Así vive Belén Esteban las horas previas a su boda

La colaboradora de 'Sálvame' tiene las emociones a flor de piel a pocas horas de dar el 'Sí, quiero' a Miguel.

Belén Esteban
Telecinco.es

Solo quedan unas horas para que Belén Esteban de el 'Sí, quiero' más especial de su vida. La colaboradora celebra este sábado 22 de junio la boda más esperada del año y todo apunta a que va a ser ¡el bodorrio del siglo! Belén y Miguel Marcos ponen el broche de oro a su relación ante sus más de 200 invitados en Alcalá de Henares. Para que todo salga perfecto, la pareja ha contratado a unas 80 personas, 20 de ellas dedicadas exclusivamente a la seguridad, y es que la boda está cargada de detalles que convierten este bodorrio en único. Se van a poner hasta arriba de comida, van a bailar como nunca... La diversión, desde luego, está asegurada. Pero, ¿cómo está viviendo Belén las horas previas a su gran día?

La colaboradora está con los nervios a flor de piel, así lo demostraba en una broma telefónica que su propio programa le hacía a días de la boda, donde no podía contener las lágrimas tras verse 'casi obligada' a invitar al alcalde a su boda (todo era una broma, por suerte solo irán sus seres queridos). Pero eso no es todo... El programa de Sonsoles Ónega, 'Ya es mediodía', ha querido contactar con ella para ver cómo lo está viviendo, y la presentadora ha querido dedicarle unas tiernas palabras.

"Yo te he conocido ahora y creo que eres una mujer como la copa de un pino. Un beso muy grande y que celebres el amor con tu Miguel". La colaboradora de Sálvame, muy agredecida, ha manifestado su alegría: "Estamos muy contentos, quiero que llegue ya el momento y tirar la casa por la ventana".

Belén Esteban, Belén Esteban boda, Belén Esteban y Miguel Marcos
Telecinco.es

Y aquí no ha acabado la emoción. 'El programa de Ana Rosa' ha preparado un sorpresón a Belén Esteban. La reportera Marta Riesco ha esperado a la colaboradora a las puertas de su casa acompañada de un grupo de mariachis, y Belén Esteban ¡ha empezado a llorar muy emocionada! Si es que los nervios no se pueden contener...

Publicidad - Sigue leyendo debajo