Inés Sainz: "Siempre me reinvento porque soy una mujer inquieta"

Miss España 1997, que triunfa con su gabinete de comunicación orientado al lujo, se lanza a la aventura literaria y debuta como escritora con su primera novela, 'Con la Miss en los tacones'.

En 1997 se coronó como Miss España. Desde entonces, Inés Sainz no ha parado de trabajar. Es un poco inquieta y siempre tiene ganas de emprender proyectos nuevos, por eso dejó las pasarelas y apostó por nuevas áreas de negocio, a lo que se ha dedicado en los últimos años. Tras montar su propia agencia de comunicación, la vasca se ha lanzado a una nueva e interesante aventura en el mundo de la literatura. Ha escrito, junto a Víctor Blázquez, su primera novela, 'Con la Miss en los tacones', que aunque pueda parecer biográfica, nada que ver. Eso sí, confiesa que los lectores se sorprenderán con la historia de su protagonista.

¿Por qué recomendarías tu libro?

Porque te mueres de la risa, porque es divertidísimo. Es la comedia romántica que nadie se atrevería protagonizar porque a la pobre Martillo, la protagonista, le pasan tantas cosas que sólo es recomendable leérselo y no pasar todas sus desgracias.

¿Cómo surge la idea?

Yo siempre he querido escribir y Víctor sólo había escrito de zombies y ciencia ficción. Le daba miedo dar el salto a la comedia. Y a mí sola me daba un poco de pudor. Víctor tenía la idea, pero necesitaba aterrizarla en este mundo de la alfombra roja.

¿Es autobiográfico?

No. Hay una Miss, pero no es la protagonista, así que no se lleva el peso del libro. Sí hay anécdotas divertidas. No hay historias escabrosas ni nadie se tiene que dar por aludido.

"Mi hijo es mi prioridad absoluta"

¿Por qué escribes ahora? ¿Te reinventas?

Siempre me reinvento porque soy muy inquieta y siempre tengo una meta que cumplir o un sueño que lograr. No tengo prisa ni me obsesiono, pero hay cosas que tengo muy claro que quiero hacer en la vida.

¿No pesan los años cuando escuchas: Miss España 1997?

No. Mi esencia es la misma y sigo teniendo las mismas motivaciones, pero ya tengo una madurez y tranquilidad.

¿Qué motivaciones?

Ser feliz. Soy una persona muy sencilla, me gustan las cosas sencillas. Estoy rodeada de lujo por mi trabajo, con lo cual lo material no me atrae nada.

¿No te atrae el lujo?

Me gusta para trabajar, pero no para vivir. Me gustan las cosas sencillas. Meterte en esa necesidad de tener, por ejemplo, el último bolso de moda, no me llama la atención.

¿Las redes sociales han perjudicado al lujo?

Si quieres hacer una profesión de las redes sociales, te tienes que documentar para hablar de ciertos temas. A mí me han aconsejado muchas veces que compre seguidores.

Eres de las pocas que reconocen que compran seguidores.

Claro que sí. Y mucha culpa la tienen las marcas, porque regalan su producto a gente que no sabe nada del tema y luego, además, muchos de esos seguidores no pueden comprarse el producto.

¿A ti te ha costado el cambio físico con la edad?

He ido a mejor. Me encanta envejecer y me gustan mis arrugas porque son sabiduría.

¿Cómo está tu corazón?

Feliz, como siempre. No tengo novio.

Te divorciaste del padre de tu hijo, ¿crees que has fracasado en el amor?

No. El concepto que yo tengo de amor es encontrar a alguien que sepa entenderte y acompañarte. En mi caso es bastante complicado por mi trabajo, ya que soy autónoma y tengo unos horarios raros porque tengo clientes internacionales.

¿El hombre de tu vida es tu hijo?

Totalmente, y mi prioridad absoluta. No me considero madraza, que no quiere decir que no sea buena madre. No soy la típica que sólo habla de su hijo como si no hubiera otras cosas en la vida.

"Siempre tengo una meta que cumplir o un sueño que lograr"

Hace años 'Diez Minutos' dio la noticia de que te casabas y estabas muy ilusionada, ¿luego fue una pesadilla?

No. Al final, cuando te das cuenta de que las cosas no funcionan, lo mejor es cortar.

¿Cuándo te diste cuenta de que tenías que cortar?

En mi caso fue porque no terminaba de encontrar mi sitio dentro del matrimonio. Me quitaba demasiada energía y tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo