Siete años sin Sancho Gracia

El 8 de agosto de 2012, Sancho Gracia, uno de los actores españoles más reconocidos, moría a la edad de 75 años tras una extensa carrera de interpretaciones memorables.

image
Carlos Alvarez

Dos meses después de que se iniciara la Guerra Civil en España (1936), Félix Ángel Sancho Gracia nacía en Madrid. Tras una larga carrera de éxitos en televisión, cine y teatro, complicaciones médicas a consecuencia de un cáncer de pulmón terminó con su vida, para tristeza del mundo artístico donde tantas alegrías cosechó.

Cuando todavía era un niño, a los 14 años, se marchó con su familia a Uruguay, debido a un empleo que le ofrecieron a su padre. Allí estudió interpretación e inició su carrera como actor de teatro, que prolongó tras su regreso a España, en 1963. Un año después, encontró su primera oportunidad cinematográfica en Francia, estrenándose en la gran pantalla al formar parte del elenco de La otra mujer (1964).

image
Quim Llenas

Sancho Gracia no paró de trabajar en casi 50 años de carrera, tanto en cine como en televisión, sin olvidar el teatro, donde era más difícil verle. Pero si hay un papel clave en toda su andadura profesional es el de Curro Jiménez. Se metió en la piel del bandolero español más famoso durante tres temporadas, repartidas en 40 capítulos, cifras a las que hay que sumar la película Avisa a Curro Jiménez (1978).

Ese personaje, que Sancho Gracia recuperaría años después durante 12 episodios en Curro Jiménez: El regreso de una leyenda (1995), le dio gran fama al actor madrileño a finales de la década de los 70, trampolín profesional que aprovechó para seguir sumando proyectos.

image
Gianni Ferrari

Si hay un director importante en la carrera cinematográfica de Sancho Gracia es Álex de la Iglesia, con quien trabajó hasta en cuatro películas: Muertos de risa (1999), La Comunidad (2000), 800 balas (2002) y Balada triste de trompeta (2010). Precisamente, la única nominación a un Goya que logró fue en uno de estos filmes, cuando fue candidato al premio, en la categoría de Mejor actor principal, por su papel protagonista en 800 balas. El premio que no le faltó a Sancho Gracia fue el TP de Oro honorífico, que esta casa le concedió en 2011 por su trayectoria profesional en televisión.

Aunque se marchó pronto, la sombra de Sancho Gracia es alargada, no solo por las decenas de trabajos que dejó en vida, también por el alumno aventajado que intenta seguir sus pasos. Rodolfo Sancho, que encontró al mejor maestro en su propia casa, tuvo la suerte de coincidir con su padre en varios proyectos y, a día de hoy, es un actor más que consagrado en el panorama nacional. Un digno sucesor del talento de los Sancho, que sigue adelante en España.

Publicidad - Sigue leyendo debajo