Shaila Dúrcal se toma con humor su aumento de peso

Hablamos con la cantante, “La españolita”, como la llaman en México, y nos cuenta cómo ha sido su último año.

Shaila Dúrcal
Land Rover

    No lleva una temporada muy buena, pero Shaila Dúrcal es un ejemplo de superación. Hace un año tuvo un accidente doméstico en el que perdió medio dedo y parte de movilidad en la mano. Ha engordado alrededor de veinte kilos porque ha dejado de fumar y padece hipertiroidismo. Todo ello no la ha desanimado y ha participado en la X Edición de la Land Rover Discovery Challenge, que este año se ha celebrado en Marrakech. El apoyo de toda su familia y sobre todo de su marido Dorio han hecho que Shaila no caiga en una profunda depresión.

    Ha sido una aventura...

    Y tanto, me lo he pasado muy bien. Ha estado difícil, yo me esperaba otras cosas como más pruebas en el coche. Pero me ha encantado y más por una buena causa.

    ¿Echas de menos España?

    Sí, echo de menos todo, desde la comida a los recuerdos de la infancia. Me encanta estar en España porque puedo ir a por mis sobrinos al cole y saludar a mis maestros, que todavía continúan. Intento venir siempre por sorpresa, pero esta vez mi hija desveló la sorpresa porque se llevan muy bien con mis sobrinos.

    La cantante ha hecho una serie en México que se llama 'La bandida'

    Es curioso que llames “hija” a la hija de tu marido.

    Sí, porque en estos tiempos ya hay muy pocas familias convencionales. La familia es la que escoges.

    Y pocos matrimonios que duren como el tuyo.

    Llevamos 11 años, pero nos agarramos del moño.

    Ya tienes una hija, ¿no te gustaría tener otra propia?

    Hay veces que tengo un conflicto de intereses. Lo de mi madre me marcó mucho, a los 26 años, era un momento en la que necesitaba para tomar decisiones serias. No la tuve en esa transición de hacerme adulta. Y siempre pienso que si me pasara lo mismo que a mi madre y me quedan 20 años de vida.

    Tuviste el accidente, ahora te lo tomas con optimismo, pero lo has pasado mal.

    Sí. Todavía tengo momentos de bajón, pero con apoyo se superan. Tengo que recuperar movilidad, por eso tengo que hacer rehabilitación. Pero es lento.

    Dices que te da lo mismo haber engordado 20 kilos por dejar de fumar.

    No es que me dé lo mismo. Todos tenemos defectos y virtudes. Antes de que digan: mira cómo se ha puesto ésta, que tienen muy poco tacto, prefiero reírme de mí. Hago bromas que me ayudan a salir de la tristeza.

    Hubo una temporada que estabas muy delgada.

    Sí, pero era la época en la que estaba más feliz. Había dado un giro a mi vida, porque hacía deporte y estaba aprendiendo a comer, que es por lo que he sufrido siempre. Y todas las críticas me afectaron y recaí en las malas costumbres. Además, tengo un problema muy gordo de tiroides. Ha sido un año difícil.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo