Cristian de la Fuente nos habla de ‘Sueño de amor’: “Si no trabajas en México, no existes en las telenovelas”

El actor chileno asegura que uno de los grandes aciertos de su carrera ha sido participar en producciones de Televisa y ahora quiere abrirse camino en el mercado estadounidense. Romeo y Julieta’, en la novela da vida a un profesor de Ciencias Odicius.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A sus 42 años, Cristián de la Fuente saborea las mieles del éxito tanto en lo profesional, ya que es uno de los actores más queridos por el público, como en lo personal, gracias a la estabilidad que le ha aportado su mujer, Angélica Castro, y su hija Laura. Terminadas las grabaciones de ‘Sueño de amor’, su última novela, se está tomando unas merecidas vacaciones mientras estudia nuevos proyecto.

¿Satisfecho con los resultados?
Por supuesto. Mi personaje, Ricardo Alegría, tuvo muy buena acogida e incluso la gente por la calle me llamaba así. Desde hace tiempo deseaba hacer una novela en el horario de las ocho, y además con un toque de comedia.

¿Te ha resultado fácil?
Ha sido un gran reto hacer reír con una historia de amor tan  original. El humor debería estar más presente en la televisión. Nos hace falta reírnos, para deprimirnos ya están las noticias.

Se hicieron algunos cambios a lo largo de la telenovela.
Sí, mi papel dio un giro cuando Esperanza [Betty Monroe] no se quiere casar. Todo los que se hizo fue para beneficiarla y seducir más al público.

¿Temes que se te encasille?
No me gusta que me etiqueten siempre como el galán. Intento que cada trabajo sea diferente y así sorprender a los espectadores. Ha sido el caso de Sueño de amor, me encanta la comedia y me gustaría seguir experimentando.

¿No te importa abandonar tu zona de confort?
Hacer siempre lo mismo es muy aburrido, y no es nada bueno para un actor caer en la monotonía y quedarse estancado.

¿Tienes contrato de exclusividad?
Desde que empecé a trabajar hace seis años con Televisa siempre ha sido de esta manera.

¿Te ha tratado bien México?
La gente acoge con mucho cariño a los extranjeros, le ha ocurrido a muchos compañeros como a Beto Cuevas o a los jugadores de fútbol de mi país. El mexicano quiere de verdad y su cariño es incondicional.

¿Así que tu balance es positivo?
Voy a decirte algo muy importante que he aprendido: “Si no eres mexicano o no pasaste por México prácticamente no existes en el mundo de las telenovelas”. Yo no había entendido el poder de la televisión de este país hasta que trabajé aquí. Por eso, me da risa cuando algún actor dice que se irá a Estados Unidos y no volverá a hacer novelas, pero gracias a ellas está ahí.

¿Tú también has incursionado en el mercado estadounidense?
Tuve el placer de participar en ‘Devious Maids’ y es un orgullo ver que cada vez somos más los latinos que logramos una oportunidad. Eso sí, tengo claro que no voy a abandonar el mundo hispano. Me gustaría combinar ambos.

¿Cómo llevas los comentarios de la prensa sobre tu vida privada?
No hago caso de nada. Se inventan tantas cosas: que soy gay, que estoy con otras mujeres, que soy prepotente, violento…

¿Te planteas demandarlos?
No, porque cuanto menos repercusión les dé mejor. Pero sí me molesta que digan cosas que afectan a mi mujer y mi hija.

Lee la entrevista completa en la revista Telenovela.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Telenovela