Ellen Pompeo airea los trapos sucios de 'Anatomía de Grey'

Coincidiendo con el final de la temporada 15 de 'Anatomía de Grey', Ellen Pompeo ha confesado que las primeras temporadas de la serie fueron un infierno para ella. Curiosamente, todo empezó a mejorar tras la marcha de Patrick Dempsey de la ficción.

ABC's "Grey's Anatomy" - Season Fourteen
Byron CohenGetty Images

Anatomía de Grey acaba de cerrar su temporada 15 tras renovar por otras dos más y, en plena resaca por el final, su protagonista, Ellen Pompeo, ha sorprendido contando en Variety que durante estos 15 años de éxito, ha habido momentos realmente malos. La doctora Meredith Grey ha confesado que durante las primeras diez temporadas se planteó irse de la ficción muchas veces: "Tuvimos serios problemas de cultura, muy mal comportamiento y un ambiente de trabajo realmente tóxico. Pero una vez que empecé a tener hijos, ya no se trataba de mí sino de mantener a mi familia", ha asegurado. Y es que, a pesar del mal rollo, para ella la reflexión estaba clara: "A mi edad ¿dónde conseguiré esta cantidad de dinero? Tengo que cuidar a mis hijos", ha explicado la actriz, que es madre de familia numerosa (Stella de 9 años, Sienna de 5, y Eli de 3).

GREY S ANATOMY
Craig SjodinGetty Images

Pero la ayuda de la creadora de la serie, Shonda Rhimes, y la marcha de Patrick Dempsey en la temporada 10, marcaron el punto de inflexión. Y es que parece que entre ella y el actor que interpretaba al Doctor Macizo no había tanta química como entre sus personajes: "La cadena creía que la serie no podía continuar sin el liderazgo masculino. Así quise quedarme para demostrarles que sí se podía". Parte del mal rollo entre los dos protagonistas de Anatomía de Grey venía de un tema salarial. "A Patrick Dempsey le pagaban casi el doble que a mí porque yo nunca había hecho tele", reconoce la actriz, que ya había hablado sobre la diferencia de sueldos en The Hollywood Reporter: "Hubo muchas veces en las que intenté que entrásemos juntos a negociar, pero a él eso nunca le interesó", dijo en 2018. "Hubo un momento en el que pedí 5.000 dólares más que él sólo por principios, porque la serie se llamaba Anatomía de Grey y yo era Meredith Grey. No quisieron dármelo. Podría haberme largado... ¿pero por qué no lo hice? Porque es mi serie, yo soy la número uno", confesó entonces.

GREY S ANATOMY
Randy HolmesGetty Images

Pero tras la marcha del actor que interpretó al doctor Derek Shepherd, su marido, todo empezó a mejorar: "Después de la temporada 10, tuvimos algunos grandes cambios delante y detrás de la cámara. Mi objetivo era tener una experiencia de la que pudiera sentirme feliz y orgullosa tras diez años tan oscuros. Pensé: 'esto no puede ser fantástico para el público y un desastre tras las bambalinas'. Shonda Rhimes y yo decidimos reescribir el final de esta historia".

Y lo hicieron. No solo demostró que la serie podía mantenerse sin el protagonista masculino sino que en 2017 renegoció su contrato y consiguió elevar su sueldo hasta los 20 millones de dólares (16,5 millones de euros). El resto, es historia y lo será en las dos próximas temporadas que el drama médico de la ABC ya tiene firmadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Series TV