Rossana Fernández-Maldonado: “Existe el rumor de que soy cara”

Esta atractiva actriz de 41 años quiere volver a hacer telenovelas, pero considera que el tiempo que hay que dedicarles debe pagarse de forma proporcionada.

Rossana Fernandez-Maldonado
Sebastián Oré.

Hace diez años que se decantó por los programas de entretenimiento y se apartó de las telenovelas, pero los espectadores no olvidan sus papeles en Leonela, Isabella, mujer enamorada, Pobre diabla o La mujer en el espejo. Rossana Fernández-Maldonado tampoco y quiere volver a hacer ficción con una serie musical para la que ha hecho una prueba. Aun así, reconoce que el eje de su vida está en sus hijas, Maitena y Josefina, y más desde su separación en 2017 años del osteópata argentino Nicolás Sáez.

¿Por qué te divorciaste?

Se descuidó el amor. Al principio, yo decía que era por su culpa, pero ahora que ha vuelto la calma, asumo mi parte. Los dos somos igual de responsables.

¿Tenéis buena relación?

Sí, no es mi mejor amigo, ni nos vamos a tomar cervezas juntos, pero nos llevamos bien. Hablamos bastante por las niñas.

Rossana Fernández Maldonado
Sebastián Oré.

¿Ellas están bien?

Perfectamente. Además, hemos contado con ayuda psicológica y seguimos las indicaciones al pie de la letra. Maitena sí que se daba cuenta porque tenía 6 años, Josefina solo 2. Les explico que su padre y yo estamos mejor así, que somos amigos.

¿Tienes muchos pretendientes?

Nadie se me acerca, te lo juro. No sé si les doy miedo o es que salgo poco. Me gusta como estoy: sola y tranquila. Nunca he buscado novio. Quizá más adelante porque ahora mis hijas son mi prioridad.

Se te relacionó con Marco Zunino, tu compañero en Nubeluz.

La gente se vuelve loca cuando subo a Instagram fotos con él. Estuvimos enamorados con 20 años, pero pasó y no hay forma de que vuelva a haber algo entre nosotros. Estoy segura.

Se cumplen veinte años del estreno de Isabella… ¿qué recuerdas?

Mi personaje de Patricia Armendáriz se volvía loca de amor por el de Christian Meier. Para mí fue un reto actoral hasta que se desquiciaba del todo y cada vez grababa menos porque estaba encerrada en un manicomio.

¿Y de Ana Colchero?

Conmigo fue muy amable, pero había rumores de que no lo era tanto con el resto del equipo. Tenía una personalidad muy fuerte y exigía que todo estuviera organizado cuando ella llegaba.

Christian Meier es tu amigo.

Sí, además coincidimos también en Luz María. Para mí es el galán más importante de Perú y aunque puede que no sea un superactor, cautiva, tiene ángel y es guapísimo. Me encanta, pero debo reconocer que me muero por Salvador del Solar, con quien coincidí en Pobre diabla.

Desde 2008 no haces telenovelas.

Tras La traición, en Colombia, me casé y regresé a Lima donde me salió El show de los sueños, un concurso de canto y baile, y a la par hice teatro. Después surgió el programa Hola a todos y dije adiós a las novelas porque presentando pagaban mejor y a mediodía podía estar con mis hijas. Rechacé varias ofertas.

¿En qué estas ahora?

Buscando trabajo. Llevo tocando puertas desde el año pasado pero no me han llamado. Existe el rumor de que soy muy cara. Es cierto que grabar una novela es muy sacrificado y, si voy a tener un papel principal, creo que hay que pagarlo bien.

Rossana Fernández Maldonado
Sebastián Oré.

¿Qué novela te ha marcado más?

La mujer en el espejo y Leonela. En esta era la primera vez que hacía un personaje importante. Era una recién llegada y estaba con actores que admiraba: Diego Bertie, Roberto Moll, Mónica Domínguez y Mariana Levy, que era muy aplicada y profesional. Recuerdo que se peinaba las pestañas con un peinecito de metal y quedaba fantástica.

¿Y La mujer en el espejo?

Me encanto ser Xiomara, la mala de la historia. En 2004 tuvo un gran éxito y siguen reponiéndola en muchos países. Ahora están emitiéndola en Perú y me vuelven a reconocer por la calle.

La última fue La traición

Sí, hice de loca y estaba con Mario Cimarro. Intimidaba un poco porque tenía que hacer escenas de cama bastante fuertes con él. Mide un metro noventa y yo soy bastante chiquitita. En Decisiones, con Michel Brown, también había secuencias fuertes. Ahí me daba revolcones y me besaba con todos y eso que yo no doy imagen de vampiresa, pero el trabajo es el trabajo (risas).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela