Beatriz de Inglaterra, hundida tras la muerte de su perro

La hija de Sarah Ferguson vive un momento muy complicado tras tener que tomar la trágica decisión de sacrificar a su mascota Orange tras ser envenenado en los jardines del Castillo de Windsor. Esta pérdida está afectando a su relación con el empresario Edoardo Mapelli Mozzi.

image
Gtres

A pesar de su feliz momento con el empresario Edoardo Mapelli Mozzi, Beatriz de Inglaterra tiene una gran tristeza. Como hemos podido saber, la nieta de la reina Isabel II tuvo que tomar la dura decisión de sacrificar a su perro Orange. Todo ocurrió a finales de 2018, cuando el Norfolk Terrier de la Princesa fue envenenado durante uno de sus paseos por los jardines del Castillo de Windsor, tal y como informa el diario 'The Sun'. Aún no se sabe si este envenenamiento fue debido a que el perro comió algo en mal estado o si fue totalmente orquestado. Según fuentes cercanas a la Reina: "Hay un maníaco suelto que odia a los perros".

Beatriz, hundida por no poder salvarle la vida a su mascota, tuvo que tomar la trágica decisión.

Esta pérdida está afectando también a su vida privada. Sobre todo en la relación con su novio. La princesa viajó a Kenia con Edoardo para celebrar el fin de año, pero no lo pasó tan bien como se había imaginado. Y es que la joven no puede parar de pensar en Orange, y "empieza a ser una situación molesta", afirma una amiga de Beatriz.

Un noviazgo en el punto de mira

El noviazgo entre Beatriz y el multimillonario ya ha sufrido algún que otro bache. Cuando todo parecía indicar que la hija mayor del príncipe Andrés y Sarah Ferguson podría estar pensando en pasar por el altar con su actual pareja, con el que habría empezado a salir en la boda de su hermana Eugenia del pasado mayo, la forma abrupta en la que Edoardo terminó con su anterior pareja, la arquitecta Dara Huang, madre de su hijo de dos años, Christopher Woolf, salpicó a la pareja.

Un empresario, amigo del multimillonario, afirmaba que la pareja todavía vivía bajo el mismo techo cuando Edoardo empezó a salir con Beatriz.

La princesa Beatriz conocía a Edoardo, de origen anglo-italiano, desde la infancia pero se reencontraron en la boda de su hermana Eugenia y, enseguida, comenzaron una relación sentimental. El joven, de 34 años, es el director ejecutivo de Banda Property, consultora inmobiliaria que se encarga de buscar o desarrollar propiedades de lujo para personas acaudaladas. Y parece que no le ha ido nada mal, ya que se rumorea que ha amasado una pequeña fortuna en poco más de una década.

Publicidad - Sigue leyendo debajo