Ismael Beiro recuerda la situación que le cambió la vida

El primer ganador de 'Gran Hermano' ha ejercido de anfitrión en el programa de cocina y ha explicado cómo vivió el trágico accidente de moto que sufrió

Ismael Beiro ejerciendo de anfitrión en el programa de Cuatro 'Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition'
Cuatro

Ismael Beiro, el que se alzara con el maletín de ganador en la primera edición de 'Gran Hermano', ha echado la vista atrás para recordar el fatídico accidente de moto que sufrió en el año 2002. Lo ha hecho en el programa de Cuatro 'Ven a cenar conmigo: Gourmet Edition', donde participa junto con Ivonne Reyes, Nagore Robles, Miguel Temprano y Mar Segura. Y es que recientemente el gaditano ha ejercido de anfitrión con un menú de lo más andaluz, con el que ha querido hacer un guiño a su Cádiz natal. Una cena de lo más emotiva, en la que sus invitados se han quedado sin palabras al escuchar al ex gran hermano relatando el trágico suceso que pudo costarle la vida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cuatro

A raíz de un comentario de la venezolana Ivonne Reyes, quejándose por el punto de sal en la comida, Ismael Beiro ha echado la vista atrás y ha recordado su momento más difícil. "Iba en mi moto y se me puso el semáforo en verde y el otro se lo saltó en rojo. Solo recuerdo el golpe y nada más. Lo siguiente fue abrir los ojos y había pasado 42 días", ha explicado el gaditano. Un fatídico suceso que ha dejado una irreversible secuela en el gaditano ya que, según ha confesado él mismo: "no tengo olfato desde que sufrí el accidente".

Cuatro

Una experiencia de lo más trágica que Ismael Beiro a los dos años de salir de la casa más famosa de la televisión y cuando estaba en la cresta de la ola de su carrera televisiva. Por ese motivo, el ex gran hermano no ha dudado en afirmar que "en estos 18 años que llevo en los medios de comunicación, el camino no ha sido de rosas".

GSR
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Un desgarrador testimonio que ha dejado con la boca abierta a sus compañeras de programa, Mar Segura e Ivonne Reyes, quienes desconocían la historia del gaditano. Por eso, y después de todo lo que ha sufrido, Ismael Beiro tiene muy claro que "estoy encantado de estar hoy aquí y tenemos 86.400 segundos que hay que vivir cada día".

Publicidad - Sigue leyendo debajo