Fabiola Martínez confiesa que necesitó ayuda psicológica tras el nacimiento de Kike

La mujer de Bertín Osborne ha hablado, con cariño, de todo el apoyo que recibió tras el nacimiento de su hijo Kike.

El pasado 3 de octubre, durante el Día Internacional de la Parálisis Cerebral, la Fundación Bertín Osborne quiso aprovechar para mostrar su última campaña solidaria, ‘Sin instrucciones’, una manera de sensibilizar y concienciar a la gente de lo que viven día a día tanto pacientes como familiares de personas que padecen alguno de los trastornos ligados a la parálisis cerebral. Allí, Fabiola y Bertín hablaron, emocionados, de cómo es lidiar con la enfermedad de su hijo Kike día tras día.

Ella, en concreto, quiso confesar que tras el nacimiento del pequeño necesitó ayuda psicológica: "Cuando nació no necesité de apoyo porque todo me venía más rápido de lo que podía asimilar. Pero cuando paró la vorágine, te relajas y todo lo que has estado conteniendo a nivel emocional sale. Ahí sí que he necesitado ayuda". "Cuando eres padre o madre no sabes muy bien qué hacer pero si además tiene daño cerebral no sabes bien lo que hacer", aseguraba Fabiola Martínez, quien vivió en su piel la necesidad de un apoyo psicológico.

Aprovechaba, incluso, para confesar que recibieron numeroso apoyo: "las hijas de Bertín son piña, y toda esa sensación de arropo la sentí", asegura, "cuando nació Kike, esa unión se incrementó, no hay mal que por bien no venga".

Bertín Osborne, además, dio una charla concienciando a los presentes de que, a pesar de ser "los invisibles", son muchos los pacientes de este trastorno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo