Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Tita Cervera repasa su vida en exclusiva para Diez Minutos

Tita, ligada a nuestras seis décadas de existencia, hospitalaria, cercana y amable, nos abre las puertas de su casa de Madrid. En esta sincera entrevista, nos habla sin reservas de su familia, su trabajo, sus pasiones y sus inquietudes.

Tita, ligada a nuestras seis décadas de existencia, hospitalaria, cercana y amable, nos abre las puertas de su casa de Madrid. En esta sincera entrevista, nos habla sin reservas de su familia, su trabajo, sus pasiones y sus inquietudes.

1 de 28
Tita, en exclusiva

Hablar de DIEZ MINUTOS es hablar de Carmen Cervera. Si hay una mujer que represente como nadie la historia de los últimos 60 años de España a través de nuestras páginas es ella. Una mujer a la que hemos visto crecer en lo bueno y crecerse también en las adversidades. Tita, esa jovencita que se dio a conocer en 1961 como Miss España, es Carmen Cervera, la baronesa Thyssen, una figura indiscutible en la cultura de este país y poseedora de una de las colecciones de arte más importantes del mundo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 28
Tita, en exclusiva

Hospitalaria y sincera, Carmen nos ha abierto las puertas de su casa de Madrid para, a través de sus palabras y sus recuerdos, reconstruir su historia y, en paralelo, la de esta revista. “¿Sabes que mi madre leía DIEZ MINUTOS?, siempre estaba en casa”, dice al evocar tiempos pasados mientras nos acoge en el salón principal de su residencia.

-Su casa tiene un aire muy oriental con estos objetos de arte, los techos, el jardín...
-Me gusta mucho. Me gusta su arte y su filosofía. Conozco al Dalai Lama. Nos apreciaba mucho. Hasta tal punto que en nuestra casa de Lugano (Suiza) plantó un árbol. Yo siempre llevo conmigo una hojita de este árbol.

-¿Es muy religiosa?
-Soy católica, creo en Dios, rezo y voy a misa. Para mí son buenas todas las creencias que se dirigen a conseguir la paz espiritual y la paz mundial. ¿Sabes?, yo me levanto alrededor de las seis y media de la mañana y el inicio del día lo dedico a pensar. Es muy importante recapacitar, si no, vas todo el día como una marioneta.

-Al oírla hablar así, me resulta difícil reconocer a aquella chica que tuvo una vida tan romántica.
-Ha sido una vida muy especial.

-¿Heini ha sido el hombre de su vida?
-Supongo que de verdad, de verdad, he tenido dos. Porque Lex Barker también lo fue. Cuando te enamoras, te enamoras. Pasas por diferentes etapas, y el destino quiso que los conociera a los dos. Lex fue mi primer amor verdadero.

-¿Cómo era?
-Un gran señor. Estudió Arquitectura, pero le gustaba la vida de Hollywood de la época.

-¿Quién enamoró a quién?
-Bueno, es sabido que lo conocí en un viaje de avión a Ginebra. Mi madre me dijo: “Tita, ¿has visto que acaba de pasar dos veces ese actor que te gusta tanto, el que hace de Tarzán?”. Fui a pedirle un autógrafo diciéndole que era para mi hermana pequeña, que no tengo. Yo era muy tímida. Él dijo que me lo daría si le daba mi dirección. Luego me llamó. ¿Te imaginas cómo me sentí frente a mis amigas cuando vino a Barcelona?

-Esas amigas que ya debían envidiarla al llegar a ser Miss España.
-Yo estaba en Inglaterra estudiando y vi con mis amigas en una revista que se hacía un concurso de belleza. En plan broma, enviamos fotografías nuestras. Y me dijeron que me presentara al concurso de Miss Barcelona. Mi padre me dejó porque le dije que seguiría con mis estudios, como hice. No porque quisiera ser actriz, como se ha dicho en algunas ocasiones.

-Sin embargo, en la primera entrevista que concedió a “La Vanguardia”, tras ser Miss España,  dijo que quería ser actriz.
-Algo tenía que decir, y entonces no se llevaba aquello de ser modelo. A mí el cine me gustaba, pero el de Hollywood, no el de aquí, que era diferente. Conocí a Frank Sinatra, Marilyn Monroe, Dean Martin... A la mayoría los conocí ya en el concurso de Miss Universo. Cuando llegué a California, acompañada de mi madre, vino a recibirme el cónsul español. José María Pemán me escribió el discurso que tenía que pronunciar con un traje regional. Los concursos de Misses de aquella época eran muy diferentes a los de ahora. Piensa en el jurado que me eligió a mí: la duquesa de Alba, Luis Miguel Dominguín, la duquesa de Quintanilla, Pedro Rodríguez...

-En resumen, nunca quiso ser actriz.
-En realidad, nunca hice un plan de mi vida, y sigo sin hacerlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 28
Tita, en exclusiva

-Pues las cosas le han salido bien. ¿Sus maridos la han mimado?
-Sí, alguna vez Lex me sorprendía trayéndome el desayuno a la cama. Él siempre se levantaba antes que yo. Y Heini, de repente, me mandaba tres docenas de rosas

-Sería quizá tras una pelea.
-Nunca nos peleamos en casi 20 años. Para pelearse siempre hacen falta dos.

-¿Y cuál de los dos cedía?
-Si yo veía que estaba muy nervioso, procuraba despistar con otras cosas. No recuerdo peleas con Heini. Con Lex sí.

-¿Era muy celoso?
-Y Heini también. Pero era un fuera de serie, natural, con ideas abiertas. Nunca te decía una mentira. Era un hombre sabio que luchó mucho. Su labor para conservar la colección familiar y crear el museo es histórica.

-Cuando era joven le gustaba ir a muchas fiestas. ¿Le gustaba a Lex?
-A Lex le gustaba hacer mucha vida social. A mí también, pero ha llegado a no gustarme para estar más en mi mundo. Me gusta leer, pintar, cuidar el jardín... Me gusta podar los árboles y lo hago bastante bien. Siento que tengo una conexión con ellos, por eso hice lo de la Castellana.

-Era raro verla encadenada a un árbol gritando: “¡No a la tala!”.
-No era raro. Estuve hablando con el arquitecto responsable del proyecto para que lo cambiara. En Portugal había hecho muchas plazas a las que había dejado sin árboles. Fui amable pero, al final, entendí que teníamos que luchar.

-¿Cómo quedó con el alcalde?
-Muy bien. Al día siguiente almorzamos juntos. Los problemas estaban con la gerencia de Urbanismo.

-¿Alguien llamó para felicitarla?
-Mucha gente. Esperanza Aguirre me llamó para pedirme si podía ayudar. Estábamos juntas en esto. También me llamaron grupos ecologistas. Yo me siento ecologista. No llevo pieles, cuido a los animales y ayudo todo lo que puedo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 28
Tita, en exclusiva

-Volviendo a Lex. Creo que Fernando Lamas, que estuvo casado con su segunda mujer, le tiró a usted los tejos.

-Es verdad, en una fiesta a la que Lex no fue. Lamas se acercó a mí coqueteando. Al cabo de un rato, le dije: “¿Sabes quién soy?”. “Una chica muy guapa”, dijo. Pues yo soy la mujer de Lex Barker. Salió corriendo.

-También salió con Kirk Kerkorian (un millonario armenioestadounidense y una de las figuras que dan forma a Las Vegas), amigo de Lex.
-Sí. De hecho, yo dudé entre casarme con Kerkorian o con Santoni.

-¿Maldice el día en que Espartaco se cruzó en su vida?
-No, todo son vivencias. Con él aprendí muchas cosas.

-¿A no dejarse engañar nunca más, quizás?
-No, a que hay personalidades muy diferentes y yo no conocía a gente como él.

-Y su madre enfadada con usted.
-La hice sufrir mucho. No se hablaba con él y conmigo estuvo un año sin hablarse. Por suerte se arreglaron las cosas. Con Espartaco mantuve relación aun cuando estaba en Venezuela. Él llamaba a cobro revertido hasta que me cortaron la línea, después corté con él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 28
Tita, en exclusiva

-¿Está molesta con la visión que ha dado la serie de Telecinco?
-He puesto una querella por distorsión de imagen. Cuando me enteré de que iban a hacerla, reuní en casa a cuatro abogados con ellos y les ofrecí mi cooperación a cambio de ver el guión, cosa a la que se negaron. Pero han distorsionado mi vida y mi historia. Lo peor es la imagen de mi madre.

