Raquel Bollo muestra su casa en 'Ven a cenar conmigo. Summer Edition'

La colaboradora ha sido la última anfitriona del programa culinario de Cuatro, lo que nos ha permitido ver de cerca cómo es la propiedad que posee en Málaga. Un chalé adosado distribuido en varias plantas que destaca por una terraza con impagables vistas.

Raquel Bollo muestra su chalé en 'Ven a cenar conmigo. Summer Edition'.
Cuatro

Raquel Bollo ha sido la última anfitriona de la edición veraniega de ‘Ven a cenar conmigo’, una serie de especiales en los que varios famosos compiten durante una semana por llevarse un premio de 3.000 euros. La que fuera colaboradora de ‘Sálvame’ abrió las puertas de su chalé adosado en Málaga a sus cuatro comensales, Agustín Bravo, Melody, Ángel Garó y Olivia Valère. Una coqueta morada cuya fachada jamás te haría pensar que en su interior pueda vivir el conocido rostro de Telecinco. De estructura cuadriculada, las estancias parecen estar divididas en varias plantas. A primera vista, dio la sensación de que Raquel hizo entrar a sus invitados por la parte trasera, teniendo que subir unas empinadas escaleras para llegar a una terraza donde se dispusieron a tomar el cóctel de bienvenida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuatro

Un aperitivo compuesto de rebujito y algunos selectos manjares, como un jamón serrano que hizo las delicias de Bravo. En todo momento, la ex de Chiquetete remarcó que eran productos que le recordaban a su Sevilla natal. Antes de que llegaran sus comensales, Bollo había estado metida en la cocina preparando su menú de inspiración folclórica: 'Verde que te quiero verde' (una crema de calabacín), ‘A tu vera’ (un roti de cerdo en salsa) y ‘Torbellino de colores’ (un flan acompañado de fresas y nata).

Cuatro

La actual colaboradora de ‘Viva la vida’ siempre ha hecho alarde de su sencillez y gustos humildes, algo que queda reflejado en la austera estancia. Un espacio que cuenta con lo justo para poder hacer buenos guisos, pero sin ningún tipo de lujo más allá de la presencia de un famoso robot de cocina. De hecho, llama la atención que todavía tenga una cocina de butano en vez de las más modernas vitrocerámicas. ¡Si es que ella es muy tradicional!

Cuatro
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Pero que la cocina sea un tanto fría no quiere decir que el resto de la casa sea igual. El comedor de la también empresaria está decorado con mucho gusto y preparó para la ocasión una mesa a la que no le faltó detalle: elegantes sillas, mantel blanco, cubertería de primera, cristalería, un sinfín de platos… todo ello engalanado con unos adornos frutales. La estancia está presidida por una sugerente fotografía perteneciente a su primer posado de Interviú, el cual, según ella, causó una gran polémica porque no estaba bien visto que una gitana posara de esa forma.

Cuatro

Gracias a la ‘excursión’ que protagonizaron Olivia y Agustín pudimos ver el dormitorio de Raquel. Una estancia en tonos blancos y grisáceos que cuenta con una enorme colección de fotos, desde imágenes con sus hijos hasta una en la que aparece con Isabel Pantoja. A la empresaria de la noche le llamó mucho la atención una fotografía en la que aparecía dándole un beso en la boca a su hijo Manuel, lo que le llevó a poner el grito en el cielo. “Yo no soy tan moderna”, aseguraba (ella, que vive bajo el mismo techo con su marido y su ex…).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuatro

Lo que sí que le gustó a Olivia es que su anfitriona hiciera punto, una afición completamente desconocida de Bollo. Ya en la mesa, estuvieron haciendo un repaso de las fotografías, apareciendo una de la colaboradora cuando era pequeña, una infancia que ella mismo recuerda con mucha alegría. Además, los invitados destacaron el enorme parecido entre Raquel y su hija Alma. ¡Son casi idénticas!

Cuatro

La noche terminó donde había empezado, en la terraza, la cual cuenta con unas impresionantes vistas de la ciudad andaluza. Este fin de fiesta estuvo marcado por la aparición estelar del hijo de Raquel, Manuel Cortés, quien deleitó a los presentes con su voz. Los invitados quedaron encantados con el joven, destacando Melody su talento y Olivia su belleza de “macho”.

Cuatro
Publicidad - Sigue leyendo debajo