El divertido 'Diario de cuarentena' de Octavi Pujades

El actor vuelve a demostrar su sentido del humor al compartir en redes sociales el día a día de las dos semanas encerrado en casa con su padre.

Eyewear, Food, Games, Muscle, Recreation, Dish, Eating, Cuisine, Taste, Glasses,

Especialista en bromear en las peores circunstancias, Octavi Pujades vuelve a hacernos sonreír en tiempos de crisis. El actor, que ya nos enterneció con los ingresos hospitalarios de su padre, sus vivencias como progenitor de dos adolescentes o los castigos a los que le somete Instagram, protagoniza un hilarante 'diario de cuarentena' en el que vuelve a recurrir al 'jefe' como pareja artística. El humor de los Pujades no se contagia de Coronavirus y juntos capean el temporal en su casa de Cerdanyola Del Vallés. Allí, entre sidras, disfraces y mucho papel higiénico sobreviven al aislamiento sin sus seres queridos, sus hijos Alicia y Jordi, y su novia, Anna Senan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Día 1. Los Pujades comenzaron el arresto domiciliario equipados con los productos más deseados. Octavi, que terminó la carrera de Medicina y es Psiquiatra, tenía claro que la salud del patriarca es lo primero, por lo que se preparaba para no salir de casa en una temporada. "Esta familia va a permanecer, en la medida de lo posible, en aislamiento domiciliario. El padre sin lugar a dudas, por su edad y porque tiene una enfermedad respiratoria de base, y yo cuando salga lo haré tomando las medidas necesarias. Porque esta crisis no se puede resolver si no actuamos todos a una, y cuanto antes nos concienciemos, mejor. Sin alarmismos exagerados, pero sin bajar la guardia. Haciendo caso de las pautas que marquen las autoridades sanitarias. Porque es la única manera", escribía al comienzo.

Ver esta publicación en Instagram

Cuarentena. Día 2. Hoy a las diez habia convocada una salida a los balcones y terrazas para aplaudir a todo el personal sanitario que está batiéndose el cobre contra el Coronavirus. Algunos diran que es un gesto inútil, o una tontería. Y puede que parezca que no sirve para nada, pero yo creo que no es así. Este aplauso es un homenaje a un colectivo que siempre está ahí cuando se le necesita. Un reconocimiento a su esfuerzo y a su trabajo. Un "gracias" de corazón, y (estoy seguro) un estímulo a que prosigan con su labor en estos momentos tan complicados. Pero también es una toma de conciencia para toda la ciudadanía; es otra acción conjunta de las muchas que debemos llevar a cabo para superar esta situación. Un gesto, pequeño quizá, pero que realizamos todos a una. Porque ahora, más que nunca, debemos actuar en bloque, con serenidad y sensatez; haciendo caso a todas las recomendaciones del Ministerio de Sanidad (@sanidadgob), porque sólo así saldremos de esta. El patriarca y yo hemos aplaudido. Y, no sé a vosotros, pero a mí, tras ver todo el día las calles desiertas, ver ahora todos los balcones llenos de gente y los aplausos resonando en tantas y tantas casas, me ha llenado de alegría y orgullo. Y a l@s sanitari@s, seguro, mucho más. GRACIAS. #yomequedoencasa #quedateencasa #frenarlacurva #aplauso #sanidad #stayathome #homenajesanitarios

Una publicación compartida de Octavi Pujades (@octavipujades) el

Día 2. Homenajeando a sus compañeros. Lo dos se sumaron al aplauso sanitario que está uniendo a todos los españoles para agradecer el esfuerzo de los que cuidan de nosotros.

Día 3. Desinfectando. Además de papel higiénico, los Pujades también están abastecidos de otro de los bienes escasos durante el aislamiento: productos de limpieza. Aunque eso sí, aclara que para su padre es suficiente con el jabón, y los desinfectantes solo para limpiar la casa.

Ver esta publicación en Instagram

Cuarentena. Día 3. ¿Encontráis las dos diferencias entre las fotos? Sí (ya lo sé), porque las he marcado bien claras, pero os explico el porqué. Supongo que ya sabréis que una de las mejores formas de evitar el contagio es lavarse frecuentemente las manos, como hace aquí el patriarca; aunque quien tiene que hacerlo más soy yo, que de vez en cuando no tengo más remedio que echarme a la calle a por víveres o medicamentos. Hay que lavárselas un mínimo de 40 segundos, frotando bien todas las partes. Y se puede hacer con un desinfectante de esos tan buscados en las estanterías del Mercadona o similares, pero el agua con jabón es igual de efectiva, porque el jabón está formado por moléculas que por un lado pillan agua y por el otro, grasa, con lo que se une a la grasa de la envoltura del virus y le fastidia bien el asunto, inactivándolo y llevándoselo por el sumidero del lavamanos. Pero, 🔴 ¿sabíais que es mejor utilizar jabón líquido? Pues sí. Porque el jabón en pastilla se queda ahí, uso tras uso, mojado y pudiendo albergar gérmenes que no nos convienen nada. En casa siempre hemos sido de la pastilla de toda la vida pero, mira, es hora de cambiar de hábitos. Y otra cosa: 🔴 utilizad toallas desechables (o papel de cocina, en este caso); ya sabemos que son menos ecológicas, pero si usamos la misma toalla una y otra vez el virus se puede quedar ahí y, cada vez que te secas, volver a pasar a tu piel. Y eso tampoco lo queremos. Y utilizad esa misma toalla o papel para cerrar el grifo, y ahí ya lo habremos hecho todo estupendamente. Y todo esto, cómo no, sin salir de casa (paciencia) mas que cuando sea imprescindible. Ea, consejito de hoy. Cuidaos. 😘 #yomequedoencasa #quedateencasa #frenarlacurva #cuarentena #salud #lavarselasmanos #stayathome #lockdown ##health #handwash

Una publicación compartida de Octavi Pujades (@octavipujades) el

Y, por si acaso no ha quedado claro, nos da una clase magistral sobre el lavado de manos.

Ver esta publicación en Instagram

Cuarentena. Día 6. En estas circunstancias tan excepcionales, es esencial mantener la disciplina y los buenos hábitos para que no se nos vaya la chaveta. Yo llevo desde el lunes entrenando en casa, y me he dado cuenta de varias cosas: -entrenar sin gente alrededor que te mire, a la que mirar o con la que hablar es un peñazo. -espejos. Ah, sin vosotros no es lo mismo... (qué gran componente de vanidad hay en estar en forma, mecachis). -me canso. Igual que en el gimnasio, pero como todo lo demás es peor, pues soy más consciente. -tengo agujetas hasta en el paladar. Y es que, por muy en forma que estés, hacer otro deporte o ejercitarte con las limitaciones del confinamiento hace que hagas cosas a las que no estás acostumbrado, y ¡zasca!, dolores nuevecitos al canto. -no soy tan consciente de mi cuerpo como pensaba. Mi balcón es largo pero estrecho, y de moverme en él con energía me doy constantemente contra la pered y la barandilla y llevo más raspones y morados que sí hubiera jugado al rugby en un campo de sal gorda. -pero la conclusión más inquietante de todas es que se puede llegar a los 90 años tan pichi sin deporte, con tu cervecita en la mano y mirando disimuladamente cómo otros sudan y sufren como tocinos... Esto también va a ser duro. #yoentrenoencasa #deporte #confinamiento #salud #mecanso #aymigimnasio #teechodemenos #sport #lockdown #health #fitathome #missmygym

Una publicación compartida de Octavi Pujades (@octavipujades) el

Día 6. Quemando calorías. Un chico en plena forma como él no puede consentir que la grasa invada sus músculos por lo que, mientras el jefe se toma una cervecita, él suda la gota gorda haciendo deporte en la terraza.

Día 7. Día del padre a distancia. El actor vive a escasos minutos de sus hijos pero por conciencia ciudadana no los recorre para verlos y abrazarlos. "En cuanto todo se normalice me los voy a comer a besos; a ellos y a tantas otras personas que forman parte de mi vida y a quienes también añoro", ha escrito.

Eso sí, tomando las medidas de seguridad necesarias. ¿Que no hay máscara sanitaria? Pues recurre a la máscara de buceo que hasta en los hospitales está dando mucho juego.

Ver esta publicación en Instagram

Cuarentena. Día 11. -"Vale, os voy a contar un poco por aquí cómo va esto de la infección, la carga viral y qué importancia tiene... A mi manera. Imaginad que vuestro cuerpo es una súper estructura estable y eficaz formada por millones y millones de otras estructuras más pequeñas: como el Imperio Galáctico de Star Wars. Gente viviendo en sus planetas, a su rollo, con trabajos y vidas muy distintas (tus células, en tus distintos órganos y sistemas), pero tod@s bajo el mando del Emperador. Ahora imaginad que el Coronavirus es la armada rebelde. Lo de los rebeldes es una misión casi suicida; son pocos y no muy disciplinados en conjunto, pero se desplazan rápido y bien, y traen muchas ganas de gresca. El Imperio tiene todas las de ganar, en principio: son más y mejor organizados. Y tiene un ejército que da gloria verlo, con sus stormtroopers de brillantes trajes y marcial disciplina (nuestras defensas) y con nada menos que ¡Darth Vader! comandándolos (Vale, por eso escojo que seamos el Imperio: sus trajes molan MUCHO MÁS). Pero si el Imperio está en horas bajas o vulnerable, como durante la construcción de la Estrella de la Muerte (o sea, si estás mayor o tienes una enfermedad de base) los rebeldes te pueden hacer más daño. Y si, encima, descuidas tu vigilancia y, en lugar de dejar entrar a Leia, Luke, Han Solo, Yoda (él sí que parece un virus), Chewbacca y cuatro gatos más dejas que entren TODOS los rebeldes descontentos que pululan por ahí, es cuando el Imperio (o sea, tú) se puede ir a hacer puñetas. Y la palmas. Por eso es tan importante exponerse lo mínimo; no es lo mismo que te entren cien mil rebeldes que cien millones. Si la carga viral es alta, o sea, si entran muchos rebeldes, la infección es mucho peor. Quédate en casa. Lávate las manos con frecuencia (sobretodo después de tocar algo de fuera), no te toques las mucosas de la cara (son la escotilla por la que Luke se coló en la Estrella de la Muerte), y mantén la distancia de seguridad. ¿Oído? Pues eso." -"¿Se puede saber qué haces, hijo?" -"Ehm... Nada. Contando lo del virus, el contagio, y... Jugando, papá. Estoy jugando". #starwars #imperio #rebeldes #coronavirus #friki #empire #rebels #nerd

Una publicación compartida de Octavi Pujades (@octavipujades) el

Día 11. Clases teóricas protagonizadas por Star Wars. Octavi convierte su cuerpo en el Imperio y echa mano de Chewbacca, Leia, Han Solo y compañía para explicarnos cómo ganar la guerra a la armada rebelde del coronavirus.

Día 14. On fire. El actor tiene bienes de consumo pero echa de menos a su chica y otras cosillas que piensa retomar ( y con mucho ahínco) cuando acabe el encierro. Paciencia, Octavi…

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Famosos TV