Iker Casillas y Sara Carbonero reciben una muy buena noticia

Después de sufrir hace tan solo unos meses un infarto de miocardio, el portero del Oporto se suma a los entrenamientos de pretemporada.

image
Instagram

Durante los últimos meses, funestas noticias han sobrevolado al matrimonio formado por Iker Casillas y Sara Carbonero. El pasado miércoles 1 de mayo, el portero del Oporto sufría un grave problema cardíaco que le llevó a ser ingresado de urgencia en un hospital de la ciudad portuguesa. El diagnóstico: un infarto agudo de miocardio del que se repuso rápidamente. Por si fuera poco, días después Sara Carbonero anunciaba que se había sometido a una intervención quirúrgica para extirpar un tumor maligno en uno de sus ovarios. Sin embargo, ya se sabe que después de la tormenta siempre llega la calma, por lo que el portero y su esposa tienen una importante noticia que celebrar…

Tan solo dos meses después de que Iker Casillas sufriera su infarto, el aclamado guardameta ha vuelto a pisar el terreno de juego. El Porto acaba de iniciar sus entrenamientos de pretemporada y allí que se ha dejado ver Iker, demostrando que su carrera deportiva sigue adelante pese al contratiempo que le ha tocado vivir. Muy sonriente y vestido con ropa de calle, el futbolista ha aparecido en el estadio de su club sobre las ocho y cuarto de la mañana, un cuarto de hora antes de la citación oficial.

De esta manera acalla los rumores que apuntaban a que el que fuera portero del Real Madrid se vería obligado a colgar las botas por sus problemas de salud. Desde que sufriera el infarto, Casillas ha seguido rigurosamente las instrucciones que el equipo médico le daba para vigilar cómo evoluciona su estado de salud y seguir cuidando a rajatabla su corazón. De hecho, a mediados de junio colgaba una imagen en sus Stories de Instagram para anunciar que evolucionaba muy positivamente y que estaba a un paso de la “recuperación”.

"Tendré que hacer reposo un par de semanas o varios meses. La verdad es que me da igual. Estoy bien, lo puedo contar y lo podéis ver. No sé lo que será el futuro, lo importante es estar aquí", explicaba el portero cuando abandonó el hospital en el que se encontraba ingresado tras el susto. Después de la operación, donde le hicieron un cateterismo cardíaco y le colocaron un stent para poder abrir la arteria que tenía obstruida, Casillas acude regularmente al médico para observar su evolución. Por suerte, parece que todo ha quedado en un susto, pudiendo continuar con su carrera deportiva mientras disfruta, arropado por su mujer y sus dos hijos, de su fructífera etapa en el equipo luso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo