Sara Carbonero e Iker Casillas afrontan su verano más complicado

La periodista y el portero continúan con sus respectivas recuperaciones; él del infarto que sufrió el pasado 1 de mayo, y ella del tumor de ovarios del que fue operada el mismo mes. “Podemos con ello”, ha escrito él.

Éste no está siendo un verano más para Iker Casillas y Sara Carbonero. Pese a que la pareja se esfuerza en disfrutar lo máximo posible, lo cierto es que el infarto que él sufrió el pasado 1 de mayo y el posterior tumor en los ovarios que le fue detectado a ella en el mismo mes, están marcando sus días.

Al menos eso es lo que reflejan sus cuentas de Instagram. La de él dice: “Puedo con ello. Podemos con ello”. Y la de ella, mucho más emotiva…: “Este verano está siendo un poco diferente. Las semanas transcurren entre médicos, pruebas, incertidumbres, maletas, mucha improvisación de última hora, ratos de alivio pero sobre todo están llenas de momentos muy intensos que estoy saboreando como nunca. De repente las cosas más cotidianas y banales del mundo han dejado de serlo para convertirse en instantes únicos y mágicos, muchos problemas se han ido de golpe. Siento a mi gente más cerca que nunca y me estoy riendo, creo que como jamás antes lo había hecho. Porque la vida es así, un cambio constante, un regalo precioso pero envenenado. Una rosa con espinas, como la que me ha traído esta mañana del parque Martín a la cama…”

Sara Carbonero e Iker Casillas
Agencias

Sara libra una batalla contra el cáncer que la obliga a visitar con asiduidad la clínica Ruber Internacional de Madrid, donde fue operada a finales de mayo. Al parecer, los pronósticos son buenos pero el tratamiento le obliga a no estar muy lejos.

View this post on Instagram

Este verano está siendo un poco diferente. Las semanas transcurren entre médicos, pruebas, incertidumbres, maletas, mucha improvisación de última hora, ratos de alivio pero sobre todo están llenas de momentos muy intensos que estoy saboreando como nunca. De repente las cosas más cotidianas y banales del mundo han dejado de serlo para convertirse en instantes únicos y mágicos, muchos problemas se han ido de golpe. Siento a mi gente más cerca que nunca y me estoy riendo, creo que como jamás antes lo había hecho. Porque la vida es así, un cambio constante, un regalo precioso pero envenenado. Una rosa con espinas, como la que me ha traído esta mañana del parque Martín a la cama. Cuando le he preguntado si se había hecho daño al cogerla me ha respondido que sí, que de hecho se había pinchado pero que merecía la pena por darme la sorpresa. Luego le hemos quitado las espinas y la hemos metido en un jarrón con agua . - Ahora te gusta más ? - Le he preguntado - No mamá, ahora no parece una rosa de verdad . Y tenía toda la razón , porque la rosa no deja de ser bonita por tener espinas, ni las espinas dejan de hacer daño porque tengan rosas. Siempre hay algo de dolor en lo bello y mucho de belleza en la adversidad . Y en esas estamos, consiguiendo que los ratos buenos superen con creces los menos buenos. Porque como diría el gran Andrés Montes, la vida puede ser maravillosa . #hoyestoyintensa #devezencuando #verano2019 #slowlife

A post shared by Sara Carbonero (@saracarbonero) on

De ahí que estos meses la pareja haya decidido no escaparse a la playa, como otros veranos y estén pasando las vacaciones con sus hijos, Martín, de cinco años, y Lucas, de tres, en sus respectivos pueblos, Navalacruz, el de él y Corral de Almaguer, el de ella.

Allí han recibido precisamente este fin de semana la visita de Isabel Jiménez, su marido y su hijo, Hugo, de cuatro meses. La periodista, íntima de la Carbonero, ha estado junto a ella en los peores momentos.

Sara Carbonero e Iker Casillas
Agencias

De hecho, cuando tuvo que ser intervenida no se separó de la madre de Sara y de su hermana, en el hospital.

Iker no ha vuelto a jugar al fútbol

El portero también tiene lo suyo… Desde que sufrió el infarto no ha podido volver a jugar al fútbol y dicen los expertos que no volverá a hacerlo.

Él no quiere oficializarlo hasta que pasen nueve meses, el tiempo que debe estar tratándose por indicación médica. Podía haber sido mucho peor pero, afortunadamente, el portero se recuperó al lado de su esposa.

Sara Carbonero e Iker Casillas
Agencias

Bien es cierto que su club, el Oporto, le ha ofrecido la posibilidad de seguir vinculado a él como Director Técnico.

Así que, en breve, la pareja tendrá que dejar España para volver a Oporto, donde se instalaron hace más de tres años y donde son muy felices. Una felicidad que esperamos recuperen tras vencer sus respectivas enfermedades.

Por su parte, Sara publicaba en Instagram un posado en bañador de Calzedonia, firma de la que es imagen.

Vacaciones en el pueblo

Sara Carbonero e Iker Casillas
Agencias

Iker y Sara son súper familiares y siempre que pueden se escapan a sus pueblos. Y este año, más que nunca. Primero han estado en el del futbolista, Navalacruz, Ávila, donde celebraron el cumpleaños de Lucas.

Sara Carbonero e Iker Casillas
Agencias

Y ahora están pasando unos días en el pueblo de Sara, Corral de Almaguer, Toledo. Allí la periodista, además de estar junto a su madre y su hermana, ha recibido la visita de su íntima amiga Isabel Jiménez.

Sara Carbonero e Iker Casillas
Agencias
Publicidad - Sigue leyendo debajo