Meghan Markle y el príncipe Harry quieren formar su propia familia fuera de Palacio

Los Duques de Sussex se mudan a Windsor, dejando atrás su vida en el Palacio de Kensington.

image
Gtres

Desde que Meghan Markle y el príncipe Harry se dieran el 'Sí, quiero', se han convertido en el foco de toda atención dentro del mundo 'royal'. Los Duques de Sussex han conquistado a todos y acaparan todas las miradas allá donde van, es más, Meghan Markle le hace firme competencia a Kate Middleton en uno de los pilares en los que reinaba: la moda. Las dos duquesas se han convertido en referentes de estilo por excelencia (nunca mejor dicho) y son muchos los rumores que apuntan a que la relación entre las parejas podría no ser tan buena como parece... Aunque comparten, en ocasiones, asistencia a eventos, lo cierto es que alguna vez ha llamado la atención el segundo plano que han ocupado los Duques de Sussex. Es por eso que la última noticia que nos llega desde Palacio hace a muchos sospechar que los rumores sean ciertos: Meghan y Harry se trasladan.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Tal y como ha confirmado el Palacio de Kensington a medios británicos como The Sun, los Duques se mudarán para formar su propia familia. Dejarán el palacio de Kensington para vivir en la Frogmore House, una casa de campo adyacente al Castillo de Windsor. Lo harán a principios de 2019, diciendo adiós a su vida junto a otros miembros de la Familia Real como los Duques de Cambridge, Eugenia de York y Jack Brooksbank, los duques de Kent o los príncipes de Kent.

Se trata de una residencia ubicada en los terrenos del Castillo de Windsor y que la reina Isabel II de Inglaterra les ha cedido dado el enorme valor sentimental que guarda para la pareja, y es que fue allí, precisamente, donde se tomaron las fotografías oficiales de su compromiso y donde se celebró la recepción posterior a su boda el pasado mes de mayo. Es allí donde quieren vivir para formar su propia familia, tal y como confirman desde la Casa Real. Allí la pareja se trasladará para preparar el nacimiento de su primer hijo, previsto para la próxima primavera.

Gtres

Es una enorme casa que cuenta con diez habitaciones, una guardería, un gimnasio y una sala para practicar yoga. La finca, un privilegiado entorno natural que ocupa algo más de 133.000 metros cuadrados. Por el momento, la prensa británica no especifica cuánto va a costar acondicionar y amueblar el nuevo hogar de la pareja, pero hablan de millones de libras esterlinas... "La pareja ha vivido en Nottingham Cottage desde su compromiso el año pasado. Windsor es un lugar muy especial para Sus Altezas Reales y están agradecidos de que su residencia oficial se encuentre en la finca. La oficina oficial de los duques continuará en el Palacio de Kensington", afirman desde el palacio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo