6 claves para hacer el cambio de armario con éxito

Organiza la ropa de temporada sin morir en el intento.

Una vez más el cambio de tiempo llega de golpe y pasamos del biquini a la chaqueta o al revés. Jerseys, chaquetas y botas quieren abrise paso entre los vestidos de manga corta, camisetas, shorts y sandalias. Hay que cambiar los armarios, guardar la ropa de esa temporada y colocar las prendas que ahora toca, algo que puede convertirse en una auténtica pesadilla. Así que te damos unos sencillos consejos para que sobrevivas a esta tarea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

1.Vacía el armario y los cajones por completo. Saca toda la ropa para limpiar bien el interior de armarios y cajones. Contribuirá a que la ropa esté impecable. Además, las prendas que vayas a guardar debes lavarlas antes o llevarlas a la tintorería para evitar que amarilleen o se estropeen. Ahuyenta a las polillas con productos específicos o algún remedio casero con cáscara de naranja o lavanda.

2. ¿Seguro que quieres guardar todo? Es el momento de hacer una selección de las prendas que más te gusten y descartar las que se han pasado toda la temporada en el armario y no te las has puesto. Prescinde también de aquellas que ya no te valen. Ocuparán espacio y tendrás que ir cambiándolas de temporada sin haberlas usado.

3. Doblar bien y colgar. Es mejor que dobles la ropa con calma para evitar pliegues y arrugas innecesarias. Almacénala en bolsas o cajas a poder ser transparentes y con etiquetas para que te resulte más fácil disponer de ella. La ropa que se arruga más fácilmente es mejor que la guardes colgada. Y si se trata de prendas con adornos o lentejuelas guárdalas del revés.

4. Prendas básicas. Hay ropa, como jeans, camisetas ligeras o blusas, que pueden permanecer en tu armario todo el año. Y te solucionarán esos días de entretiempo que no sabes qué ponerte.

5. Cómo duplicar el espacio. Un truco para que puedas guardar todo es hacerlo por tamaños y en la misma dirección para aprovechar bien el espacio de almacenaje.

6. Calzado y bolsos a punto. Separa botas, zapatos y deportivas a la hora de guardarlos. Introduce en ellos bolsas o papeles arrugados para que no pierdan su forma. Para los bolsos puedes ir metiendo uno dentro de otro (en el primero coloca también bolsas o papeles para que no se deformen).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Hogar