Loles León concede una sincera e íntima entrevista para ‘Harper's Bazaar‘

Incansable y todoterreno, posa sofisticada para Harper´s Bazaar a punto de estrenar la obra de teatro “Una noche con ella”.


    Loles León (Barcelona, 1950) es un tsunami de emociones en el cuerpo de una mujer menuda, que siendo joven, decidió ser actriz tras ir a buscar a una amiga al Instituto del Teatro y quedar atrapada por lo que vio allí. Lo dejó todo para labrarse un futuro en Madrid, donde llegó sola, sin blanca y a verlas venir por culpa de un contrato de un mes de donde la echaron al segundo día.

    "Mi espectáculo no era para ese sitio, yo era muy destroyer y lo que traía conmigo era irreverente y provocativo. Pero me quedé en Madrid", cuenta. Han pasado 40 años, casi medio centenar de películas, además de series, obras de teatro y programas de televisión. Pero, a sus increíbles 71 años, en mejor forma que nunca y con un montón de proyectos para 2022.

    Es una mujer incansable y todoterreno. La podemos ver en cine en El refugio; todos los viernes se cuela en las casas de media España gracias a Tu cara me suena; en breve comienza el rodaje de la nueva temporada de La que se avecina, que para Loles es "volver a la serie madre", y a partir del 19 de enero, cumplirá uno de los grandes sueños de su vida: estrenar como protagonista y productora en el teatro de La Latina de Madrid. Todo a la vez. "Que sí, que a veces me he quejado mucho, pero estas cosas pasan. En lo mío, o te mueres de hambre o te mueres de sueño. Pero también te digo que siempre, cuando he estado al límite, ha sonado el teléfono", relata.

    Toda su ilusión está depositada ahora en el estreno de la función Una noche con ella, donde mezcla lo autobiográfico con la ficción sin que el espectador sepa a qué lado pertenece cada historia: "Una noche con ella es el tercer guion que Juan Luis Iborra escribe para mí, a los otros dos le dije que no. Pero en la pandemia me leyó por teléfono las cuatro primeras páginas y lloré. Nos conocemos desde hace 37 años y le dije que sí, que siguiera por ahí. Y ya no volví a leer más hasta que lo terminó. Ambos nos hemos criado entre harina, que es adictiva, y eso hace mucho".

    Publicidad - Sigue leyendo debajo