José Bono: "Julio Iglesias desatascó las relaciones con la Casa Blanca"

El político y escritor habla en esta entrevista de su vida y de su último libro, “Diario de un ministro”, de la editorial Planeta

image

El político y escritor habla en esta entrevista de su vida y de su último libro, “Diario de un ministro”, de la editorial Planeta

1 de 9
“En mi libro intento ser honesto, ameno y riguroso”

Es difícil imaginar a José Bono alejado de la actualidad, entre otras razones porque lleva la política en la sangre, herencia de su padre, pero sobre todo por el sentido tan arraigado que tiene de la justicia y de la solidaridad, fruto de sus muchos años como diputado y como presidente de Castilla-La Mancha. Autor de varios libros de memorias en los que cuenta su personal visión de algunos de los acontecimientos más dramáticos vividos en nuestro país, el primero fue récord de ventas y lleva camino de alcanzar el mismo éxito con el último, “Diario de un ministro”.

-¿Cuál es la clave de su éxito editorial?                                                                             

-Quizá sea porque cuento cosas que tienen interés y que son verdad. He intentado ser ameno, riguroso –no fiarme de la memoria sino de mis notas tomadas durante mi época de ministro de Defensa– y ser despiadadamente honesto con la verdad. Uno publica un libro con el deseo de ser leído y mentiría si te dijera que no me agrada que mi primer libro haya sido el más vendido entre el género de no ficción de los últimos quince años  y que, a los cinco días de salir “Diario de un ministro”, con una gran tirada, saliera la segunda edición y luego la tercera.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 9
“Tomaba notas siempre, llegué a ser obsesivo”

-Reconozca que hablar con usted tiene peligro, precisamente porque lo transcribe todo.
-Dejé de tomar notas cuando cumplí 61 años, era mi propio regalo de cumpleaños porque hacerlo durante 19 años fue un ejercicio duro y laborioso. Además, he consultado a la mayoría de mis interlocutores y a todos mis amigos les he pedido permiso para publicar nuestras conversaciones.

-¿Vale más por lo que calla que por lo que cuenta?
-Las personas valemos por lo que somos y hacemos. Mi libro es un testimonio sobre hechos que, en la mayoría de los casos, no son conocidos. Tomaba notas siempre, llegué a ser obsesivo; en alguna ocasión, hablando de algo importante con cifras difíciles de recordar, si no podía apuntarlo en presencia de mi interlocutor, me iba al baño para escribirlo y no olvidarlo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 9
“Las entrevistas con el Rey las tengo prácticamente escaneadas, minuto a minuto”

 -¿Cuando estaba con el rey Juan Carlos también utilizaba esa técnica?
-No, porque con el Rey, desde el primer día que fui a despachar como ministro, le pregunté si le importaba que tomase notas. Me contestó que no porque “así recordarás mejor lo que te diga”. Por ello, las entrevistas con el Rey las tengo prácticamente escaneadas, minuto a minuto.
 

¿Es justo que don Juan Carlos haya desaparecido del primer plano de la actualidad?
-Ya no es el jefe del Estado, pero ha hecho más por la Monarquía que todos sus antepasados juntos. El 23F, cuando se puso del lado del pueblo, se convirtió en el Rey de todos los españoles.

-¿Ha abdicado en el momento oportuno?
-Imagino que abdicar  le habrá supuesto un cierto sacrificio. Los monarcas suelen morir como tales y hasta se ha acuñado aquello de “a rey muerto, rey puesto”. Sin embargo, la abdicación ha beneficiado a la Monarquía porque hoy tenemos un jefe de Estado, su hijo, que es el personaje público español mejor valorado por toda la sociedad. Nadie habla mal de él.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 9
“Que la mujer del Rey no sea de la aristocracia puede ser positivo”

-¿Qué opinión le merece la reina Letizia y su influencia en el Rey?
-El jefe del Estado es Felipe VI; su esposa no tiene función jurídico-constitucional aunque, claro está, al ser esposa del Rey y madre de una niña llamada a sucederlo, tiene una influencia decisiva en el ambiente familiar. Por primera vez el Rey de España tiene una esposa que no procede de la aristocracia y su experiencia vital puede ser positiva.

-¿Ha sido reconocido el papel de doña Sofía?
-El mejor homenaje público a doña Sofía se lo ofreció el Congreso de los Diputados el día que su hijo fue proclamado Rey. Un aplauso de los parlamentarios puestos en pie fue un reconocimiento sincero a su discreción y esfuerzos. 

-Hay un suceso que le ha marcado especialmente, el del accidente del Yakolev 42.
-Sí. Se contrató un avión que, por sus carencias técnicas, no podía volar, y por el que se pagaron 149.000 euros del presupuesto público cuando la realidad es que el aparato costó 38.500. Un caso de corrupción gravísima porque costó 62 muertos. Pero la ignominia no acabó en la muerte de 62 españoles sino que, una vez muertos, entregaron a los familiares los ataúdes sin que los restos mortales que contenían correspondiesen a las personas que decían pertenecer.
 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 9
“Estoy alejado de los planteamientos políticos de Podemos”

-¿Los ciudadanos se han alejado de la política por la forma en que se toman las decisiones? 
-El cinismo de algunos ha contribuido a ese alejamiento. Mi libro quiere ser una narración sin sombras para que los ciudadanos conozcan cómo se toman las decisiones, lo que hay detrás de los titulares de prensa. No deseo dar lecciones a nadie, pero he querido ser honesto y, por ejemplo, las conversaciones o despachos con el Rey o el presidente del Gobierno quizá sirvan para ello.

-¿La irrupción de Podemos se debe al desencanto de la gente con los grandes partidos?
-Podemos ha surgido de la actuación de ciertos personajes que han ocupado altos cargos en la administración y que han pasado por honorables cuando la realidad no lo eran. Bankia, Pujol, Granados… son los verdaderos costaleros de Podemos.

-Usted y Zapatero cenaron con Pablo Iglesias y Errejón, ¿cómo son los líderes de Podemos?
-Son cultos y de trato amable. Ahora bien, estoy alejado de sus planteamientos políticos, me parecen muy radicales.

-¿Por qué?
-Porque no acabo de comprender cómo pueden conciliar las moderadas maneras de expresarse con sus revolucionarias propuestas de “tomar el cielo por asalto” o “conseguir que el miedo cambie de bando”. No deseo ni bandos ni miedos para España;  bastantes tuvimos en el pasado.
 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 9
“Cuando Chávez vino a España quiso conocer a Isabel Pantoja”

-¿Falta diálogo entre las fuerzas políticas de nuestro país?
-Por supuesto. Mi tendencia natural es a dialogar con el adversario, lo que no significa ser débil en la defensa de lo que uno cree. No es mérito sino puro carácter: soy incapaz de acostarme, por ejemplo, sin hacer las paces con quien haya discutido. Para estar a gusto conmigo mismo necesito estar bien con quienes me rodean.

-¿Es cierto que el presidente Chávez, cuando vino a España, le pidió hablar con la Pantoja?
-Quiso conocer la Academia de Infantería y, cuando pasábamos por una casa en obras en Toledo, escuchó una canción de Isabel Pantoja; preguntó si podría  hablar con ella y cuando ya estábamos de vuelta, en el helicóptero, le pasaron la llamada.
 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 9
“Julio Iglesias desatascó las relaciones con la Casa Blanca”

-¿Y que las gestiones de Julio Iglesias “desatascaron” las relaciones con la Casa Blanca?
-Te cuento algo que nadie sabe: anoche me llamó Julio Iglesias para decirme que había leído mi libro y que se alegraba de que hubiera contado con detalle su intervención ante la Casa Blanca.

-¿Cómo fue la historia?
-Tras la retirada de las tropas de Irak teníamos una relación con EE.UU. muy complicada, que por los cauces ordinarios no veía la manera de desatascar. Un ayudante militar me dijo que Julio Iglesias tenía muy buena relación con la Casa Blanca. Hablé con él, le expliqué la situación y le pedí ayuda. Me dijo que era amigo de Clinton y Kissinger, y que haría todo lo posible. A las pocas horas me dieron cita en el Pentágono. Después me invitó a su casa de Punta Cana, donde conocí a Oscar de la Renta y su eficaz intervención en este mismo asunto. Les agradecí lo que habían hecho y me congratulé de que su intervención no costase a España ni un euro. Lo digo para destacar los dos millones de euros que pagamos para que Aznar consiguiera la medalla de EE.UU.

-¿Para ser buen político hay que tener corazón?
-Corazón y ganas de trabajar. Con un indolente no se puede ir a ninguna parte. Hay que levantarse cada mañana con ganas de transformar el mundo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 9
La foto favorita de José Bono

 “Fue tomada en el monte Pilav, donde se estrelló el Yakolev 42. Los niños recogieron estas flores silvestres para entregarlas a los familiares de los fallecidos que visitaron el lugar al cumplirse un  año del accidente”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 9
Firma y ficha de José Bono

Nació: En Salobre, Albacete, el 14 de diciembre de 1950.
Se licenció en Derecho por la Universidad de Deusto (Bilbao).

Familia: Divorciado de Ana Rodríguez, tiene cuatro hijos: Amelia, Ana, José y Sofía. Amelia está casada con Manuel Martos, hijo de Raphael, y tienen tres hijos: Jorge, Manuel y Gonzalo, únicos nietos de Bono.

Política: Se afilió al PSP de Tierno Galván en 1969, partido que se fusionó con el PSOE en 1978, en el que ha desempeñado diversas responsabilidades, como diputado, presidente de Castilla-La Mancha, ministro de Defensa y presidente del Congreso de los Diputados.

Escritor: Es autor de numerosos artículos y varios libros, entre los que hay que destacar “Les voy a contar”, “A vueltas con el futuro”, y “Diario de un ministro”, su último libro, de la editorial Planeta. En los primeros diez días se lanzaron tres ediciones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo