree que lo ha sido de las adicciones de su madre?
-Para nada. Mi vida ha sido maravillosa. Mi madre era una persona muy especial, generosa, muy sensible, muy culta. Me enseñó mucho. Gracias a ella y antes de que se pusiera enferma, conocí Perú y me dio la posibilidad de estudiar en Washington. Y al final, yo me quedo con lo bueno; lo malo prefiero olvidarlo.

4 de 10
La entrevista

-¿Entonces, para qué hacer públicas experiencias tan íntimas?
-Gracias a las terapias y a que he trabajado mucho la codependencia, he llegado a desprenderme emocionalmente de muchas cosas, de lo contrario no habría podido escribir este libro.

-¿Cómo logró que sus hermanos no se vieran implicados en la historia de su madre?
-Mis hermanos, como yo, han sufrido muchísimo. Ellos no han sido codependientes, quizá porque al ser yo la mayor era la que hacía de paraguas.

-Una persona, su madre, que le robó su adolescencia.
-No lo he sentido así. Las cosas no son como parecen sino como tú las vives. Tampoco siento que me estuviera sacrificando. Mi madre tenía un grave problema y yo trataba de ayudarla.

-¿Su madre supo lo que usted sufría?
-Al final, sí. Cuando empecé a acudir a grupos de ayuda se lo contaba. Entonces me dijo que tenía que escribir un libro. Pero para ella mi problema es que la quería demasiado.

-¿Su padre sabía de su calvario?
-Perfectamente.

5 de 10
La entrevista

-¿Y no hizo nada por sacarle de ese círculo?
-No, él era muy respetuoso conmigo. Teníamos conversaciones muy del alma. Me fui de España a los doce años y me metí en esa relación tan intensa con mamá. Como papá vivía aquí no tuvimos una relación de confianza hasta los últimos años de su vida.

-¿La complicidad que tuvo con su madre le impidió estar más cerca de su padre?
-Sí; desde que naces, unos hijos son de mamá y otros de papá. En ese aspecto mi padre estaba muy unido a mis hermanos y estuvo muy unido a mi hija Mencía.

-¿Qué relación tiene con Nora de Liechtenstein, la segunda esposa de su padre?
-Nora es un ángel, una de mis mejores amigas.

-¿Qué sintió al tener a Mencía en sus brazos?
-Mi hija es un regalo porque me centró, me paró, me responsabilizó.

-¿Ella le salvó del caos en que vivía?
-Sí, creo que sí.

-¿Mencía fue una niña deseada?
-Muy deseada por parte de los dos. Javier me apoyó desde el primer momento pese a que no estaba preparado. Él me dijo: “Isa, lo que quieras”. Mencía es muy especial.

6 de 10
La entrevista

-¿Sufrió por que se dudara de la paternidad de Javier Soto?
-No, cuando una cosa es absolutamente absurda y es mentira, no hace sufrir. La gente que me conoce sabe que Javier es el padre de mi hija.

-¿Se siente satisfecha de su papel de madre?
-Mucho, quizá la protejo demasiado,  pero es que va a cumplir quince años. ¿Errores? Creo que el tiempo dirá si los he cometido o no, pero es una niña muy equilibrada, muy sensata, es “muy Javier” y hasta ahora no nos ha dado ningún problema.

-¿Le ha endurecido que las cosas importantes le ocurrieran estando sola?
-A la larga te fortalece, pero hasta que llegué a ese estatus he pasado muchas épocas inestable y vulnerable.

-¿Cómo vivió el romance con don Felipe?
-Lo cuento en el libro. Fue un auténtico flechazo, pero yo nunca me vi como la chica ideal de la que hablaban en las revistas.

-¿Temió que la adicción de su madre pudiera afectarle en su relación con el Príncipe?
-Hay que tener en cuenta que lo de mi madre me había afectado mucho al carácter, no me consideraba digna. Por esa razón me puse a trabajar con grupos de ayuda. Con el libro he querido hacer hincapié en esa imagen que tienes de ti misma, independientemente de que los demás crean que eres la chica ideal. Si tú no te gustas, si no te quieres, hay que arreglar ese problema y es lo que yo hice.

7 de 10
La entrevista

-¿Cómo le afectó ser la “novia no oficial” del Heredero y copedendiente de su madre?
-Vivía las cosas, pero sin vivirlas, para evadirme un poco del dolor que sentía. Era la forma de estar sin estar.

-¿Soñaba con convertirse en Princesa?
-Fue todo tan deprisa, tan rápido, que te mentiría si te digo que soñé o no soñé con esa posibilidad porque no me acuerdo.

-¿Fue feliz mientras duró esa relación?
-Sí, claro, pero de esa relación sólo digo lo que pongo en el libro. 

-¿Sufrió mucho cuando se terminó?
-No hubo sufrimiento por ninguna de las partes porque fue un proceso muy largo.

-¿Qué se ha dejado por el camino?
-La inocencia y saber que la vida no es maravillosa constantemente y que nos da sorpresas que no esperas.

 

-Escribir este libro, ¿le ha dado paz?
-Me lo dicen todos los amigos. Me pasan cosas muy bonitas, me escriben mujeres codependientes a las que comprendo.

 

-¿Qué incidencia tuvo en su vida conocer a Teresa de Calcuta?
-Mucha, porque yo siempre he estado buscando mi lado más espiritual.

 

 

8 de 10
La entrevista

-¿Es la razón por la que huyó a Londres?
-Sí, tenía que descansar, sentirme libre del caos que era mi vida. No podía seguir en Madrid con 70 “paparazzis” detrás. Acerté  al hacerlo porque me fue muy bien.

-Allí conoció a Javier y se quedó embarazada.
-Así es, creo que fuimos muy niños.

-¿Le asustan las ataduras sentimentales?
-Ahora soy una mujer de pocas ataduras, aunque toda mi vida es una atadura con mi madre. Hoy ya no me asusta vivir en pareja, pero me he convertido en una llanera solitaria, en una persona un poco egoísta.

-¿Ha amado más de lo que la han amado?
-No, igual, siempre me he sentido muy bien, muy afortunada. 

-¿Y colaborar en “Espejo Público”?
-Me ha dado normalidad conmigo misma. Tirarme en paracaídas fue muy liberador, más liberador que escribir el libro.

-¿Le está afectando la crisis?
-Igual que a todos. Yo me muevo en un mundo de gente que tiene dinero y otros que no tienen nada. Mis amigas viven de su trabajo. No tener dinero no me angustia.

-¿Qué valores inculca a su hija?
-La eficacia, la generosidad, tener buen corazón y no dejar que la vida la achique.

-¿Cuáles son sus metas de cara al futuro?
-Seguir contribuyendo con las fundaciones con las que colaboro.

-¿A los hombres se les conquista por el estómago o la inteligencia?
-Yo conquisto poco por el estómago porque no sé cocinar, quizá por la inteligencia.

-¿Influyó la experiencia con su madre en sus relaciones de pareja?
-Sí me afectó porque esa situación me creó unas defensas enormes. Temía que el amor me hiciera daño, aunque los hombres con los que he compartido mi vida han sido todos muy buenos. Pero aun siéndolo, sigo teniendo miedo al amor.

-¿Por qué sigue siendo amiga de sus ex?
-Porque además de parejas son amigos.

-¿Qué le dice la palabra amor?
-La digo las 24 horas del día. El amor te deja limpia por dentro y por fuera.

-¿Y el odio?
-No entra en mi vocabulario.

 

 

 

 

 

 

9 de 10
'Mi foto favorita'

“Ésta representa la relación tan estrecha que tenía con mi madre, ella me mira a mí y yo a ella. Es un recuerdo bonito de un viaje que hicimos a Yugoslavia”.

10 de 10
Su firma, su ficha

NACIÓ: En Madrid, el 20 de enero de 1965.
Es hija de Vicente Sartorius, marqués de Mariño,
e Isabel Zorraquín, ambos fallecidos.

ESTUDIOS: Ciencias Políticas en la Universidad de Georgetown en Washington y en la American University. Habla cuatro idiomas. También hizo un curso de arte en Sotherby's, en Londres.

FAMILIA: Tiene una hija, Mencía, de una relación sentimental con Javier Soto. Anteriormente, de 1989 a 1991, fue novia del príncipe Felipe.

TRABAJO: Ha prestado servicios en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York; ha sido relaciones públicas de distintas empresas en Madrid. Como empresaria lanzó una firma de bolsos.

HA ESCRITO: El libro de memorias “Por ti lo haría mil veces”, Ed. Martínez Roca, dedicado a su madre.

En pocas palabras

-¿Lo último que hace al acostarse?
-Limpiarme la cara.
-¿Sueña despierta o dormida?
-De ninguna de las dos maneras, y si sueño dormida, al levantarme no me acuerdo de lo que he soñado.
-¿Qué no falta en su armario?
-Los blusones cómodos, pero no gasto mucho en ropa. Eso sí, soy una loca de Zara.
-Del 1 al 10, ¿qué nota le daría a Urdangarín?
-Ninguna porque de ese tema no voy a hablar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo