El buen humor de Álex Lequio durante su recuperación

El hijo de Ana Obregón, Alex Lequio, ha recordado una divertida anécdota de este verano para desconectar de las duras sesiones a las que está siendo sometido.

Alex Lequio en photocall
Gtres

Álex Lequio está cada vez más cerca de la total recuperación de su cáncer. Tras el largo tratamiento que ha vivido, el hijo de Ana Obregón está cada día más cerca de conseguir superar la larga enfermedad que padece. Y en todo este momento no pierde el buen humor. También ha demostrado una gran fortaleza desde que le fue diagnosticado el cáncer, a pesar de ser un trance muy duro. El joven, que reapareció en público para seguir con su trabajo, ha demostrado a través de sus redes sociales que los bonitos y divertidos recuerdos son uno de los motores que le ayudan a seguir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gtres

El último en recordar ha sido el divertido momento que sufría este verano con su madre, Ana Obregón. Ambos se olvidaron las llaves de su apartamento dentro y tuvieron que esperar en la calle a que el portero llegara para abrirles su casa. “Un aplauso a los que se dejan las llaves dentro del apartamento y pasan dos horas cantando villancicos, en pleno Agosto, hasta que vuelva el portero”, escribía ayer el empresario de 26 años en su cuenta de Instagram.

Pero este no ha sido el único recuerdo bonito al que se ha aferrado en la última semana. Álex ha sorprendido a sus seguidores recordando una foto de infancia junto a María Vega-Penichet, quien recientemente contrajo matrimonio con Christian de Hanover como invitado. “Comentando las discrepancias en defensa entre Trump y Macron, hace 20 años”, bromeaba el joven en sus redes sociales. Y es que, el buen humor está siendo otro de los grandes aliados para superar su enfermedad.

Álex Lequio fue ingresado el mes pasado en Pamplona para seguir su tratamiento. Y precisamente la forma de comunicar su estado a sus seguidores fue una fotografía de sus padres al otro lado de una cristalera y un divertido comentario: “Expediente X: El Aislamiento. Próximamente en los mejores cines. Ánimo a tod@s l@s luchadores/as”. De esta forma despertó mensajes de ánimo, cariño y carcajadas a partes iguales entre sus seguidores. Y es que, el buen humor y los recuerdos felices son la mejor medicina para superar los efectos secundarios más peligrosos: los psicológicos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo