Jero García se enfrenta a la entrega más violenta de ‘Hermano mayor’: “Me han llegado a sacar una pistola”

El programa incorpora a Carlos Vico, experto en supervivencia, y Cristina Llopis, asesora legal. Además, Dakota, Kevin, Alberto y José Antonio regresan para colaborar con el coach en varios casos.

image
Jero García

La adicción a las redes sociales, al alcohol o a las drogas siguen provocando que miles de jóvenes pierdan el control sobre sus vidas. Jero García les ayudará a reconducirlas en una de las temporadas más extremas de Hermano mayor.

Un chico con un arma, se ha tenido que parar la grabación… ¿Los casos son cada vez más graves?
En esta temporada nos hemos encontrado con los problemas de conducta que existen, han sido muy agresivos y muy violentos, realmente, es difícil sorprendernos y lo han hecho.

¿A qué tipos de casos os habéis enfrentado?
Ha habido un poco de todo, me he encontrado a una familia con el núcleo más violento que me he encontrado yo no solo en el programa sino fuera de él, una familia complicada con una asociación a la violencia... Nos hemos topado también con un caso muy complicado con dos hermanos mellizos; y en otro caso nos encontramos una pistola. En general ha habido una agresividad constante que, en algunos momentos, nos ha obligado a parar la grabación.

Supongo que lo más difícil será hacerles ese 'click' en el cerebro que les haga ver que está mal lo que hacen.
Claro, que ellos lleguen a empatizar con el daño que están haciendo y las consecuencias que traen sus actos. A veces no se dan ni cuenta de las cosas que están haciendo. De hecho, este año nos va a ayudar una asesora legal que les va a indicar que sus comportamientos tienen consecuencias legales. También contamos con Carlos Vico, un experto en supervivencia que, con determinadas dinámicas, ha llegado muy dentro a los chavales.

Muchas veces será como darse contra una pared… ¿Cómo llevas esa frustración?
La frustración viene dependiendo de la expectativa. Lo que hago es trabajar a pico y pala y a diario para encontrar la solución y, sobre todo, hacerle ver al chaval que lo que está haciendo está mal.

¿Ellos te tienen que ver como a un hermano mayor o es mejor guardar las distancias?
Cada caso es distinto. Antes de llegar, estudiamos los casos a fondo todo el equipo y cada uno tiene su plan de ataque. Ellos saben que estamos ahí para ayudar y que tienen que tomar conciencia de ello porque vamos a dar la vida por ellos.

¿Las cámaras les generan rechazo?
Los primeros 10 minutos sí. Cuando están 15 horas con ellos ya se les olvida. Nos pasaría a todos.

¿Qué opinión tienes de las redes sociales?
Por sí solas no son un problema. Lo malo viene cuando se abusa de ellas.

Cuando ya os despedís, ¿qué es lo último que te dicen?
Gracias… siempre.

Ver que el trabajo ha provocado cambios será una satisfacción enorme…
Nosotros lo damos todo, imagínate cuando vemos que nuestro trabajo fructifica… Es lo más grande. Yo busco que empaticen, pero el primero que empatiza soy yo.

Como deportista y boxeador, ¿les aconsejas el deporte en sus vidas?
Si fuera un médico, la primera receta sería deporte, pero no por la actividad física sino por los valores que conlleva. Ahora que estamos en una época en la que las tradiciones brillan por su ausencia, hay que fomentar valores que da el deporte como la pertenencia a un grupo, la disciplina o la motivación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV