Nueva cita de Kiko Matamoros y su chica. ¿sabes lo que hicieron?

La pareja se montó un plan diez: almorzar en un conocido restaurante y recorrer las tiendas más exclusivas

image
KSLV/KAB

El colaborador de “Sálvame” sabe cómo disfrutar del lujo y la buena vida. El pasado sábado 9 de marzo, Kiko salió a almorzar a un conocido restaurante de Madrid junto a su chica, Cristina Pujol. La pareja se dejó ver en la puerta del establecimiento derrochando felicidad y dejando claro que ya han superado su primera crisis. Después del picoteo, Matamoros y Cristina se dirigieron a la calle Serrano de Madrid, más conocida como la Milla de Oro. Allí entraron en varias tiendas de lujo, como Louis Vuitton o Yves Saint Laurent, donde Kiko y la de Albacete se estuvieron probando varios modelos de gafas.

Kiko Matamoros y Cristina Pujol
KSLV/KAB

A pesar de que ahora Kiko sólo acude de colaborador a “Sálvame” una vez a la semana como defensor de la audiencia en “El club del espectador”, sigue llevando el mismo ritmo de vida: además de seguir frecuentando estas exclusivas tiendas, el ex de Makoke se aloja desde el pasado agosto en uno de los hoteles más lujosos de la capital.

Kiko Matamoros y Cristina Pujol
KSLV/KAB

Fue el mes en el que abandonó la vivienda que compartía con Makoke en la urbanización La Finca. Ahora Kiko duerme bajo las sábanas del Eurostar Madrid Tower, donde el precio de la habitación por noche asciende a casi 200 euros.

Kiko Matamoros y Cristina Pujol
KSLV/KAB

Desde entonces, Kiko tiene varios frentes abiertos. El último con su hijo Diego: el sobrino de Mar Flores se sentó en el plató del “Deluxe” para hablar de supuestos episodios oscuros que, según él, vivió en primera persona. Entre otras cosas, contó que Makoke hizo creer a Kiko que Irene, la hija menor de Marián Flores y Kiko, no era suya.

“Era un comentario recurrente, una de las discusiones fuertes que tuvieron. Mi hermana Irene y yo nos tuvimos que ir de Marbella porque pillé a Makoke jactándose de esta cosa tan horrible con la chica que limpiaba en la casa”.

Diego Matamoros

Fue entonces cuando el programa contactó con Kiko, en directo, desde “Oh my club”. Una conexión pactada que el colaborador quiso terminar sin entrar en debates. “Estoy escuchando una sarta de sandeces desde el minuto uno, pero no voy a dar el espectáculo, así que os voy a dar a todos las buenas noches, que tengáis buen programa”, concluyó.

Publicidad - Sigue leyendo debajo