Diez Minutos participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Diez Minutos recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Jesús Calleja nos habla de cómo logró cambiar su vida

Nadie al verle, enjuto, fibroso, de amplia sonrisa, puede pensar que estoy con uno de los aventureros más famosos de nuestro país: Jesús Calleja. Escalador, director y presentador de programas como 'Planeta Calleja' o 'Volando voy', en Cuatro, que ha logrado meterse en nuestras casas con proyectos en los que se juega la vida porque desafía a la naturaleza.

Jesús Calleja
Fernando Roi

Jesús Calleja se declara admirador de Félix Rodríguez de la Fuente y fue su padre quien le inculcó el amor por la montaña, leyéndole cuentos de grandes expedicionarios. De ahí que se enamorase de las montañas de León, su tierra natal, a una edad temprana, que fue escalando mientras su padre y su hermano pescaban. Pasión que aumentó con el paso de los años, hasta que a los 37 decidió dejarlo todo por la aventura. Un amor correspondido, que llena su vida.

Recién llegado del Dakar nos reunimos en el Hotel Urso de Madrid, para hablar de su pueblo, de esas montañas, de su pasión por el riesgo, de su vitalidad, de sus creencias…

Jesús, usted sí puede decir que vive a tope.

Yo aprovecho cada segundo de la vida porque es maravillosa. No podré decir, cuando me llegue la hora, que no he vivido, aunque soy de los que creo que cuando llegue ese momento te vas a otro lugar, no desapareces.

¿Hay vida después de la muerte?

Mira, Rosa, después de todas las experiencias que he tenido, tanta gente que he conocido, esas montañas del Himalaya que te dan una visión y percepción de la vida diferente, acabas convencido de que no te mueres.

This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Científicos prestigiosos niegan esas teorías.

Yo he estado en un programa extraordinario con Sergio Boixo, leonés, que ha diseñado el mayor hito de la computación cuántica, el más relevante del panorama internacional, que nos explicó que están analizando teorías que demuestran que cuando mueres estás en otros espacios. No estoy hablando de creencias religiosas, estoy hablando de una rama de la ciencia que demuestra que nunca morimos.

Físicamente sí, de eso no hay duda.

Sería injusto que todo acabase cuando mueres: al menos cuando yo abandone esta tierra, espero poder decir que no me arrepiento de nada.

¿Qué pensó cuando llegó a la cima del Everest, que está a más de 8.000 metros de altitud?

A esa altura no se puede pensar porque estamos muriéndonos, y eso te obliga a luchar contra ti mismo, pues aunque tu cuerpo te dice que estás muriéndote, el coraje, la audacia de haber conseguido el objetivo, es lo que te obliga a salir adelante. Es una guerra contra ti mismo, difícil de explicar porque yo pocas veces, sólo una, alcancé algo sublime, algo parecido al éxtasis.

¿Dónde se encontraba?

En la cima del Everest, fue algo impactante, ahí me di cuenta de que eso es lo que yo quería hacer en la vida. Hay gente que dice que tener un niño es lo mejor que le ha pasado, no lo sé, esta experiencia sí lo fue para mí.

Jesús Calleja
Fernando Roi

¿De dónde saca la fuerza?, porque usted no es un cachas precisamente.

Estas cosas se pueden hacer con los músculos o con la cabeza. Como tú dices, no he sido un prodigio en musculación, todo lo contrario, fui un niño enfermizo, cogía todas las enfermedades hasta que a los 16 años me hice el propósito de revertir esa situación.

¿Cómo?

Haciendo culturismo, que entonces se veía mal; ahí fue donde me di cuenta de que todo el poder está en nuestra cabeza. Para cualquier cosa que te propongas en la vida, debes saber que es más importante la cabeza que el cuerpo. Yo me entreno muchísimo físicamente, porque me falta esa parte física que tienen otras personas. La fuerza mental me viene de serie.

¿Cuánto tiempo dedica a prepararse físicamente?

Todo el tiempo libre que tengo lo dedico al ejercicio físico. Ahora que he estado en León, he dedicado ocho horas diarias a escalar montañas, a correr, a montar en bicicleta.

¿Sigue alguna dieta especial?

No, como de todo, sin abusar de la grasa. Sí me tomo una cervecita o un vaso de vino de Ribera del Duero, porque me gusta y me da la vida, además de poner el corazón más fuerte.

¿Qué le quita el sueño?

Que haya algún desequilibrio que afecte a mis padres, a mi hermano, a Ganesh (su hijo adoptivo), o a las personas de mi entorno. Soy bastante estable, porque pienso que sólo hay un problema en la vida: que te digan que vas a morirte. Salvo esas dos cosas, el resto se puede solventar.

¿Nos complicamos mucho la vida?

Mucho, porque pensamos que cada cosa que nos ocurre es un problema, y no es así. Los problemas verdaderos son de otra índole aunque los focalicemos en el trabajo o en lo económico, y muy poco en el placer. A veces hay que coger aire, mirar a la cara a tus padres, porque son los más importantes.

Tengo la impresión de que para usted el trabajo y el placer van unidos.

Yo escribí el libro 'Si no te gusta tú vida ¡cámbiala!' ¿Por qué lo escribí? He cambiado de vida varias veces, y con esto no voy a dar clases a nadie porque no es un libro de autoayuda, simplemente cuento lo que hago.

¿Qué le tiene que pasar para cambiar?

Si veo que he entrado en la rutina, que no me divierto en el trabajo, cambio. Yo divido el día en 3 partes: 8 horas dormimos, otras 8 se nos van en comer, coger el coche o el autobús, hacer el amor, etc., y te quedan otras 8 para trabajar. Ésas son las más importantes.

Jesús Calleja
Fernando Roi

No para todo el mundo.

Cuando yo era peluquero, no me gustaba lo que hacía pero traté de ser el mejor; tampoco me gustaba ser antenista, y lo fui. En vez de quejarte hay que tratar de que te guste, pero si no te vale, cambia radicalmente de trabajo.

¿Qué consejo daría a esos chicos que todo lo quieren al momento?

Que tengan paciencia, que cada día intenten enriquecerse con lo que hacen, y si vas sumando, el éxito, la satisfacción por el trabajo bien hecho, vendrá.

¿La fama no garantiza la felicidad?

Yo soy un chico de pueblo, que me he criado en un pueblo, que mis amigos son de pueblo, que perseguía un objetivo, y al final me ha llegado el éxito porque mi profesión viene seguida de la fama, pero no necesariamente tienes que ser famoso. Lo importante es tener éxito en tu trabajo.

La mayoría trabajan por necesidad.

Eso al final pasa factura, hay gente que no puede cambiar de trabajo y otros que no dan el paso adelante porque se han estancado. Ésos tienen que recapitular porque no siempre es una cuestión de dinero, se trata de crecer, de disfrutar.

“Cuando yo era peluquero, no me gustaba lo que hacía pero traté de ser el mejor"

¿Usted es feliz?

Sí, porque hago lo que me gusta, me gusta contar lo que veo, conocer culturas.

Fue su padre quien le inculcó la pasión por la aventura.

Cogía tantas enfermedades, que mi padre, para animarme, me leía historias de grandes aventureros, y así me enteré de cómo descubrieron el Polo Norte y el Polo Sur, y cómo el hombre llegó a la Luna. Pero había una concreta que le apasionaba: los primeros escaladores en llegar a la cima del Everest. Y con esa me quedé.

Hizo realidad su sueño.

Porque en la vida siempre hay que tener un plan, un proyecto y perseguirlo, y hay que poner una fecha para lograrlo porque si no la pones, no lo haces.

¿Cómo acabó de peluquero?

Porque mi hermano mayor y yo queríamos poner una peluquería de hombres, otra de mujer y una academia, en un local de dos plantas que habíamos visto. Pero ningún banco nos daba el crédito porque no teníamos avales. Fue mi madre, la vanguardista de la familia, quien convenció al dueño del local para que, sin pasar por el banco, nos lo vendiera. Ahí me di cuenta de que puedes conseguir lo que quieras en función de las ganas que tengas de hacerlo. Para eso hay que poner pasión.

Todo eso sin la estabilidad que le ha dado su familia, quizá no fuera posible.

La familia es vital. Yo tengo que llamar a mi madre todos los días para que decirle que estoy bien. Tengo tres sistemas vía satélite para ver en qué parte del mundo voy a estar y poder comunicarme con ella.

¿Cómo lo consigue?, porque habrá sitios sin cobertura.

Antes de viajar veo qué tipo de satélite funciona allí, y si no la llamo no sabes las broncas que me pega. Me relaja muchísimo ver a mi gente de toda la vida.

¿Por eso vive en un pueblo de León?

Sí, vivo donde siempre, donde están mis amigos de toda la vida, porque hemos conseguido que las parejas entiendan que el fin de semana hay un día que es nuestro. No cerramos las puertas a ninguna mujer, pero ese día montamos en bici, comemos, tomamos café y después cada uno a su casa. Es lo que nos mantiene unidos.

Pese a los cambios vitales y físicos de la edad.

Es como si aún estuviéramos en la adolescencia, con arrugas, pero con más sosiego.

Cuántas veces le ha dicho su madre: No vayas a esas cumbres que te puedes matar.

Antes, muchas: por qué hago lo del Dakar, que son jornadas agotadoras, por qué mantengo el espíritu de seguir haciendo retos bestias, y es que si no lo hago parece que me estoy apagando. Yo creo que gracias a los grandes exploradores estamos donde estamos. Antes era la profesión más glamurosa y mejor pagada, porque enriquecían sus países. Ahora lo conocemos todo y ya no es una profesión.

Aporta experiencia.

Y conocimiento, porque eso va en los genes de la humanidad; después están los retos que cada uno se pone para hacer cosas extraordinarias, porque no hay nada más difícil que escalar una montaña de más de 8.000 metros de altura, te pone el cuerpo al límite y es algo brutal.

Jesús Calleja
Fernando Roi

¿Cómo ha logrado que tantos famosos se sumen a sus aventuras?

Las personas que vienen a Planeta Calleja son porque a mí me gusta conocer a la persona, no al personaje. Ana Botín, probablemente, es una de las mujeres más poderosas del mundo, pero yo a todos les trato de igual a igual. Es una vivencia que muchos no habían tenido. Cuando están conmigo, yo no les busco las cosquillas.

Hace lo contrario de lo que se lleva: insultar a los personajes para sacarles de sus casillas.

Llevo 13 años con un programa en Cuatro, en prime time, y no es por casualidad, porque es el horario más difícil y tiene que funcionar. Si nosotros lo hemos conseguido es porque hay un público grande al que le siguen gustando estos programas.

Quizá ése es el secreto, no incomodarles.

Mira, Rosa, jamás verás que yo le haga una pregunta maliciosa a un invitado o intente ponerle contra la pared, porque si lo hiciera habríamos perdido la ley del programa: la relación debe ser respetuosa y amable, donde la parte humana esté por encima de todo. Quiero dejar claro que yo no hago periodismo, y quizá por eso, mis invitados se relajan mucho.

¿Fue así como convenció a Ana Botín, presidenta del Banco Santander?

Sí, porque la mayoría de la gente que se le acerca lo hace con miedo, y a lo mejor a ella le gustaría que se le acercaran más como a una persona normal.

¿Quién le ha sorprendido que no lo esperaba?

Con Ana Botín, con Zapatero, conectamos a los 10 minutos, quizá porque a los políticos acostumbramos a zurrarles nada más verles, y al final nunca sabemos qué hay detrás de ellos. Otros se han convertido en amigos como Bisbal, él viene a mi casa y yo a la suya, Álex González…

Le preocupa la España vacía.

Tenemos cada vez más soluciones para aplicar a esos pueblos donde viven personas mayores, que entrevisto en “Volando voy”, por los que apostamos, hablando con políticos, empresarios, para que en cada abordaje que hagamos en cada pueblo, intentemos aportar una solución para que ese lugar pueda recuperar gente joven.

Los jóvenes no quieren vivir en los pueblos.

Eso se ve cuando vas por Castilla, por Extremadura, donde hay pueblos donde no hay niños, ni siquiera en agosto. Hay que dar con fórmulas efectivas, trabajos que se pueden hacer desde casa con una buena línea de alta velocidad, porque si no tengo la tecnología que utilizo en la ciudad el problema no se puede arreglar. Para que yo pueda vivir en un pueblo -Golpejar de la Sobarriba- he gastado una fortuna en un equipo de tecnología puntera.

¿Estos problemas se los ha explicado a los políticos?

Hay que mirar a Guipúzcoa, el 90% de sus pueblos ya tiene fibra óptica. Hay programas europeos que se pierden porque no se saben aplicar. Yo no podría hacer este trabajo si no viviera en mi pueblo, porque es lo que me da la vida.

¿Por qué genera tanta ira Greta Thunberg?

Te puede gustar o no, pero Greta es un símbolo importante, una niña de 16 años que se ha convertido en una líder para los chavales, y en la educación está la clave.

¿Es tan grave el cambio climático?

Es tan bestial… eso se ve en el Ártico, donde la ONU ha puesto un plantel con los mejores, que han hecho un estudio que demuestra que en 16 años han desaparecido 20 km de glaciar. Al día se derrite tanta cantidad de hielo que el problema ya no es controlar el CO2, el problema es que hemos emitido tanto que, aunque se pare el mundo, esto ya no tiene solución.

¿Qué podemos hacer?

Tenemos que encontrar una tecnología que sea capaz de capturar lo que hemos echado a la atmósfera y lo transforme.

Jesús Calleja
Fernando Roi

¿Quién es Jesús Calleja?

Nació en Fresno de la Vega, León, el 11 de abril de 1965.

Trayectoria: Su pasión por la escalada comenzó en el tren de Matallana, en el que viajaba con 13 años para disfrutar de las montañas de León. Durante un tiempo trabajó en su tierra como peluquero. Lo que ganaba, lo invertía en expediciones y en aprender a pilotar. A los 37 decidió dar un vuelco a su vida y lo abandonó todo por la montaña. En 2003 intentó su primer ochomil, el Cho Oyu: le acompañaban Juanito Oiarzabal y Manuel Caballero. En 2004 lo volvió a intentar con la ayuda de un sherpa, alcanzando la cumbre. En 2005 subió al Everest. En 2007, Cuatro se interesó por sus proyectos y le ofreció 'Planeta Calleja', programa que permanece en pantalla. Un éxito sin precedentes. Hace 20 años inició un proyecto para ayudar a niños nepalíes. Tiene tres adoptados, uno de ellos le ha hecho abuelo. Ha publicado tres libros: 'Desafío extremo'; 'Manual del joven aventurero', y 'Si no te gusta tu vida, ¡Cámbiala!'.

(Entrevista realizada en el Hotel Urso. Calle Mejía Lequerica, 8 Madrid).

Si no te gusta tu vida ¡cámbiala! de Jesús Calleja
Planeta

COMPRAR

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo