¿Qué fue de… Santi Acosta?

Hablamos con Santi Acosta antes de que lo apartaran temporalmente de 'Buenos días Madrid', en Telemadrid, por participar en un acto de Ciudadanos. Ahora está de vuelta y repasamos esta charla donde nos habló de política y corazón, entre otros temas.

Su vida profesional ha trancurrido entre informativos, programas de corazón e investigación periodistica. Desde el septiembre pasado está al frente de la nueva etapa del programa informativo matinal Buenos días, Madrid en Telemadrid.

¿Cómo defines a Buenos días, Madrid?
Es un programa de información periodística con una una parte de entretenimiento.

¿Qué distingue tu programa de otros a la misma hora en las televisiones generalistas?
Sobre todo que tratamos temas específicos de Madrid. Damos una visión personal y cercana del ciudadano, con nuestros reporteros en la calle.

¿Cómo te llevas con tus compañeras Marta Landín y Cristina Ortega?
Extraordinariamente bien. Son dos maravillosas profesionales.

Con el tema de Cristina Cifuentes, que ha dado mucho que hablar en los últimos tiempos, ¿se podía decir Buenos días Madrid?
Por supuesto. Siempre hay que ser educados y saludar a todo el mundo.

¿Te cuesta lidiar con los políticos?
Son especiales porque todo lo que hace un político tiene una trascendencia diferente a la del resto de los mortales. Hay que tratarles con mucho rigor y todo el cuidado del mundo, pero con el mismo respeto.

TV3 está en el candelero como mensajero de los independentistas catalanes. ¿Telemadrid es de PP o de Podemos, de la Comunidad o del Ayuntamiento?
Es de la Asamblea de Madrid y de todos los ciudadanos. Damos una información plural y hecha con grandes profesionales.

¿Se puede hacer otra televisión pública que no dependa de los políticos?
Sí, por supuesto. Se puede hacer una televisión pública eficiente y veraz, aunque siempre la gestionan los políticos en última instancia porque dependemos de las decisiones de la Asamblea de Madrid.

Los sucesos ocupan cada vez más espacio en los informativos. ¿Por qué? ¿Vamos a unas noticias cada vez más sensacionalistas?
Los sucesos siempre han ocupado gran parte de los informativos; de toda la vida. Pero hay formas y formas de dar el contenido de una información: puedes cargar las tintas sobre el morbo de la información o simplemente sobre los hechos que han sucedido y las consecuencias jurídicas. Eso es lo que intentamos hacer en Telemadrid.

Cada vez es más importante en la capital el tema de la contaminación. ¿La gente llama o recibís correos de gente preocupada?
Sí, es un tema importante y cada vez hay más conciencia sobre el tema, tanto en la exigencia como en las soluciones, desde el coche eléctrico hasta el transporte público. Este año por ejemplo, el Ayuntamiento de Madrid ha tomado una serie de medidas al respecto que ni hubiéramos soñado años antes, como cerrar la ciudad al tráfico en caso de contaminación. Y la ciudadanía ha reaccionado muy bien. Todos estamos mucho más concienciados.

¿Los madrileños tienen otros temas de interés específicos, distintos a los de otras comunidades?
Los asuntos locales interesan en todas las televisiones autonómicas, sobre todo en temas sociales específicos que nos afectan directamente. También los temas de salud, pero es de interés global. Abordamos igualmente los temas culturales y de ocio que hay en Madrid y en la Comunidad, generalmente con menos cabida en televisión porque la audiencia lo reclama menos. La televisión pública tiene la obligación de dar temas de interés general aunque la audiencia sea menor.

Presentaste Salsa Rosa, Dolce vita, Enemigos íntimos… ¿La prensa del corazón ha decaído o se ha transformado?
Se ha transformado. Antes, la prensa del corazón se dedicaba a personajes que tenían una profesión: cantantes, toreros, actrices o aristocracia, pero ahora, tanto la prensa de corazón convencional como la televisión, tienen en sus filas a gente de reallities, desde OT hasta Gran Hermano, que son ahora los que interesan más al público.

¿Volverías a presentar un programa de cotilleo?
Volvería a presentar cualquier programa de los que he hecho, siempre y cuando interese al público. Hacerlo bien o mal no depende de los temas que trates sino cómo los trates. Corazón, sucesos y hasta reallities. Hay momentos de todo en la vida; he podido hacer periodismo de investigación y lo he hecho y cuando he presentado programas de corazón o de deporte, los he hecho con la misma profesionalidad. Lo bueno que tiene esta profesión es que te permite cambiar radicalmente de asunto. No me cierro a nada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV