Silvia Jato, sutituta ¿definitiva? de Mariló: “De momento tengo fecha límite, pero lo voy a dar todo”

Se enfrenta “como Rambo” a un reto que puede tener su recompensa: “Un trabajo bien hecho siempre se tiene en consideración”.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Si de algo puede presumir Silvia Jato es de haber hecho prácticamente todo tipo de formatos. Tras varios años en la local gallega TVG, la presentadora ha vuelto a la televisión nacional para sustituir a Mariló Monero en La mañana de La 1. Un reto que, espera, tenga su recompensa.

 


¿Satisfecha con el estreno?
Sí, todo genial porque me he sentido arropado por un muy bien equipo de profesionales, que me han recibido con mucho cariño. Me lo han dado todo para que me sienta cómoda y pueda hacer un buen trabajo.

¿Tenías algún miedo?
Vengo de un programa en la TVG en el que tocábamos mucho la actualidad. Comencé en este registro y aquí sigo. Los nervios de los primeros días están, pero eso es bueno y recomendable, sobre todo porque es en directo, que impone respeto, y también porque recoges un programa que no es tuyo.

¿Por qué te apetecía este proyecto ahora?
No lo elegí, simplemente surgió. Los presentadores estamos a disposición de la oferta y se me ha dado esta oportunidad porque me conocían de cuando estuve sustituyendo a Inés Ballester en las mañanas en 2007. Han depositado toda su confianza en mí y estoy orgullosa.


Dices que esto es como un hijo al que quieres ver crecer…
Claro, siempre que haces algo, es como en Toy Story, “hasta el infinito y más allá”. Nunca puedes hacer algo con sentimiento de caducidad, porque entonces tu cerebro no da el 100 por 100. Se me ha dado un proyecto, con fecha límite, de momento, pero un trabajo bien hecho siempre se tiene en consideración. Así que lo voy a dar todo.

En verano los contenidos son más ligeros. ¿Prefieres esto o la actualidad pura y dura?
A mí me gusta la actualidad del día a día, pero en verano es verdad que también se piden contenidos más ligeros. La actualidad es lo que te rodea, lo que te importa y, si lo aderezamos con algo fresco, mucho mejor. Las conexiones en directo son obligadas, por ejemplo.

¿Te quedas sin vacaciones?
Sí, ero exprimiré al máximo los fines de semana yendo a la playa a desconectar con los niños. Además me gusta leer pero, sobre todo, descansar y no pensar. Hablar con mis amigos, disfrutar de las noches, de una buena cena, de una tertulia… La vida me ha dado muchos sinsabores, así que me encanta disfrutar de la gente que me quiere.

De lo que has probado ya en el programa, ¿dónde te has sentido más cómoda?
Soy muy géminis, así que igual un día me visto de ejecutiva, y al siguiente de hippie. Disfruto con muchísimas cosas. Es como cuando me preguntan por el programa de mi vida… Todos me recuerdan Pasapalabra, pero he disfrutado de todos, como Pelopicopata, De vez en cuando la vida… Soy profesional de proyectos y todo lo que me aporte, me encanta. Igual me da la medicina y la salud, que la actualidad.

¿El magazine es lo que mejor se adapta a tu perfil?
En estos momentos de mi vida sí, porque me siento muy identificada y la vida te da madurez televisiva y te posiciona. Un proyecto que me seduzca tiene que gustar al espectador, porque yo siempre me pongo en su lugar. Y eso puede ir desde un concurso, a un talk show o un magazine. Si está bien armado, me apunto. No quiero encasillarme.

¿Y con los compañeros qué tal?
Fernando Ramos es lucense, como yo, así que imagínate… Es uno de los orgullos de mi tierra y de mi ciudad. Me dio en privado la enhorabuena el día del estreno. Les veo a todos con ganas de recibirme bien, pero me siento muy a gusto y me encanta escuchar sus opiniones.

¿Qué tal jefa eres?
No me siento jefa, nunca me lo he sentido… Soy una presentadora de equipo, son los redactores y la gente que está detrás la que se deja la piel. El equipo es el jefe, no yo.

¿Te ves desde septiembre en la batalla de las mañanas junto a Ana Rosa Quintana y Susanna Griso?
No me lo planteo porque soy como Rambo y vivo el día a día. Mi reto ahora mismo es hacer crecer este programa cada día y luchar por la audiencia de verano, que siempre es muy competitiva y muy dura, porque perdemos muchos de los espectadores que se ponen a la cita con la mañana.

¿Desconectas cuando sales del programa?
Cuando hago actualidad estoy muy pendiente de las noticias pero, como tengo familia y tres niños, tengo que desconectar obligatoriamente.

¿El verano va a ser movido?
Sobre todo políticamente hablando. Por lo demás, espero que no haya muchos sucesos, que en verano suele haber un repunte, y que todas las noticias sean lo mejor posibles. Me duele dar ese tipo de noticias, pero vengo de un programa en la TVG donde las noticias eran muchas veces durísimas: el atentado a Charlie Hebdo, el vuelo de Germanwings, lo de Asunta Basterra... Han sido años muy duros.

¿Te genera impotencia que haya temas como la violencia de género en los que se podría hacer algo más?
Sí, hay noticias en las que cuesta ser imparcial y reservarte la adrenalina que te generan, pero debes de hacerlo. Hay que involucrarse en canalizar el sentimiento de los familiares y esperar que tus palabras ayuden a evitar ese tipo de sucesos, concienciar a la gente, la sociedad y los políticos de mejorar esas cosas.

¿Has aprendido a morderte la lengua?
La madurez te da más tranquilidad, y eso que yo soy muy visceral. La precipitación es uno de los mayores males que tenemos y el autocontrol se aprende con la edad. Pero aún me queda…

¿Cómo llevas las críticas en la redes sociales?
Soy muy de redes sociales, creo en ellas, pero no soporto el mal uso que se hace. Le doy el justo valor a las críticas. Mientras no se insulte y se dañe a las personas, es libertad de expresión. No las demonizo, pero pido tolerancia.

Has dicho que no entendías que las redes se cebaran tanto con Mariló Montero, por ejemplo.
Es que hay que ser tolerantes y no insultar desde el anonimato. Se pueden dar opiniones, pero repito, no insultar.

¿Has leído críticas en estos días que llevas?
Sí, pero casi todas muy buenas, dándome las gracias por volver a verme en una cadena nacional. Y eso me reconforta. El espectador dice que me echaban de menos y eso me emociona y me satisface. También es verdad que hay otras críticas que no tienen ni pies ni cabeza.

¿Cómo te manejas cuando se alteran los ánimos?
Intento moderar. He vivido momentos muy tensos, de discrepancias, con insultos y demás, pero me manejo bien. También es verdad que sucede muy pocas veces.

¿Qué destacas de la competencia?
Cada uno aporta su manera de ser y de interpretar las noticias, así que destaco la originalidad de cada uno. Que lleven tantos años en antena ya dice mucho de Ana Rosa Quintana o Susanna Griso.

¿Te verías 5 años o más en un espacio como este?
Vivo el día a día. Me levanto por la mañana pensando que cada día es una vida en pequeño, como decía Arthur Schopenhauer. Me centro en cada día y ya veremos qué pasa mañana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Programas TV