Kate Middleton y la historia de su look en el bautizo de Archie

La duquesa de Cambridge ha utilizado en pleno mes de julio el mismo look misterioso que usó para un almuerzo navideño y que no nos dejó ver por completo.

Familia Real Bautizo del Príncipe Archie
Chris Allerton/ SussexRoyal

Kate Middleton es siempre sinónimo de elegancia, y el bautizo de su sobrino Archie Harrison no ha sido una excepción. La duquesa de Cambridge ha elegido un elegante conjunto para acudir al bautizo del primogénito de los duques de Sussex con el que ha lucido sin eclipsar a Meghan Markle, quien ha optado por escoger una versión de su vestido de novia para el gran evento. Así apostó por un color apagado, algo que no es propio de ella, pero que ya había utilizado previamente en un evento en plena navidad dejando ver por completo el look que en aquel momento no pudimos.

Kate Middleton en el bautizo de Archie Harrison
Chris Allerton/SussexRoyal

Se trata de un vestido de la diseñadora de Reino Unido Stella McCartney, haciendo un guiño a la moda local en uno de los eventos más importantes para la familia Winsord dando la bienvenida a un nuevo miembro. El vestido se compone de un cuello perkins rematado con una lazada larga a modo de corbatín, manga larga y una falda evasé por encima de las rodillas, todo ello ceñido a la cintura y con detalles plisados en un rosa palo que ha sorprendido a los analistas pues es poco abundante en el armario de la duquesa.

Pero lo que más ha llamado la atención es que se trata de un modelo que la duquesa ya utilizó el 19 de diciembre en un almuerzo prenavideño en el Palacio de Buckingham en el que se efectuó el reencuentro con su cuñada en pleno auge de los rumores de mala relación. Aunque por aquel entonces no pudimos ver por completo el vestido pues únicamente se pudo ver a Kate Middleton saludar desde el coche a la prensa que la estaba esperando. En aquel momento acudía con el pelo suelto y sin ningún tipo de tocado, algo que ha querido cambiar. En esta ocasión ha optado por un tocado a modo de trenza con el que despejar el pelo de la frente en rojo burdeos, a juego con los zapatos de salón que llevaba.

Publicidad - Sigue leyendo debajo