Lucía Bosé parece que no conquistó a sus comensales con su cena

Lucía Bosé fue la encargada de inaugurar la nueva edición de 'Ven a cenar conmigo. Gourmet edition'.

  • Lucía Bosé sorprende a sus comensales contando anécdotas de su vida
  • La actriz italiana reconoció que sus hijos vivieron tres meses con Picasso

    La madre de Miguel Bosé, Lucía Bosé, ha sido la encargada de inaugura la nueva edición de 'Ven a cenar conmigo. Gourmet edition'. La actriz italiana ha invitado a cenar a su casa de Segovia a Pablo Carbonell, Antonio David Flores y Cósima Rodríguez. Una reunión que tuvo como protagonistas el azul y la pasta. Durante la comida Lucía Bosé hizo un repaso de su vida contando algunas anécdotas que dejaron impresionados a sus comensales, y es que Lucía Bosé ha vivido muchas experiencias únicas con grandes personajes como Pablo Picasso.

    Lucía Bosé cocina en Ven a cenar conmigo
    Cuatro

    "Mis hijos han vivido tres meses con Picasso", explicaba Lucía Bosé a Pablo Carbonell después de que este le enseñase una foto que ella tenía con el artista. Un afirmación que dejó a todos muy sorprendidos. "A Miguel siempre le ha gustado bailar y siempre bailaba con las mallas que le regaló Pablo Picasso", reconocía Lucía.

    Además, reconocía que para ella ha sido muy difícil ser una madre actriz. "Todos los chicos quisieran tener una madre normal", aclaraba la actriz. Ella admitía que siempre ha acabado siendo una "pésima madre y pésima esposa". La modelo y actriz italiana recordaba como a sus hijos les dijo a los 18 años que les regalaba la libertad y les indicaba "ahora, no me toquéis las pelotas a mí porque sino yo os las toco a vosotros".

    Lucía Bosé cocina en Ven a cenar conmigo
    Cuatro

    En cuanto a la cena, Lucía Bosé contó con la visita sorpresa de Antonia Dell'Ate, quien le trajo algunos producto italianos para ayudarle a preparar su plato. Sin embargo, su pastel de espagueti no pareció gustar a todos los comensales e incluso Pablo Carbonell le decía que era "bazofia". Unas opiniones que a Lucía Bosé no le han molestado ya que piensa que sus comensales no saben entender cómo es la pasta italiana.

    La cena acababa con una fiesta donde todos se pusieron una peluca azul, para tener el pelo del mismo color que la artista, mientras decoraban unos platos con recortes de papel. Un final que sorprendió a todos por su originalidad.

    Lucía Bosé cocina en Ven a cenar conmigo
    Cuatro
    Publicidad - Sigue leyendo debajo