'Elisa y Marcela': el cine de Isabel Coixet, ahora para Netflix

Viernes 7 de junio, en Netflix - La directora catalana se estrena en la creación para plataformas con una historia de amor entre dos mujeres que primero verá la luz en salas seleccionadas antes de estrenarse en el gigante del streaming.

Greta Fernández, Natalia de Molina e Isabel Coixet en la presentación de 'Elisa y Marcela' en la Berlinale 2019
Andreas RentzGetty Images

El pasado mes de febrero la Berlinale acogió la presentación del último proyecto de Isabel Coixet. Se trata de Elisa y Marcela, una historia de amor real, filmada en blanco y negro, producida nada menos que por Netflix y no está pensada solo para la pantalla grande.

El relato nos sitúa en el comienzo del siglo XX. Dos maestras gallegas, Marcela Gracia Ibeas y Elisa Sánchez Loriga, contrajeron matrimonio bajo el amparo de la iglesia católica en la parroquia de Dumbría (A Coruña). Y, dado que la Iglesia nunca anuló el matrimonio, se considera la única unión lésbica religiosa aprobada. Ahí es nada.

Natalia de Molina y Greta Fernández son las encargadas de dar vida, respectivamente, a Elisa y Marcela en este proyecto que Coixet lleva peleando por sacar adelante desde hace una década. Ahora que películas como Roma (Alfonso Cuarón, 2018) han demostrado que ni el blanco y negro, ni la producción de la mano de las plataformas son frenos posibles para hacer buenas películas (y válidas para los circuitos de premios cinematográficos) la película verá la luz.

Por supuesto, la historia esconde bastante miga. Las auténticas Marcela y Elisa se conocieron en su época de estudiantes y, tras ser separadas por sus familias y reunirse años después, comenzaron una convivencia rodeadas por rumores y especulaciones. Finalmente, encontraron una manera de ocultar su relación y vivir, por fin, en paz. Elisa adoptó la identidad de su primo fallecido, Mario, y al presentarse en el altar, el cura de Dumbría pensó que contraían matrimonio un hombre y una mujer.

Sin embargo, las habladurías continuaron en Couso, la aldea donde daban clase, y tuvieron que huir a Portugal. Una vez allí, en la ciudad de Oporto, fueron detenidas el 16 de agosto y con Marcela embarazada entraron en prisión para, posteriormente, huir a Argentina, juntas, pero sin bebé. Las dudas sobre quién fue el padre de la niña nacida el 6 de enero de 1902 o sobre la vida que llevaron las maestras en el país Sudamericano nunca se resolvieron.

Antes del filme de Coixet, el tema fue tratado por otros autores, en artículos periodísticos y libros como Agrupémonos todas: La lucha de las españolas por la igualdad (Isaías Lafuente, 2003), Elisa y Marcela. Más allá de los hombres (Narciso de Gabriel, 2008 (quien está a punto de publicar otro ejemplar en torno a la historia de las maestras gallegas, titulado Elisa y Marcela. Amigas y amantes) o una Crónica de El Mundo de Manuel García Solano en 2002.

Ahora, el relato pasa a la pantalla grande, en un estreno en salas seleccionadas el viernes 24 de mayo y, gracias a la contribución de Netflix en su producción, podremos disfrutar de la película también en la plataforma a partir del viernes 7 de junio.

La directora catalana está ya convencida del éxito del formato del streaming. Tanto es así que, mientras estrena Elisa y Marcela para Netflix, está inmersa en la grabación de Foodie Love para HBO. En el reparto figuran Laia Costa (Carlos, Rey Emperador, Cites), Guillermo Pfening (Supermax), Yolanda Ramos (Paquita Salas), entre otros. Además, contará con el cameo especial de sus particulares Elisa y Marcela, esta vez en un contexto mucho más actual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo