Ana Obregón pone fin a su año más duro: "La pesadilla de Álex ha terminado"

La actriz ha dado la mejor de las noticias para sus seguidores y los de su hijo Álex tras el año más duro de sus vidas.

Ana Obregón
LandRober

El 2018 ha sido, sin lugar a dudas, el año más duro y difícil en la vida de Ana Obregón. La actriz ha tenido que ver como su hijo batallaba contra el cáncer, la peor de las noticias para una madre. Fue el 10 de marzo de 2018, una fecha que el hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio no olvidará jamás, cuando comenzó su lucha contra esta dura enfermedad.

Pero, por fin, pueden hablar en pasado. Ana Obregón ha sido la última invitada de Roberto Vilar al programa de la televisión gallega 'Land Rober Tunai Show', donde no ha dudado en dar la buena nueva a todos sus seguidores. Sin querer entrar en detalles, Ana sí respondía a la pregunta de cómo se encuentra Álex. “La pesadilla de mi hijo ha terminado”, aseguraba

Así vivió Ana Obregón la enfermedad de su hijo

La propia Ana Obregón ya relató cómo vivió ella el momento en el que a su hijo de 26 años le diagnosticaron cáncer: "Entró en quirófano pensando que no tenía nada, y salió el médico diciendo que tenía un tumor... No pude ni decírselo a Álex, le dejé dormir y lloré toda la noche cogiéndole de la mano", confesaba Ana en 'Volverte a ver'. Hubo otro momento duro... Mi hijo vino a mi cuarto y me dijo 'mamá, ¿me voy a morir?' y le dije 'no, Álex, te vas a curar", contó emocionada. "Lo que no se puede hacer es drama sobre el drama. Una madre o un familiar tiene que estar con la mente fría y tomar soluciones", confesaba. Además, no dudó en asegurar, en una entrevista a 'Semana', que gran parte de la soledad que ha sentido durante el proceso es culpa de Alessandro Lequio: “A ver, él ha estado, sobre todo al principio, pero sinceramente me hubiera gustado que estuviera más”, confiesa Ana Obregón.

image
Instagram

Pese a que no quiere que se saquen de contexto sus palabras, confiesa que al fin y al cabo "Alessandro es su padre y me hubiera gustado que estuviera más tiempo para acompañarme porque estaba muy sola y además llevaba ese estrés interior que no puedes mostrar a la persona que tienes al lado, que es tu hijo, y tienes que estar todo el tiempo sonriendo, pero bueno…”.

Durante este año, el gran luchador ha estado tratándose tanto Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSKCC) de Nueva York como en la Clínica de Navarra y parece que ahora pueden gritar, por fin, que despiertan de esta pesadilla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo