El reportero de 'Sálvame' cuenta cómo inmovilizó a Ortega Cano y más anécdotas

Micrófono en mano a la caza y captura de los famosos durante 16 años dan para una larga colección de situaciones rocambolescas y surrealistas. Motivado por muchos amigos, sobre todo por la presentadora Luján Argüelles, Omar Suárez ha decidido contar en un libro  muchas de las anécdotas que ha vivido como reportero desde que empezó en 'Mamma Mía' hasta 'El programa de Ana Rosa' o 'Sálvame'.

image

Micrófono en mano a la caza y captura de los famosos durante 16 años dan para una larga colección de situaciones rocambolescas y surrealistas. Motivado por muchos amigos, sobre todo por la presentadora Luján Argüelles, Omar Suárez ha decidido contar en un libro  muchas de las anécdotas que ha vivido como reportero desde que empezó en 'Mamma Mía' hasta 'El programa de Ana Rosa' o 'Sálvame'.

1 de 14
Su amiga Luján Argüelles le animó a escribir este libro

El entrevistador se convierte en entrevistado con motivo de la publicación de su primer libro, 'Soy un reportero en apuros'. Omar Suárez nos cuenta en primera persona, como ha sido su experiencia como escritor, cómo es su trabajo y cuál es su relación con los famosos.

-¿En qué momento y por qué decides escribir este libro?
-Siempre que estoy de cena con amigos, o en alguna reunión, hay alguien que me dice lo de "cuenta alguna anécdota que te haya pasado", y a mí cuando me dan carrete no paro. Se ríen mucho con estas historias así que, al terminar, me animaban a escribirlas y recopilarlas en un libro. Yo me reía y pasaba página porque pensaba que no iba a acordarme de muchas de ellas. Así durante mucho tiempo hasta que Luján Argüelles me entrevistó en su programa de radio y me animó también para ponerme a escribir. Al salir del programa, ya me dije que tenía que hacerlo. Y aquí está el resultado.

-¿Cuántos años llevas siendo reportero?
-Empecé a trabajar en la tele en el año 2000. Empecé como reportero en el programa 'Mamma mia', que presentaban Víctor Sandoval y Patricia Pérez en Telemadrid. Me acuerdo que Víctor siempre me decía: "Tú acabarás saliendo en pantalla". A mí eso me parecía muy lejano pero, poco tiempo después, comencé a hacer reportajes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 14
Recibe mucho cariño de la gente

-'Sálvame', el programa que nadie ve, tiene un media que supera el millón y medio de espectadores. ¿qué ha supuesto, y supone, para ti trabajar en un formato que ha revolucionado la televisión?
-Sigo haciendo el mismo trabajo que llevo haciendo dieciséis años en otros programas y cadenas de televisión. Lo que ha cambiado es la repercusión. Precisamente el hecho de que lo vea tanta gente supone, además de una alegría y una tranquilidad, también una responsabilidad por no bajar la guardia.  El cariño que recibimos en la calle es fantástico. Muchos critican el programa pero también hay mucha gente que se acerca para darme las gracias por la compañía que les hacemos. Cuando mis abuelos han estado ingresados en el hospital, no te imaginas cuánto cariño recibía allí cuando iba a visitarlos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 14
Omar: ''Queda mucho mejor decir que ves 'Jara y Sedal'''

-¿Y por qué recibe tantas críticas?
-Porque lo políticamente correcto sigue imperando nuestras vidas. Queda mucho mejor decir que ves 'Jara y sedal' en lugar de 'Sálvame', pero los datos reales dicen qué programa es el que realmente sigue el público.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 14
Su abuela siempre le ha apoyado

-Le dedicas el libro a tu abuela Magdalena…
-Es quien me ha apoyado siempre en todo y quien me enseñó incluso a hablar.  Ten en cuenta que mis padres no podían corregirme porque no oían si cometía algún fallo. Me quedo con la espinita de que mi abuelo no ha podido leer mi libro. Estando muy malito, una de las últimas cosas que me preguntó fue si todo iba bien y cuándo se iba a publicar. Ellos han sido muy importantes en mi vida.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 14
Su 'posado' veraniego a lo Ana Obregrón

-¿Cuál es la anécdota más graciosa que te ha ocurrido en estos años de profesión?
-Ha habido muchas pero, por ser de las primeras, te cuento que a los pocos días de entrar a trabajar en Telemadrid tuve que disfrazarme de Ana Obregón en un reportaje para imitar su famoso posado veraniego. Entre que llevaba pocos días contratado, que me moría de la vergüenza, que llevaba una minifalda, peluca y dos globos como pechos y que la postura era boca abajo frente a un ventilador, no sé qué me pasó que me dio un tirón y dejé de respirar. Tuvo que venir hasta el médico de la empresa al plató para atenderme. Imagina qué cuadro: todo el equipo alrededor y el doctor dándome un masaje y yo en plan travesti.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 14
El día que enrolló a Ortega Cano con el cable del micrófono

-¿Y las más embarazosa?
-Por ejemplo, un día que, sin querer, enrollé con el cable del micro a Ortega Cano y al pobre lo dejé inmovilizado. Otro día, Bon Jovi daba una rueda de prensa en Madrid y solo unos cuántos medios podían hacerle una pregunta. Yo tuve ese privilegio y le tuve que preguntar por su opinión acerca de Karmele Marchante y su incursión en la música con la canción "Soy un tsunami". Imagina su cara, la del resto de medios y, por supuesto, la mía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 14
Lo más duro de ser reportero es no tener horarios

-¿Qué es lo más duro y lo más gratificante de ser reportero?
-Lo más duro es no tener un horario. No puedo planificar absolutamente nada, ni siquiera ir a tomar un café. Si me invitas, siempre te diré: "te lo confirmo luego" porque realmente nunca sé a la hora a la que voy a terminar, ni siquiera el lugar donde voy a estar. Todas estas cosas las cuento en mi libro. Pero, evidentemente, este aspecto que puede ser negativo y difícilmente compaginable con una vida familiar, se suple con infinidad de cosas que gracias a mi profesión he vivido, como conocer a gente que nunca pensé encontrarme, visitar lugares a los que probablemente nunca habría ido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 14
David Bisbal y Antonio banderas, entre los famosos más amables

-Los espectadores se crean una imagen de los 'famosos' que a veces no corresponden con la realidad. ¿Quién es el que más te ha sorprendido cuando lo has conocido?
-En el libro hablo de muchos de ellos, para bien y para mal. En resumen te puedo decir que casi siempre los más profesionales y los que más destacan en su trabajo como cantantes o actores, son los más amables. Desde un David Bisbal hasta un Antonio Banderas. Luego te encuentras con gentucilla que ha salido de la nada y han aparecido dos veces en la tele y ya se mueven con séquito y te miran por encima del hombro. Suele coincidir que estos últimos son famosos pasajeros, de los que luego no se acuerda nadie y pasado el tiempo son ellos los que te buscan para contarte alguna miseria y así volver a saltar a la actualidad.

-¿Algún personaje de actualidad al que hayas "perseguido" ha llegado a ser amigo tuyo?
-Mis amigos siguen siendo los de toda la vida. Es cierto que luego sí he tenido más contacto con algunos personajes porque, de tanto coincidir con ellos, se entabla mayor relación. Entonces nos alegramos cuando nos vemos, podemos intercambiar mensajes, pero para irme de cena, prefiero hacerlo con mis amigos de siempre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 14
Se lo ha pasado genial escribiendo 'Un reportero en apuros'

-¿Cómo ha sido todo el proceso hasta publicar el libro? ¿Te has divertido?
-Ha sido toda una experiencia. Me lo he pasado genial recordando y escribiendo. Reconozco que cuando se acercaba la fecha de entrega, ya sí que comenzó a ser un trabajo porque ten en cuenta que solo podía ir avanzando en mis pocos ratos libres. Me he encontrado con gente maravillosa que me ha apoyado en todo desde el principio: desde mi productora hasta Telecinco y el equipo de la editorial. Me quedo con los piropos que he recibido de los editores cuando lo leyeron. Me dijeron que les sorprendió y les divirtió mucho mi libro. Eso para mí ya es un triunfo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 14
Siempre le han gustado los programas de entretenimiento

-Siempre has reivindicado la prensa del corazón y, estando en la facultad, soñabas con trabajar con Ana Rosa o María Teresa Campos. ¿Qué tiene esta prensa que tanto gusta?
-Desde muy pequeño tenía muy claro que quería trabajar en la tele. Mis padres son sordos y siempre me han dicho que me quedaba fascinado frente al televisor. Supongo que, al haber tanto silencio en casa, me llamaba mucho la atención. Y de lo que veía en la tele, siempre me han gustado los programas de entretenimiento. Cuando llegué a la Universidad, todos mis compañeros querían ser corresponsales de guerra, periodistas de información política o económica, y que yo quisiera trabajar en programas de otro tipo les llamaba mucho la atención. No te imaginas cómo se me echaban encima porque decían que eso no era periodismo. Yo defendía que "Día a día" era el mejor programa de las mañanas por el tipo de público que hay a esas horas, porque ofrecía de todo: desde corazón a política. Y se creaba polémica.

En la imagen, fotografías la luna de miel de sus padres que Omar colgó en su Instagram.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 14
La vez que le increpó el padre de María José Campanario

-¿Has pasado miedo alguna vez?
-Una vez me llevé un buen susto cuando en mitad de una conexión en directo un coche atropelló a mi cámara. No pasó nada, pero me asusté bastante. A veces hay situaciones violentas pero tampoco he llegado a sentir miedo, ni cuando el padre de María José Campanario nos insultó y quiso pegarnos ni cuando casi también me agrede un trabajador de un chiringuito de Ibiza cuando dio por hecho que estábamos molestando a la Duquesa de Alba, y ella estaba encantada atendiéndome.

Durante la última ''Sálvame Fashion Week'', Omar se hizo esta foto con Belén Esteban vestida de novia. El periodista la colgó en su Instagram junto al siguiente mensaje: "Adelantándome a Miguel".

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 14
Omar: ''Todo lo que cuento, lo he vivido''

-¿Cuál es tu objetivo con 'Un reportero en apuros'?
-Principalmente hacer pasar un buen rato a quien lo lea. Que se rían con las situaciones rocambolescas que un reportero puede vivir. Todas las que cuento las he vivido y son reales. Pero también pretendo con este libro resolver dudas de los que quieran saber qué pasa durante una conexión en directo, cómo se prepara, cómo se gestiona y realiza un reportaje. También he querido reivindicar la labor de los reporteros, que muchas veces se menosprecia e infravalora. Y por qué no, también que se me conozca un poco más. En este libro me expreso tal y como soy.

En este montaje Omar aparece con sus compañeras de 'Sálvame'.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 14
No sabe si habrá una segunda parte

-¿Se te han quedado muchas anécdotas en el tintero? ¿Habrá una segunda parte?
-En mi trabajo cada día surgen nuevas historias. Desde que entregué el último capítulo hasta ahora, ya podría ponerme a escribir otros cuantos libros más. No sé si habrá segunda parte, pero sí me gustaría seguir escribiendo.

-Conseguiste trabajar como reportero, has escrito un libro… Si miras al futuro, ¿qué te gustaría hacer?
-Mi sueño es presentar un programa de televisión y mi deseo poder seguir viviendo de esto.

En la imagen, junto al presentador Carlos Lozano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 14
Desconecta en la playa y acompañado de sus amigos de toda la vida

-Tú indagas en la vida personal de muchos famosos. Como tú también lo eres, cuéntame, ¿cómo es Omar Suárez fuera de las cámaras? ¿Qué te gusta hacer en tus ratos libres?
-Más que famoso, soy conocido por trabajar en un programa de mucha audiencia. No me diferencio mucho delante y detrás de las cámaras. Aunque delante controlo más las formas. Soy muy nervioso, inquieto y activo y, por lo que me dicen, aparento mucha serenidad. Al vivir tan frenéticamente cada día, en mis ratos libres intento centrarme en los míos. Disfruto mucho comiendo con mi familia o cenando con mis amigos haciendo interminables sobremesas. Me encanta ir a la playa y tumbarme al sol, me relaja y me carga de energía. E insisto: haga lo que haga, teniendo a mis amigos cerca, es garantía de que voy a pasarlo bien.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo