María Patiño se autoentrevista y habla de sus inseguridades

La colaboradora de 'Sálvame' deja al descubierto sus defectos y virtudes en una 'íntima' charla en la que aborda temas como la relación con su novio, la pérdida de sus padres o el trastorno alimenticio que sufrió.

'Sálvame' sigue con su curioso experimento en el que los colaboradores se entrevistan a sí mismos para poner sobre la mesa sus secretos más íntimos. Una entrevista de lo más 'personal' a la que el pasado jueves se enfrentó María Patiño. Dejando su vehemencia a un lado, la periodista habló de sus defectos y virtudes con la mayor sinceridad, haciendo hincapié en los complejos que la han atormentado desde su infancia.

"A nivel personal no tengo la misma seguridad que a nivel profesional, cuando era niña me sentía diferente, no me quería y eso provoca muchas inseguridades y sufrimientos porque es tan difícil mirarte al espejo… cuando lo consigues, para mí ha sido mi mayor triunfo, mucho más que el profesional", afirmó visiblemente nerviosa.

Tras confesar que es una persona obsesiva y metódica, a la que puede llegar a trastocar cualquier cambio mínimo en su rutina diaria, Patiño habló del que para ella es uno de sus puntos débiles a la hora de relacionarse con los demás: "No sé perdonar, es uno de mis grandes defectos".

María aprovechó para darle gracias a la vida por haber conseguido siempre salir adelante en los malos momentos. "No sé si es Dios o los ángeles, pero siempre me han tendido la mano cuando pensé que ya no podía respirar", señaló.

Gran parte de 'culpa' de la felicidad que siente la colaboradora reside en su pareja, ya que para ella es muy importante compartir su vida con alguien. "Él dice que la pareja no puede ser un secuestro involuntario y yo no vivo secuestrada en mi pareja, porque quiero y él también", apuntó recordando las palabras de su chico.

"Somos una buena pareja de socios, donde hay cosas que no hacen los socios, claro". En su opinión, para que una pareja pueda estar bien, debe evitar siempre caer en la rutina: "Yo todas las mañanas digo: 'buenos días, Ricardo, te quiero".

Volcada al 100% en su trabajo, no sabe si esto acabará pasándole factura. "No sé si la profesión me devolverá lo que me ha quitado", señaló. Sin embargo, destaca las muchas cosas que le ha brindado, como un nutrido grupo de amigos y la oportunidad de conocer a su novio.

María Patiño también aprovechó para explicar por qué nunca ha vuelto a hablar del trastorno alimenticio que sufrió. "Hace muchos años, cuando comencé a trabajar en televisión, mi directora me pidió hablar de mi trastorno de alimentación en televisión. No me lo pensé porque era una oportunidad para contar algo que conseguí superar", comenzó diciendo.

"Pero fui absolutamente criticada, dijeron que tenía ganas de protagonismo. Fue tan doloroso que nunca más volví a hablar de este tema en televisión", remarcó la presentadora de 'Socialité'.

Eso sí, tiene claro que no está dispuesta a volver a renunciar más a su salud. "Hubo un tiempo que me tomé todo tan a pecho que terminé ingresada", explicó. "Cuando aprendí a merecerme las cosas, a quererme, empecé a curarme. Y cuando me curé, decidí hacer lo externo, hacer deporte, algún que otro retoque. Primero tuve que trabajar algo que llevaba desde niña".

"El no quererte provoca muchas inseguridades. Es tan difícil mirarte al espejo que cuando lo consigues… Ha sido mi mayor triunfo, más allá que el profesional", añadió.

Además, Patiño no perdió la oportunidad de recordar a sus padres fallecidos. "Mi padre me dio una lección de vida tan alucinante… desde la no queja, aprendí a ir con él a la quimio, le empecé a ver hasta coqueto, sonreía, daba clases de canto y eso me hacía sentir culpable cuando me quejo de mi día a día", contó afligida. "Para mí, ellos están aquí, de hecho, no hago cosas que sé que les molestaría".

"La vida me ha dicho: 'Mira María, existe esto y esto y existe y a mí me ha ayudado, a mí y a mi entorno, a mejorar y a valorar aún más las cosas y sobre todo valorarlos a ellos porque yo estoy aquí solo y exclusivamente gracias al sacrificio que hicieron mis padres por mí", sentenció.

Publicidad - Sigue leyendo debajo