“Al fin me he vengado” en ‘Hercai’

Azize revela a Nasud que Miran, el joven que ha engañado a Reyyan, es su nieto. Nova. Del 30 de diciembre al 3 de enero. 22.00

image

Tras ser abandonada en una cabaña por Miran, Reyyan prende fuego al lugar con la esperanza de que las llamas la devoren, pero uno de los hombres de Azize Aslanbey la saca y la sube al coche donde la espera la señora. Esta lo obliga a bajar al llegar a Midyat, pese a sus súplicas: “Todo el mundo me conoce, será una deshonra para mi familia si me ven sucia y con el vestido de novia roto”. La gente la mira con rechazo.

Después de visitar la tumba de sus padres, Miran ordena a Firat que vaya a por su esposa. Este cree que ha muerto al ver el refugio quemado pero descubre que ha vuelto con su familia y se lo dice a su amigo. Para entonces, ella ha recibido una paliza de su abuelo por considerarla culpable de lo ocurrido y, ante la negativa de su padre a matarla como exigen sus leyes, prepara un nuevo matrimonio para ella.

Azat se marcha del pueblo con su prima

De regreso en la ciudad, la matriarca de los Aslanbey ordena a los suyos empaquetar sus pertenencias: “Ha llegado el momento de volver a Midyat”.

Reyyan se niega a casarse sin saber que el hombre que ha pedido su mano forma parte de un plan de Miran para liberarla. Harto de su nieta, Nasuh ordena su muerte y Hazar pide que lo haga Azat, pues sabe que no será capaz porque la ama.

Miran, que espera a su esposa a la salida de la casa Sadoglu, se altera cuando la ve subir a un coche con su primo y dice a Firat que los siga. Luego, les cierran el paso para obligarlos a bajar y Miran amenaza a Azat con un arma para que no le impida llevarse a Reyyan, pero esta le asegura que jamás se irá con él: “Para mí estás muerto”.

Ajeno a esto, Nasud es citado por Azize en la plaza, adonde acude con Hazar hecho una furia. Al llegar la encuentran pletórica: “Hace 27 años juré con mi hijo en brazos desangrándose que me vengaría, y por fin lo he hecho. Mi nieto es Miran, el que os ha deshonrado”. El patriarca de los Sadoglu no soporta la humillación pública y sufre un infarto. Mientras, en casa, Handan discute con su marido por permitir que Azat se encargara de limpiar el honor de la familia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela