'El juego del calamar': los motivos del éxito de la serie de Netflix

Esta es la razón por la que no puedes dejar de ver 'El juego del calamar' de Netflix

los motivos del éxito de el juego del calamar en netflix

    Hace dos semanas, una serie coreana llamada El juego del calamar se estrenó en Netflix con poca fanfarria y poca expectación. Hoy, va camino de superar a Los Bridgerton y La Casa de Papel como la serie de Netflix más vista de todos los tiempos. El juego del calamar no tiene un romance apasionante ni un atraco ingenioso que impulse la acción, sino una serie de competiciones mortales. 456 personas se ofrecen como voluntarias para participar en estos juegos, que parecen ser simples juegos infantiles hasta que las balas empiezan a volar y los cadáveres a caer. Si un jugador sobrevive hasta el final, puede ganar riquezas inimaginables. Si muere... bueno, al menos ya no está vivo.

    El juego del calamar, al igual que Battle Royale y Los Juegos del Hambre, imagina un mundo en el que las almas desafortunadas tienen que luchar hasta la muerte para el entretenimiento de otros. La diferencia con El juego del calamar es que no hay ninguna pretensión de que la suerte o la política despiadada hayan elegido a las víctimas del juego. El juego del calamar es explícito: los pobres tienen que jugar a estos juegos. Al igual que otra sensación coreana, Parásitos, de Bong Joon-ho, ganadora de un Oscar, El juego del calamar funciona tan bien porque es brutalmente honesta en su visión del capitalismo: es una mierda.

    el reparto completo de el juego del calamar
    Netflix

    El juego del calamar comienza siguiendo a Seong Gi-hun (Lee Jung-jae), un colosal fracasado que se ahoga en deudas, se apoya en su anciana madre y dilapida constantemente cualquier buen favor cediendo a su adicción al juego. Un día, un apuesto hombre con traje (interpretado por Gong Yoo, de Train to Busan) se acerca a Gi-hun en el metro y le pide que juegue con él a un sencillo juego llamado ddakji. Si Gi-hun gana, obtiene dinero. Pero si el hombre misterioso gana, Gi-hun tiene que pagarle. Como nuestro héroe no tiene dinero, el personaje de Yoo sugiere que Gi-hun pague con su "cuerpo". Cada vez que Gi-hun pierde, es abofeteado. Cuando por fin gana una ronda, intenta corresponder a la bofetada, pero le dan el dinero y una tarjeta de visita con un número de teléfono por si quiere jugar una partida para ganar aún más dinero.

    Lo brillante de esta introducción al "juego" es que aprendemos que Gi-hun está tan obsesionado con la competencia como con la necesidad imperiosa de dinero. De hecho, todos los participante tienen algo más que el deseo de ganar dinero. Pero es la necesidad de dinero lo que en última instancia obliga a la mayoría de los jugadores a volver voluntariamente al juego después de haber escapado por primera vez.

    la explicación final de el juego del calamar

    La segunda parte de la genialidad de El juego del calamar es la forma retorcida en que da a sus protagonistas una salida tras la primera y aterradora masacre. Una vez que Gi-hun llega a la misteriosa isla base del juego, se encuentra a sí mismo y a otras 455 almas vestidas con trajes verdes a juego. Todos tienen un número, no un nombre, y una oportunidad "igual" de ganar el primer juego, "Luz roja, luz verde". Los perdedores del juego son abatidos a tiros, mientras que a los ganadores se les permite votar si quieren seguir en la mortal competición o no. Al final, votan por marcharse, pero como muestra el episodio 2, "Infierno", el mundo exterior no es más amable con estas almas empobrecidas. De hecho, para muchos, la emoción de los juegos es mejor que el horror de vivir. Gi-hun, por ejemplo, no puede soportar la vergüenza de perder a su hija y descubrir que su madre no puede pagar la atención médica por su culpa.

    Y así, Gi-hun y el grueso de los supervivientes regresan a la isla, donde se embarcan en una serie de horripilantes juegos que van desde el tira y afloja hasta un motín nocturno cuidadosamente coaccionado. Sin embargo, esta vez se une a ellos un agente de policía (Wi Ha-joon) que busca a su hermano. A través del punto de vista del policía, aprendemos más sobre los retorcidos trabajadores enmascarados que dan vida a los juegos. Surgen temas sobre el valor de la vida humana, el poder del trabajo en equipo y la naturaleza corrosiva de la desconfianza.

    el juego del calamar de netflix

    Los creadores de 'El juego del calamar'

    El Juego del Calamar es una creación del guionista y director coreano Hwang Dong-hyuk, quien reveló en una reciente entrevista con Variety que quería específicamente "escribir una historia que fuera una alegoría o fábula sobre la sociedad capitalista moderna, algo que representara una competición extrema, algo así como la competición extrema de la vida. Pero quería que utilizara el tipo de personajes que todos hemos conocido en la vida real". Continuó explicando que, aunque era fan de los Battle Royale y de la tradición del género de supervivencia, muchos de los juegos de esas historias le parecían demasiado complejos. En El Juego del calamar, "los juegos retratados son extremadamente simples y fáciles de entender. Eso permite a los espectadores centrarse en los personajes, en lugar de distraerse tratando de interpretar las reglas".

    El Juego del Calamar te engancha con la cruda simplicidad de su concepto y te mantiene atento con sus complejos retratos de personajes y la misteriosa construcción del mundo. Cuando te sumerjas por completo en su mundo, tendrás fuertes sentimientos por los personajes, buenos y malos. Te encontrarás tramando teorías sobre conexiones secretas y sintiendo indignación por el obvio simbolismo en juego. (Esa indignación es más por la forma en que la desigualdad da forma a nuestro mundo que por el enfoque simple y casi inexistente de Hwang sobre la metáfora). Sobre todo, te entretendrás y te horrorizarás a partes iguales.

    El juego del calamar no es un éxito tanto por su concepto como por su ejecución. En lugar de rehuir el subtexto del género de los juegos de supervivencia, se enfrenta de frente a la flagrante desigualdad que provoca el capitalismo. No esconde su mensaje en metáforas, sino en la simple brutalidad de los juegos infantiles.

    This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Series TV