Lucía Rivera desvela el problema que ha sufrido en la piel

La hija de Cayetano Rivera y Blanca Romero se ha sincerado con sus seguidores y ha contado el problema de piel que sufrió el pasado año.

Lucía Rivera
Gtres

Lucía Rivera ha conseguido hacerse con un sello propio, lejos de ser "la hija de". Su carrera como modelo va viento en popa y ya es toda una 'influencer' en las redes sociales. 104 mil personas siguen sus pasos, día a día, en la red, y con ellos es, precisamente, con quienes ha querido compartir lo que le ha sucedido. Al parecer, la joven ha padecido un problema en la piel que le ha causado mucho dolor.

“En abril del año pasado me salió un brote de acné brutal por estrés porque mi mente no para de pensar. Me apoyaba en los sitios y me dolía, no podía salir a la calle y me quería arrancar la cara”, ha confesado a través de su perfil social de Instagram.

View this post on Instagram

💤

A post shared by LUCIA (@luciariveraromero) on

“Hasta ahora no he tenido la piel en condiciones y por eso no debía dar consejos”, aclaraba Lucía Rivera. La modelo ha explicado a sus seguidores qué hizo para intentar tratar el brote de acné que sufrió. “Me mandaron aceite de árbol de té, cremas de todo tipo… me puse hasta máscaras de luces”, ha explicado la influencer. Según sus propias palabras, se echó tantas cosas en su piel, que se hizo inmune a los medicamentos, "No me hacía efecto nada. Se me secaban los granos y volvían a salir”, ha comentado.

La hija de la actriz y el torero no dudó en acudir al dermatólogo para tratarse el acné, sin duda, la mejor de las soluciones, y que no ha dudado en aconsejarla a todos: “Ahora ya estoy perfecta y mi consejo es que vayáis a un dermatólogo. La gente habla sin saber y desde su propia experiencia. Id y que se encarguen bien de vuestra piel, porque yo tuve que tomar antibiótico”.

View this post on Instagram

New digitals @unomodels @itsdavidfromuno @lgns ❤️

A post shared by LUCIA (@luciariveraromero) on

Eso sí, aunque el acné sea una lacra para muchos jóvenes, “tenéis que tener paciencia", y es que como bien explica Lucía, "es muy proceso muy largo, a mí me tardó un año”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo