'Ricos y mimados': crítica, reparto y estreno de la película de Netflix

La película es una comedia francesa que pone a unos ricos consentidos en la situación de tener que ganarse la vida por ellos mismos. El resultado es esta película que triunfa en Netflix.

ricos y mimados

    En Mónaco, patio de recreo de los fabulosos ricos, Philippe (Artus), Stella (Camille Lou) y Alexandre (Louka Meliava) viven a todo trapo con el dinero de su padre. El acaudalado promotor inmobiliario Francis Bartek (Gerard Jugnot) es viudo y, además, adicto al trabajo; se encoge de hombros mientras sus hijos se desviven por la cuenta bancaria. Sin embargo, le está afectando. Se supone que Philippe va a heredar el negocio familiar, pero en lugar de aprender a manejarlo, alquila jets privados y se va de fiesta a Ibiza. Stella se queja, exige ridículamente a los chóferes, a los servicios de catering y a los peluqueros, y en general exagera lo agotadora que es su vida de opulencia. Y Alexandre está ocupado en timar a la mujer (y a las hijas) del presidente de su última universidad, la que su padre financió como soborno para matricular a su díscolo hijo. Cuando la sanguijuela playboy Juan Carlos pide con ligereza la mano de Stella, es demasiado para Francis, y sufre un ataque al corazón.

    Un tiempo en el hospital le da a Francis algo de tiempo para pensar, y dos meses más tarde los chicos descubren que sus teléfonos móviles están repentinamente muertos y la espita del dinero congelada. (Francis mete a sus hijos en un coche prestado, los lleva a la casa de su infancia, una villa llena de telarañas en Marsella, y les dice que se están escondiendo de la policía antifraude. Todo es una treta, por supuesto. Los negocios y el dinero de Francis están a salvo. Pero quiere dar una lección a sus hijos. "¿Qué vamos a hacer, papá?" Stella suplica, histérica. "Algo que nunca habéis hecho", les dice a sus hijos. "Trabajar". Y mientras se pasean por Marsella buscando trabajo, Francis se dedica a reformar la casa de su querido padre fallecido.

    Pasan las semanas. Philippe es ahora conductor de tuk-tuk, Stella es camarera, y Alexandre se las arregla como aprendiz de Francis, revelando su aptitud para la renovación de casas. Todos aprenden el valor de un dólar ganado con esfuerzo, y padre e hijos pasan más tiempo de calidad juntos en mucho tiempo. Pero un playboy sanguijuela se encarga de estropear los planes mejor trazados. Cuando Juan Carlos intenta revelar el plan de Francis a cambio de un chantaje, Francis se ve obligado a considerar las ramificaciones imprevistas de su pequeño experimento de amor.

    This content is imported from YouTube. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    'Ricos y mimados': crítica

    "¡He pensado en todo! Alquilamos un hangar con moqueta..." La última aventura empresarial de Philippe, es tan tonta como su empresa de cigarrillos vaping y el negocio de calzoncillos con aire acondicionado que quería financiar Francis. Pero ésta -en la que los subordinados se ponen los zapatos de los ricos durante una semana para calzarlos- tiene el tufillo añadido de la miopía de la clase adinerada. El caso es que Philippe no es rico, lo es su padre. Y Ricos y mimados se divierte mucho estableciendo lo insustanciales y fuera de onda que son Philippe y sus hermanos antes de que Francis ponga en marcha su experimento financiero en miniatura. La diversión es aún mayor cuando el plan se pone en marcha y Philippe visita una oficina de empleo. ¿Habilidades? No. ¿Experiencia? No. Pero le gustaría un puesto de alto ejecutivo con coche de empresa. Pues lo tendrá. Turistas de Marsella, conozcan a su nuevo taxista tuk-tuk: ¡Philippe es ahora su propio jefe y conductor!

    A medida que se desarrolla el plan para educar a estos ricos snob, se convierte, por supuesto, en una oportunidad para que Francis aprenda un poco por su cuenta. Algunos de los mejores momentos de Ricos y mimados no tienen que ver con los que tienen y los que no tienen, sino con los momentos tranquilos de conexión familiar que fomenta con cada uno de sus hijos. Esto añade una calidez y ligereza a la película que mantiene a raya lo que de otro modo podría considerarse un humor burdo.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Programas TV