Carla Peterson defiende la legalización del aborto en Argentina: “No podemos mirar hacia otro lado”

Ha salido a la calle para exigir la legalización del aborto en su país junto a otras muchas actrices y aunque finalmente el Senado ha rechazado la ley, la decepción no le impedirá seguir luchando.

La conocimos hace trece años cuando encarnó a la villana de Amarte así, Frijolito y en este tiempo Carla Peterson ha crecido como persona y actriz, logrando que su nombre suene con fuerza en el panorama cinematográfico y televisivo argentino. A sus 44 años y madre de un niño de cinco, tiene muy claros sus objetivos y no ha querido quedarse callada ante ciertas injusticias, como la desigualdad que sufren las mujeres.

Has decidido volver a la tele…

Mi última novela había sido Guapas en 2014, y ahora me he incorporado a la serie Cien días para enamorarse. En este momento tan difícil para la televisión, debido a las plataformas digitales, hemos conseguido volver a reunir a toda la familia en torno a la pequeña pantalla, algo que ya se había perdido.

¿De qué trata la historia?

Es lo que llaman un dramedy, drama comedia. Un matrimonio con dos hijos decide, después de veinte años casados, tomarse cien días para ver qué hacer con sus vidas. Es una temática muy actual y está muy bien contada.

¿Qué ha motivado este regreso?

Tenía muchas ganas de hacer comedia y también vi la posibilidad de contar cosas que me apetecían. Necesito que los proyectos acompañen lo que siento en cada etapa. Por ejemplo, reflejar lo que vivimos las mujeres.

En este sentido, has estado muy activa últimamente…

Me he involucrado mucho en la lucha por las mujeres en Argentina porque era necesario proclamar la igualdad y el derecho a que no se penalice la interrupción voluntaria del embarazo. Había que estar ahí, no podemos mirar hacia otro lado. No suelo utilizar mi imagen pública para ninguna causa, aunque siempre intento ayudar como cualquier ciudadano, pero esto había que hacerlo visible. Las actrices nos hemos unido y eso nos ha dado fuerza. Estamos todas presentes de alguna manera; seamos más o menos conocidas, todas hemos sido iguales en esta lucha.

El Congreso aprobó la ley, pero el Senado no. ¿Cómo te sientes?

Tengo sentimientos encontrados. Por un lado, la alegría de la unión de todas las mujeres que hemos movilizado y que ya no se someten al silencio. Por otro, la tristeza al comprobar que no se han representado las necesidades de la gente, que ha podido el conservadurismo de algunas provincias, los intereses, el poder de la iglesia, la ignorancia… Votaron a favor de la clandestinidad y este rechazo solo lleva a más muertes de mujeres. Pero la ley saldrá más pronto que tarde.

¿Vas a continuar con la lucha?

Sí, aprendí mucho con todo esto. Las mujeres y las actrices hemos hecho una gran hermandad y vamos a seguir en este camino. Ha sido muy emocionante.

¿Te gustaría tratar este tema en algún guion?

Siempre lo tuve en mente, pero estoy contenta con haber hecho algo real por cambiar las cosas.

Han pasado muchos años desde Frijolito. ¿Cómo lo recuerdas?

Ahora grabo justamente en el mismo lugar, por lo que aquellos recuerdos vienen a mí todo el tiempo. Además, Marita Ballesteros vuelve a encarnar a mi madre, como entonces. Fue muy lindo aquel intercambio con actores procedentes de México. Algunos son estrellas ahora, pero gracias a las redes sociales sabemos unos de otros.

¿Fue importante ese trabajo en tu trayectoria?

Todo supone una continuación. Cada proyecto es un momento de mucho placer y un pequeño paso hacia el siguiente.

¿Has cambiado mucho?

Quince años son demasiados. ¡Qué espanto! (risas). Se cambia algo, lo normal en ese tiempo.

¿Te pesa cumplir años?

No lo festejo mucho, solo me reencuentro con mis amigos. No me cuesta, pero tampoco es lo que más me divierte (risas).

¿Estás contenta con el desarrollo de tu carrera hasta hoy?

Ha sido mejor de lo que habría imaginado. He hecho muchas series exitosas en mi país, cine, teatro… y me llegó la oportunidad de enfrentar mi primer protagonista en Lalola, un reto enorme y que me permitió seguir actuando. Ahora produzco teatro y escribo guiones cuando tengo ganas de hacer algo sobre lo que no hay propuestas.

Estuviste un tiempo más dedicada al cine que a la televisión.

Sí, aunque me encanta, tuve que apartarme del medio porque a mi marido, que es embajador, lo destinaron a Washington y, viviendo allí, la única opción que tenía era hacer cine, yendo y viniendo a Argentina.

¿Participaste en alguna producción estadounidense?

No, tampoco era mi objetivo. El cine en mi país ha cambiado mucho y cada vez es más reconocido. Estoy muy contenta con lo que se hace aquí.

¿No te gustaría trabajar fuera?

Muchos de mis proyectos son coproducciones. Lo que busco son buenos guiones y directores, más que el lugar, porque mis trabajos ya me permiten viajar.

En este tiempo has tenido un hijo.

Eso también ha cambiado mis objetivos. Ahora ya no pienso solamente en mis apetencias, sino también en hacer cosas que queden para nuestros hijos.

¿Quieres tener más niños?

Sí, pero ya no está en mis planes. Me gusta tener una familia y he conseguido una mejor de lo que nunca pensé. Tardó pero llegó. Estamos muy felices desde hace casi ocho años. Lo que venga a partir de ahora ya no depende solamente de mí.

¿Cómo eres como madre?

Tranquila, trabajadora y dedicada. Disfruto mucho de la maternidad porque ya no la esperaba y, como había hecho ya muchas cosas, ahora dispongo de tiempo para dedicarlo a mi familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela