Las parejas de 'First Dates'

El amor no para de llamar a las puertas de 'First Dates', pero algunas veces triunfa, y otras… tiene que volver a salir por la misma puerta ya que los comensales han decidido separar sus caminos. Pero en los casi 800 programas del restaurante de Cuatro, muchas parejas han conseguido encontrar a esa persona con la que conectar y, por lo menos, volver a quedar para ver si tienen un futuro como pareja o la cena en el local de Carlos Sobera solo fue una ilusión y se dejaron llevar por la emoción de las cámaras de televisión.

El amor siempre es caprichoso y en un programa de televisión como First Dates más aún. Pero Carlos Sobera y sus chicos son ya unos expertos cupidos y hay parejas míticas que han dejado su sello en el programa de Cuatro. Alba y Francisco, por ejemplo, nada más verse en la barra del restaurante se quedaron prendados uno del otro, su química en la cena fue palpable en cada segundo y, en cuanto pudieron, no dudaron en besarse una y otra vez. Y es que, en la cena conectaron sus conversaciones y ya en el cenador privado, sus labios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por su parte, Rubén y Jorge reconocieron que vivieron "su cita perfecta" en el restaurante de First Dates. Durante la cena charlaron de multitud de temas y, para sorpresa de ambos, coincidían en casi todo, aficiones, gustos, planes de futuro, lo mal que les había tratado el amor… Finalmente culminaron la noche en el reservado del local con un beso, un brindis y organizando una segunda cita.

Ya se lo dijo el barman Matías a Adrián nada más llegar: "Hoy va a ser tu noche de suerte". Y así fue. El joven cenó con Martina, una chica que llegó con fuerza al restaurante marcando con su pintalabios a todos los que saludaba, desde Sobera a Adrián. Aunque él empezó con timidez, al final cogió confianza y en el postre se lanzó a los labios de Martina, que le devolvió el beso con pasión, confirmando una segunda cita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El amor por los animales y los videojuegos fueron los dos pilares sobre los que levantó la unión entre Alberto y Guada. Tan bien fue la cita que hasta el alicantino dudaba: "Creo que mi cita es un robot al que le han dado todas las respuestas que me gustan", en una clara referencia Westworld, la serie de HBO. Decidieron que su segunda cita, ya que a ambos les gustaban tanto los animales, sería en el zoo.

Pero en First Dates no todo son citas entre desconocidos. Es más, Manuel le pidió ayuda al programa para recuperar la confianza de su pareja, Manuela, tras una infidelidad: "Ella se siente engañada y dolida. Ha perdido la confianza en mí, pero yo quiero seguir con ella porque es una mujer diez. Deseo pasar toda mi vida con ella", comentó. El espacio de Cuatro puso a su disposición a la 'coach' sentimental Leyla Ramrani para ayudarles, y vaya si lo hizo… al final Manuel fue perdonado, hincó rodilla en tierra y le pidió matrimonio a Manuela, que aceptó con lágrimas en los ojos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

La cita de Alejando y Sonia tuvo muchos ingredientes. Un poco de morbo al ser el ex militar y ella reconocer que “me excitan los uniformes”; el gusto por los tatuajes; el fuerte carácter de ambos… pero lo más llamativo de la cena fue cuando él afirmó que “tengo un Jesucristo tatuado en el brazo porque mi teoría es que sí que existió Jesús, pero que no es tal como nos lo cuentan, que pudo ser un extraterrestre, alguien que venía de fuera, que le llamaban Jesucristo, nació de la Virgen María, inseminación artificial... es una paranoia mía”. Al final, un seductor baile hizo que Sonia y Alejandro se besaran con pasión y se emplazaran para una segunda cita.

Lo que First Dates unió, casi lo separa el fútbol. Y es que la cita entre la sevillana Laura y el maliense Siqui fue muy bien hasta que tocaron el tema deportivo. “eres muy guapo. Habéis dado en el clavo", decía ella. "No esperaba cenar con una chica tan bella", añadía él. Pero cuando Siqui le confesó que, tras haber vivido unos años en Sevilla, ese era su equipo, Laura no pudo reprimir su cara de sorpresa y le dijo entre risas: "Soy presidenta de una peña del Betis y te cambio los colores de tu equipo en dos días". Al final, tras afirmar él que ella era “la chica más guapa que he visto en España”, le mandaron un Whatsapp a la madre de Siqui en Mali para contarle que "estoy en un programa de televisión y acabo de encontrar a una chica que puede ser el amor de mi vida. ¡Deséanos suerte!”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Nunca es tarde para encontrar el amor, y sino que se lo digan a Juanita y Antonio. Ambos de 81 años acudieron al restaurante de Cuatro en busca de pareja. El cordobés recibió a su cita bailando, algo que le gustó mucho a ella: "baila muy bien, y yo me dejo llevar", reconoció. La edad no era un problema para ninguno de los dos, es más, Antonio comentó entre risas: "Si somos dos niños empezando a vivir". Y tras conversar sobre los medicamentos que tomaban cada uno, decidieron tener una segunda cita para conocerse mejor.

A veces, la primera impresión es la que cuenta, y en la cita de Laura y Alejandro, fue muy buena. "Le he visto muy guapo, pijito y moreno, como me gustan”, reconocía ella. Ya sentados en la mesa, charlaron de todo un poco: trabajos, planes de futuro y viajes. Pero, de repente, Alejandro se quedó mirando fijamente a Laura y le dijo: "Tienes unos ojazos, ¿no llevarás lentillas?". A lo que ella contestó: "No, no llevo". Pero al instante confesó que "me suelen decir que tengo los ojos bonitos y estoy acostumbrada, pero él me ha sacado los colores", admitió entre risas. Al amor flotaba en el aire, y ambos tuvieron una segunda cita.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Por su parte, la cena entre Deyna y Sergio no fue una cita a ciegas, porque ya se conocían. El amor a distancia les separó tanto que rompieron la pareja, pero ella pidió ayuda al programa de Cuatro, que no dudó en poner a su disposición todas sus armas para, una vez más, dar una segunda oportunidad al amor. Él, que no se imaginaba nada, se presentó diciendo que "vengo a First Dates a ver si encuentro el amor de mi vida”, ya vaya que si lo encontró. La conexión entre ambos era latente, y ya en el privado, sellaron su reconciliación a base de besos.

La cita entre María y Manolo no empezó bien, ya que la primera vez que se iban a ver en el programa, él canceló la cena por indisposición: "No pude venir al programa porque el día anterior hice berenjenas en salsa, luego comí sandia, un yogur y un helado. Al terminar me acosté y me sentó mal", reconocía el malagueño. Pero ella le dio una segunda oportunidad. Cenaron, hablaron de sus hijos, de sus aficiones y al final, a pesar de que Manolo le dijo que aparentaba 79 años en vez de los 74 de su DNI, María le dijo: "Volveremos a quedar, iremos a bailar y pasaremos más tiempo juntos, y si tenemos acción, ya veremos...", concluyó con una sonrisa en la boca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Es la primera vez que tengo una cita con una embarazada”. Así comenzaba la cita en First Dates de Aurora y Sahi. Y es que ella llegó al restaurante teniendo muy claras sus intenciones: "No busco un padre para mi hijo, busco una pareja". La cena transcurrió con una temática muy infantil ya que hablaron del bebé de ella y de los hijos de él: "Tengo una niña de 9 años y un niño de 12, de dos madres diferentes", comentó. Al final de la cena, ambos decidieron tener una segunda cita para conocerse mejor y, como despedida, Sahi acarició con mimo la tripa de Aurora.

La temperatura del restaurante de Cuatro subió con la visita de Alexa y Alba. Ambas no pararon de lanzarse miradas ardientes durante toda la cena, sobre todo cuando Alexa confesó que conocía a Alba de vista en el tren: “Me había fijado en su pelo corto y en sus morritos", admitió entre risas. Charlaron durante la cena, pero en el postre, ya en el reservado, dieron rienda suelta a su pasión y no pararon de besarse. Ya en la barra, mientras se despedían de presentador y camareras, volvieron a besar ante la mirada de todos ellos… y de los espectadores de Cuatro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Nada más llegar, Aurora se quedó cautivada del estilo ‘Lady Gaga’ de Amalia: “Que se parezca a esa cantante me resulta atractivo. Me gusta mucho porque si busco a una chica corriente, hay un montón en la calle, y ella es diferente". Pero a Amalia no le gustó tanto su compañera de programa: “Aunque tiene una cara muy bonita y viste muy bien, las cejas se las pinta muy mal”. De todas formas, otro comentario de desafortunado de Amalia hizo que su cita se fuera al traste ya que le confesó a Aurora que robaba maquillaje en las tiendas, algo que no le gustó nada a la madrileña, e hizo imposible una segunda cita.

El restaurante de Cuatro también ha visto un póker de citas como el que protagonizaron las gemelas Cristina y Laura con Jesús y Antonio. Por un lado, Laura y Antonio conectaron desde el principio, desde su vestuario (ambos iban de azul por completo), hasta sus gustos, pero discreparon en el tema de los hijos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Mientras que él admitía que le gustaría ser padre en un futuro, ella le dijo que tenía un niño de 10 años y que no se planteaba volver a ser madre. Mientras, en una mesa cercana, Cristina y Jesús también hablaron de peques. Ella le dijo que tenía uno de 5 años, a lo que él contestó que “soy muy niñero” y no tenía problema. Al final, Laura y Antonio decidieron tener una segunda cita, pero Cristina y Jesús no, porque ella le había confesado que era muy celosa y eso no le gustó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV