‘Reiniciando’ o cómo romper prejuicios a través del periodismo amateur

Esti Gabilondo nos explica en qué consiste su nuevo y original programa, en el que invita a ciudadanos a investigar sobre temas sociales acerca de los que ya tiene ideas preconcebidas.

Asegura que su apellido le ha dado más problemas que alegrías. Esti Gabilondo, hija del exministro Ángel Gabilondo, se considera actriz –su último papel destacado ha sido en El Príncipe, pero nunca ha rechazado las oportunidades, como ser reportera en Caiga quien caiga o guionista en Un príncipe para Corina. Su nueva aventura es Reiniciando, donde cada semana busca a dos personas de la calle con opiniones enfrentadas para que investiguen como periodistas una realidad social.

¿Cómo habéis seleccionado a los voluntarios?
Ha sido un parto. Buscamos la opinión de los ciudadanos. Tenían que ser curiosos, con capacidad de diálogo y que no tuvieran una visión muy cerrada. Hemos hecho un casting puro y duro.

¿Es la principal diferencia?
Sí, otros programas se centran en el problema social; nosotros en cambio ponemos el foco en la gente que ve esa realidad. Ha sido gratificante comprobar que, pese a todo, tenemos la humildad para reconocer que estamos equivocados.

¿Es tu programa soñado?
Cuando me lo propusieron, no lo dudé. Antes había estudiado el comportamiento humano para ver si era posible que cambiáramos de opinión. Y descubrí que los monos tiene más capacidad que nosotros (risas).

¿Cuál es tu función?
Entrevisto a expertos para matizar o subrayar el trabajo que hacen los ‘periodistas’ invitados y que la historia quede bien explicada. Quería averiguar más cosas, pero no era esa mi misión.

Es un formato innovador.
No se podría hacer en un canal generalista. En #0 la televisión se hace a fuego lento, son programas para verlos con tiempo.

El martes 21 sale a la venta tu primera novela.
Sí, se titula A un palmo del suelo. Llevaba bastante tiempo con una idea vaga en la cabeza y decidí lanzarme a la piscina.

¿Te queda algo por hacer?
Me da un poco de vergüenza, por eso que dicen de “aprendiz de todo, maestro de nada”. No ha sido algo buscado, sino que la vida me ha llevado por ese camino. Me gusta todo lo que hago.

¿Sigue abierta la posibilidad de la interpretación?
Si me llaman para un papel, lo dejo todo, como la canción (risas). Mi vocación es la de actriz y está siempre latente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV