Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

La duquesa de Alba siempre quiso reposar en la iglesia del Cristo de los Gitanos

Doña Cayetana dejó dicho en vida que no quería ser enterrada en el panteón familiar de Loeches, donde están los restos de sus dos primeros maridos, sino a los pies del Cristo de los Gitanos. También dejó dicho el epitafio que quería: “Aqui yace Cayetana, que vivió como sintió''.

Doña Cayetana dejó dicho en vida que no quería ser enterrada en el panteón familiar de Loeches, donde están los restos de sus dos primeros maridos, sino a los pies del Cristo de los Gitanos. También dejó dicho el epitafio que quería: “Aqui yace Cayetana, que vivió como sintió''.

1 de 5
Muy devota del Cristo de los Gitanos

Con las ideas muy claras y dispuesta a luchar por lo que quería, doña Cayetana dejó dicho dónde quería ser enterrada en el momento de su nacimiento.

La propia duquesa hizo públicos sus deseos: ''El obispo de Sevilla ha consentido que mis cenizas reposen a los pies del Cristo de los Gitanos'', del que ella era muy devota.

De hecho, una de sus últimas salidas, en octubre de 2013, fue a la iglesia sevillana del Cristo de los Gitanos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Panteón familiar de la Casa de Alba

La Duquesa no quería ser enterrada en el panteón familiar ubicado en Loeches, en Madrid.

''Loeches, el panteón familiar, es un sitio frío y oscuro. Para mí, siempre ha sido una pesadilla'', explicaba la duquesa.

Sin embargo, es probable que finalmente sus cenizas se repartan entre Sevilla y Loeches.

Doña Cayetana también tenía claro qué epitafio quería: ''Quiero que en mi epitafio ponga “Aquí yace Cayetana, que vivió como sintió''.

 

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Podría descansar junto a una bula papal

En este panteón descansan los dos primeros maridos de la duquesa, Luis Martínez de Irujo y Jesús Aguirre.

Dentro de la urna donde estén las cenizas de la duquesa se podría incluir una bula que le concedió el papa Pío XII, que dice que quien la poseea goza de indulgencia e irá al cielo.

La bula se guardaba hasta ahora con las llaves de Santa Teresa en una urna en el palacio de Liria, en Madrid.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Luis Martínez de Irujo

De cumplirse sus deseos, la duquesa no reposará para siempre junto a su primer marido, Luis Martínez de Irujo, con quien se casó el 12 de octubre de 1947.

Luis fallecía de leucemia el 6 de septiembre de 1972.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Jesús Aguirre

Tampoco estará junto a su segundo marido, Jesús Aguirre, con quien contrajo matrimonio el 11 de mayo de 2001 y falleció de una embolia familiar el 16 de marzo de 1978.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo