'La isla de las tentaciones': el gran momento de Mónica Naranjo

A punto de irse a México, de gira de su último disco, hablamos con la cantante de 'La isla de las tentaciones', donde se ha estrenado como flamante presentadora de realities.

Mónica Naranjo en 'La isla de las tentaciones'

"Nunca me imaginé al frente de un reality. No pensaba que fuese capaz de hacerlo. Me llamó Paolo Vasile cuando entregamos Mónica y el sexo y me dijo: 'Eres la idónea. Eres una mamma pero sin serlo y ahí va a hacer falta". Con esta frase, Mónica resume qué es lo que le llamó la atención de este nuevo programa de Mediaset para decidirse a conducrilo.

¿Tú ya te veías como presentadora?

Lo primero que pensé ante la propuesta de Vasile fue: “Menuda trampa”, porque en ningún momento de mi vida imaginé que iba a conducir un reallity. Ni sabía que podría hacerlo.

Pero te dejaste convencer...

Me dijo Paolo que había sido capaz de conducir un programa de entrevistas cargadas y tensas en “Mónica y el sexo” y que me veía como la persona idónea para este programa. De verdad que no podía creérmelo. Pregunté de qué iba el programa, pude ver el de otros países que emiten el formato y no pude decir que no. Me lo tomé como si fuera a hacer un Máster. Enseguida me dijeron que me iba a República Dominicana en dos semanas, justo antes del verano.

image

¿Por qué crees que cuentan contigo, siendo cantante, no para un programa de música sino para un reallity de sentimientos y amor?

Creo que pensaron en mí porque empatizo con la gente y la verdad es que ha habido muchos momentos que lo he pasado muy mal con ellos, sobre todo cuando les veía sufrir. He tenido que mantener las emociones a rajatabla porque sabía muchas cosas pero no podía decirles nada. Y al tiempo tenía que aliviar a la persona que lo estaba pasando mal. Lo que me ha enseñado “Mónica y el sexo” es que podía entender las diferentes posturas pero siempre sin juzgar. Y al final ha resultado un viaje precioso.

¿Cómo te has sentido?

El primer día un poco perdida, pero conforme avanzaban las grabaciones y el programa, cada vez mejor.

'La isla de las tentaciones'

¿Por qué se han metido esas cinco parejas en la boca del lobo? ¿Crees que era necesario dejarse tentar?

Al principio, al hablar con ellos, no tenían ni idea de lo que podría pasar en esa isla. Depende mucho del grado de unión, de compromiso, de confianza de cada pareja...pero todos ellos coincidían en que querían vivir la experiencia de estar un mes en una isla paradisíaca. Yo misma, que iba por trabajo y he currado muchas horas, me lo he pasado “teta”. Entre ellos ha habido momentos de tensión, pero después la experiencia ha sido muy bonita.

¿Tú te hubieras apuntado a la isla si tuvieras pareja?

No. Yo soy muy rancia. Esa es otra de las razones por la que me enviaron para allá. Debieron de pensar: “ésta no va a caer en nada” (risas).

¿Has llegado a entenderles?

Sí. Entiendes todas las partes. Y es muy importante no emitir juicios porque, al final, en una pareja solamente son dos los que opinan, los que conocen la verdad de su propia intimidad. Y yo no soy nadie para juzgar. Durante el mes que estuve con ellos vi conductas que me llamaban la atención, vi que la realidad supera la ficción, pero no las juzgo.

¿También entiendes que se incite a las parejas jóvenes a tener celos o que una chica de un manotazo a otra para separarle de su novio?

Te estás refiriendo a Fiama, que es una mujer muy temperamental y mantiene una relación con Álex excesivamente celosa y posesiva.

Los celos en otra época tal vez se entendieran como una muestra de amor, pero son pelígrosos...y más que se fomenten en un programa de entretenimiento.

Sí. Son muy peligrosos. Pero ¿por qué se tienen celos? En el programa hay dos parejas que son excesivamente celosas. Personalmente, cuando yo he conocido a una persona excesivamente celosa, me he alejado porque desconfío de ella. Cuando tienes plena confianza en ti mismo sabes que no la vas a liar y tampoco piensas que tu pareja lo vaya a hacer. Ya iremos viendo que la sangre no llega al río en el tema de los celos a lo largo del programa y hay que entender también los porqués de la actuación de algunos, sin juzgarles.

Esa actitud posesiva parece la tónica en todas las parejas.

¡Qué va! Parecen jóvenes pero todos están muy vividos, tienen una gran experiencia a sus espaldas, muchos de ellos tienen ya experiencia en la televisión, algunos llevan hasta siete años juntos...Hay de todo. Hay amores que son más sanos que otros, hay amores más dependientes...El gran problema que tienen todos es la distancia y los disgustos que eso genera porque, como digo siempre, la mente hay que tenerla siempre en cuarentena. Piensa que cada pareja está separada y el otro está en una casa con diez chicas o diez chicos estupendos que están abiertos a todo.

En la vida cotidiana también hay muchas tentaciones...

Pero no están en una isla paradisíaca donde te van a tentar, todo el día en biquini o en bañador. ¡Es que en República Dominicana hace mucho calor!

'La isla de las tentaciones'

Tal vez es que le dan más importancia a lo superficial que a lo profundo de una relación de amor...

Eso es por falta de confianza en sí mismos. Y volvemos al tema de los celos. Si tienes la autoestima alta y confías en ti misma, ¿por qué crees que el de al lado te la va a liar? El trabajo de profundización tiene que empezar por uno mismo antes de empezar una relación. Es más, no puedes empezar una relación con una persona pensando en que te va a dejar de querer o se va a fijar en la de al lado. Fíjate, creo que si de verdad piensas eso es que en el fondo tú estás provocando que pase eso.

¿Has echado de menos variedad en las parejas?

No. Hay mucha variedad y cada uno proviene de mundos diferentes, pero es cierto que todos los chicos son muy llorones. ¡Y es que el miedo cuando se está enamorado y se es joven....es libre! En una pareja, el verdadero motivo de una separación casi siempre está en los celos o en las infidelidades. Pero en el programa nos daremos cuenta de que hay una gran gama de grises. Por eso no hay que emitir juicios.

El 2019 ha sido un año de grandes cambios en tu vida. ¿Qué Mónica eres ahora después de todo lo vivido profesional y personalmente?

Seguramente la misma de siempre. Pero te puedo asegurar que estoy en el mejor momento de mi vida. Al final, la vida te da toques, te zarandea cuando te acomodas en exceso y por eso prefiero ponerme incómoda y evolucionar.

Háblame de tu canción “Temptation”, hecha ex profeso para el programa “La isla de las tentaciones”.

La franquicia del programa encargó la canción en inglés, para otros programas de otros países, pero las estructuras anglo de la composición en inglés no tienen nada que ver a lo que yo suelo componer. Con lo cual, “Temptation” es diferente a todo lo que yo hago, incluso a la composición vocal. Pero ves las imágenes del programa y escuchas la canción y hacen una buena comunión, casan bien. Es una canción, a medio tiempo, para hacer el amor.

Mónica, después de volver de República Dominicana, ¿ha cambiado tu percepción sobre el amor?

No. Yo adoro la monogamia. El mayor premio y la mayor alegría que puedes tener –sobre todo una persona como yo, con tanto trajín- es llegar a casa y encontrar a alguien que me quiera. Yo no renuncio a volverme a enamorar.

Pero ahora que estás separada puedes hacer lo que quieras sin dar explicaciones...

Yo nunca he sido de ligar. Me gusta estar centrada en lo que estoy haciendo y si al final la vida te trae a esa persona especial, lo importante es estar receptiva y poder verlo, sin prisas.

¿Cuál es tu mayor tentación en la vida?

Comer. Me encanta comer y estas navidades me he puesto ciega.

¿Qué le pides al 2020?

Salud. Tengo una agenda muy apretada y no puedo caer enferma.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV