'Amor a segunda vista', el resumen semanal (capítulos 118 al 120): Hasta el cuello

Qué ha pasado en 'Amor a segunda vista': La empresa de Fatih estaba a punto de caer en la quiebra.

amor a segunda vista
Mediaset

      Los Sekercizade decidieron que Mukaddes debía ingresar en un hospital psiquiátrico y recibir el tratamiento adecuado para superar su obsesión por Zeynep, sobre todo, después de haberse disparado a ella misma en el brazo para llamar la atención. SaSabíanben perfectamente que, por su estado mental, era un peligro para ella misma y para el resto. La mujer, que no se tomó nada bien su ingreso en la clínica, pasó largas horas encerrada en su habitación.

      Cuando ya se había adaptado a su nuevo hogar, pidió a uno de los doctores poder relacionarse con otras personas: “Quiero ver a mis hijos, necesita respirar aire fuera de estas cuatro paredes. El médico solo pudo ofrecerle bajar a la sala común y compartir algo de tiempo con el resto de pacientes. A ellos comenzó a contarles por qué la internaron en el sanatorio y les detalló el gran odio que siente por su nuera. Parece que sus delirios serán más complicados de curar de lo que los doctores pensaban.

      El nuevo disfraz de Sevket

      Por otro lado, Fatih no atravesaba una buena situación laboral. Su socio le había dejado plantado con la empresa a punto de irse a la quiebra. Lo cierto es que solo guardaban dinero para pagar un mes de sueldo a los empleados.La única opción que tenían para salvar la compañía era ganar un contrato con otra de las fábricas más importantes del país.

      El problema estaba en que su principal competidor para hacerse con el negocio eran los Sekercizade. Fatih debía luchar contra su propia familia si quería mantener su puesto de trabajo. Para ello, debían darle al cliente un precio más bajo que Fehmi. “Solo Selin nos puede dar esa información. Hay que sonsacarle todo lo que sepa del acuerdo”, comentó Zeynep a su marido.

      Mientras tanto, Sevket se había escondido y disfrazado nuevamente con la ayuda de su amigo Haydar. Ahora era Teomán, un mecánico motero. Con mucho cuidado, se comunicó con Saziment y Fadik, y les pide que fueran a verlo. Cuando estaban reunidos, les ordenó a las muchachas que dejasen a Ayfer en paz y le permitieran ser feliz con Haydar.

      This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
      Publicidad - Sigue leyendo debajo