Gonzalo Caballero comparte los avances de su recuperación

El torero ha publicado un vídeo en el que camina después de muchas semanas en el hospital y en silla de ruedas.

Gonzalo Caballero
Instagram

"La fuerza del corazón hace posible lo imposible", escribe Gonzalo Caballero en su última publicación en Instagram. El joven torero ha compartido con sus seguidores una gran noticia: En 4/5 meses podrá empezar a entrenar. Así, al menos, lo ha estimado el neurólogo después del electromiograma y de ver los avances de Caballero, mismos avances que él mismo ha compartido en sus redes sociales. "Gracias a las dobles sesiones diarias de fisioterapia de manos de @zanimonreal y la rehabilitación de @yenko85 hemos logrado algo impensable para los médicos que es conseguir dar unos pequeños pasos sin ayuda", comenta junto a un emotivo vídeo en el que vuelve a caminar.

"Queda mucho trabajo por delante para recuperar la flexión dorsal del pie y que se recupere el nervio popliteo externo, pero cuando uno cree en uno mismo y con ilusión todo se puede", añade.

La publicación se ha llenado de mensajes con buenos deseos para el diestro: "Ánimo, torero", "qué orgullosos estamos de ti", o "fuerza" son algunos de los comentarios que ha recibido, y no ha podido sentirse más afortunado: "Gracias por todos vuestros mensajes que me hacen volar", ha respondido Gonzalo.

Gonzalo Caballero sufrió una "muy grave" cogida en el festejo del 12 de octubre, Día de la Hispanidad, en la plaza de toros de Las Ventas. El torero madrileño, de 27 años, fue intervenido de forma urgente y permanece hospitalizado. Según el parte médico oficial, Cabellero sufrió "cornada en tercio proximal, cara interna del muslo izquierdo con dos trayectorias: una de 30 centímetros hacia arriba y hacia fuera que produce destrozos en músculos sartorios y cuádriceps, además de contusionar la pala ilíaca izquierda; y otro trayecto de 25 centímetros hacia atrás que secciona vena femoral y ramas colaterales".

Gonzalo Caballero dado de alta
Gtres

Gonzalo Caballero confesaba en una rueda de prensa que, a pesar de no ser la primera vez que pasa por quirófano, esta ha sido la más dura. Incluso, ha reconocido que sus últimas palabras antes de entrar a ser operado fueron “decidle a mi madre que la quiero”, asumiendo que podría morir durante la operación. Y es que para él esta cogida le ha cambiado la vida por la importancia que ha tenido: con ella ha vivido la sensación de que los "toreros estamos preparados y mentalizados para la muerte.. Fue algo muy duro".

Publicidad - Sigue leyendo debajo