-¿Y Manolo Segura?
-Encantador. Somos muy buenos amigos. Me gustan los hombres tiernos y amables.

-¿Por qué no llegaron a casarse? ¿Se asustó cuando le dijo que esperaba un hijo?
-No. En aquel momento yo estaba separada de Santoni, pero no me daba el divorcio y no podíamos casarnos. Y Manuel quería algo más. Aunque, al final, supe que nunca estuve casada con Santoni porque era bígamo.

-Para aquella época y en su situación, fue valiente querer llevar adelante a su hijo sola.
-No creo en el aborto y quería tenerlo.

-¿Cómo vivió ese momento?
-Muy feliz. De hecho, el momento más feliz de todos estos años han sido los meses que estuve embarazada de Borja.

-¿Qué recuerda?
-Cuando supe que lo estaba tuve una enorme alegría y, al ver la primera ecografía, mi madre y yo lloramos juntas de alegría. La ecografía decía que era una niña, pero mi madre me repetía: “Tita, que será un niño”.

-¿Siente que nunca ha tenido a su hijo tan cerca como entonces?
-Unos días antes de nacer, le escribí una carta en la que le decía: “Vas a entrar en el mundo y te echaré mucho de menos”. Nunca se la di.

-¿Qué reacción tuvo cuando Heini dijo que lo adoptaba?
-Fue maravilloso. Quizás fuera también una de las mayores emociones de mi vida. Piensa que Borja fue el hijo qué más tiempo convivió con Heini. Lo quería muchísimo. Cuando Borja cumplió ocho años, creí que había llegado el momento de decirle que tenía dos papás y nos reunimos los cuatro, Heini, Manuel, Borja y yo, y se lo dijimos. Pero a quien Borja llamaba papá era a Heini. Se entendían muy bien y hacían muchas bromas juntos. Hasta los doce años, Borja estudió en Suiza. Luego, en el Colegio Internacional de La Moraleja (Madrid).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 28
Tita, en exclusiva

-¿Añora al Borja anterior a conocer a Blanca Cuesta con 17 años?
-En aquel momento era demasiada diferencia de edad. Él con 17 y ella con ocho años más.

-Bueno, también Lex y Heini eran mucho mayores que usted.
-A mí no me importa que sea mayor. Pero hay una diferencia en ser mayor cuando tienes más de 21 años a tener sólo 17. Lo que me importa es que mi hijo iba a estudiar Ciencias Económicas y lo paró todo.

-Se quedó en segundo de BUP, según él mismo ha dicho.
-Mi hijo está olvidando su pasado. Su pasado no existe. El otro día decía en un periódico que de pequeño daba patadas en la espinilla y rompía platos. La gente de mi servicio doméstico, que lleva aquí más de 30 años, me decía: “Señora, nosotros nunca le hemos visto hacer esas cosas”. Era un niño dulce y bueno. Un poco bromista, todo hay que decirlo. Con su padre siempre estaba gastando bromas. Como una vez que vino una señora a casa y le ataron las sábanas de la cama para que se las encontrara así al entrar, o a otra amiga, que se había dormido junto a la piscina, le pusieron una bengala encendida entre los dedos de los pies. Aún la veo corriendo y riendo persiguiendo a Borja y a Heini.

-¿Cuánto hace que no le ve?
-Un año.

-¿Y cuánto que no hablan?
-Lo vi por última vez sobre estas fechas del año pasado en el Hotel Villa Magna unos diez minutos. Me pidió una cosa que estaba de acuerdo en darle. Acordamos vernos como mínimo cinco horas al mes. Estaba contento y feliz y yo también. Acordamos llamarnos al día siguiente. Pero no lo encontré. Había cambiado de teléfono.

-Usted le mantiene una asignación periódica de dinero, según he leído.
-Borja recibe 300.000 dólares al año, más otros cinco millones de dólares cada cinco años. Se los di cuando cumplió 25; a los 30, también, aunque no nos hablábamos, y a los 35 se los daré también. Lo que mi hijo recibe decidí hacerlo yo de esta manera (lo dice con energía).

-¿Por qué viven esta situación?
-Aquella Navidad intenté hablar con él y no lo conseguí. Y eso que para toda familia esas fechas son muy importantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 28
Tita, en exclusiva

-¿Qué siente cuando oye el nombre de Blanca Cuesta?
-No siento ni pienso nada. No sé lo que es el odio. No lo he sentido jamás y no quiero sentirlo. Es como perder el tiempo, como retroceder, y yo soy una mujer de carácter positivo. Lo único que pienso es en mi hijo y en mí. Desearía que no echara a perder su vida.

-¿Qué está dispuesta a hacer para recuperar a su hijo?
-Yo intento acercarme, pero no lo consigo. Y no una vez ni dos, sino más. En julio pasado, conseguí su teléfono y lo llamé pero no pude hablar con él, aunque le dejé un mensaje. Y hace escasamente un mes volví a llamar. Tenía dudas, no sabía si llamar, pero, al final, pensé: “Soy su madre, estoy siendo demasiado prudente”. Se puso ella al teléfono y pregunté por Borja. Me preguntó de parte de quién. Al parecer, no reconoció mi voz. Le dije: “Quisiera hablar con mi hijo, soy su madre”. Y me colgó el teléfono.

-¿Por qué cree que es así?
-No lo sé. Mira, este verano, me enteré de que iban a celebrar el 5 de agosto el cumpleaños de Eric. Hacían una fiesta a las doce del mediodía. Fui a Ibiza con el barco tres días antes. Sé incluso que él comentó a varias personas que había visto el barco. Esperé a ver si se me invitaba. A las seis le dije al capitán: “¿Hace buen tiempo para navegar? Pues pongamos rumbo a la mar”.

-¿Pero haber pedido pruebas de paternidad no es poner a su hijo en ridículo ante media España?
-Yo jamás las he pedido. Este tema se ha manipulado muchísimo. Fuimos a mi casa de Villa Favorita en Lugano a celebrar el bautismo de Sacha. Un matrimonio amigo nuestro empezó a decirme que el niño no se parecía a Borja. Luego me hablaban de un teléfono móvil, de infidelidades de ella... Y te preocupas y te molestas. En ese momento, yo tenía buena relación con mi hijo y con ella. Tiempo después, estando en casa de Borja, él, Blanca y la mujer de este matrimonio llegaron con un kit de paternidad. Yo me mostré sorprendida y molesta y no entendía por qué lo hacían. Pero que quede claro que yo no las pedí nunca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 28
Tita, en exclusiva

-Si usted puso en duda que Borja fuera el padre, quizás ellos decidieron lo de la prueba para hacerle callar.
-Estuve con ellos cuando nació Sacha; Borja en el paritorio y yo, fuera, esperando. Lo quiero mucho y no quiero hablar más de este tema.

-¿Por qué decidió tener a las mellizas?
-Porque éramos una familia muy pequeña. Llegaron antes de casarse Borja. Al faltar Heini, mi hermano y mi madre, no quería que se sintiera solo.

-¿Qué son ahora para usted?
-Mi hijo y ellas son lo más importante en mi vida.

-¿Cómo las está educando?
-Igual que a Borja, intentado que sean personas de gran moral. Ya saben leer y escribir y hablan un poco de inglés e italiano. Quiero que sean muy humanas y sepan respetar a los demás, a las plantas y a los animales. Van a misa los domingos. Están estudiando en Suiza en un colegio y cada día regresan a casa (Carmen tiene una residencia en Lugano).

-¿Saben ya quién es su padre?
-Ésos son temas familiares y no quiero hablar de ellos.

-Carmen, ¿cómo es su día a día?
-Me levanto entre las seis y media y las siete. Leo los papeles de trabajo. Tres días a la semana hago una tabla de ejercicios. Luego es un no parar de teléfonos. Me llega información de subastas internacionales y estoy al tanto del mercado del arte. Tengo montones de compromisos sociales.

-¿Y, además, le gusta pintar?
-Quise saber lo que un pintor sentía ante un lienzo. Hace unos catorce años empecé. Me meto en un mundo especial, en el que los teléfonos se cortan, que me da placer y paz interior. Otra cosa es la calidad de lo que sale, pero no pretendo ser pintora profesional.

-¿Y qué siente ante un cuadro?
-La magia absoluta. Algunos llegan a producirte un “shock”. “El Paraíso” de Brueghel o “Las Meninas” de Velázquez podría pasarme horas mirándolos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
9 de 28
Tita, en exclusiva

-¿Cómo es usted?
-No tengo nada que ocultar, la gente ve cómo soy, abierta y espontánea.

-Serlo a veces da problemas.
-Bueno, es por la interpretación que hace la gente de las cosas. Pero prefiero ser así y no pienso cambiar.

-Usted conoce a la duquesa de Alba, una mujer también espontánea. ¿Qué opina de ella?
-Nos ha transmitido que todas las mujeres nos podemos sentir jóvenes. Con ella pasa una cosa muy curiosa: a mí me nombraron Lady España y al año siguiente yo le pasé la corona. También me eligieron académica de las Bellas Artes de Cádiz y a ella le dieron el título tres años después. Y ahora me va a entregar un premio en Sevilla y me lo dará ella. Heini y yo hemos cenado con ella y nos une una amistad muy importante. Es admirable.

-¿Qué le parece su boda?
-Muy bien, demuestra que el amor siempre vence.

-También habla con admiración del Rey. ¿Qué le une a él?
-Un gran respeto y una admiración por lo que ha hecho por nuestro país.

-¿Y qué opina de Letizia?
-Como todos los españoles, estoy orgullosa de que sea nuestra Princesa. Hace divinamente su papel y es una gran profesional.

-¿La ve como futura reina?
-La veo perfectamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10 de 28
Tita, una vida ligada a Diez Minutos

“Mi madre leía diez minutos. La revista siempre estaba en casa”, recuerda Tita Cervera, que ha sido protagonista de muchas de nuestras portadas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
11 de 28
Tita, una vida ligada a Diez Minutos

La relación de Tita Cervera y uno de los galanes del momento, Esopartaco Santoni, también quedó perfectamente reflejada en Diez Minutos. En esta imagen, el número donde recogimos su boda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
12 de 28
Tita, una vida ligada a Diez Minutos

La naturalidad de Tita Cervera la ha llevado a protagonizar numerosas portadas, por su vida personal y también por defender causas nobles como su "no" a la tala de árboles en Madrid.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13 de 28
Tita, una vida ligada a Diez Minutos

Las disputas que mantiene Tita Cervera desde hace tiempo con su hijo Borja Thyssen también han copado multitud de informacione en Diez Minutos. La baronesa, pese a todo, siempre ha dicho que "mi hijo y las mellizas son lo más importante en mi vida". Tita ha sido una constante en nuestra larga vida... de 60 años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
14 de 28
De Miss a baronesa

Tita cervera nació el 23 de abril de 1943 en el seno de una familia media catalana. En 1961, convertida en Miss Cataluña, Tita conquistó la corona de Miss España....

Publicidad - Sigue leyendo debajo
15 de 28
De Miss a baronesa

Valiente, Tita Cervera llevó su embarazo en solitario en una época muy difícil para una madre solteral.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
16 de 28
De Miss a baronesa

Tita Cervera siempre ha mostrado una profunda admiración por la duquesa de Alba, con quien ha compartido multitud de actos a lo largo de los años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
17 de 28
De Miss a baronesa

Tita cervera también se ha destacado a lo largo de su vida por luchar por lo que cree que es justo: se encadenó para evitar la tala de árboles frente a su museo en Madrid hace unos años.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
18 de 28
De Miss a baronesa

Tita Cervera también ha demsotrado tener siempre una gran dmiración por la Corona, en especial por el rey don Juan Carlos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
19 de 28
De Miss a baronesa

La baronesa Thyssen también tiene una gran sesibilidad por la protección de los animales, de quien es una gran defensora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
20 de 28
Las personas de su vida

Carmen se emociona al recordar a algunas de las personas más importantes de su vida, como su madre, María el Carmen. "Estaba muy unida a ella y la quise y la quiero con locura. No hay día que no piense en ella", dice.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
21 de 28
Las personas de su vida

Tita Cervera con el actor Lex Barker, Tarzán, su primer marido, con quien se hizo un hueco en la época dorada de Hollywood.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
22 de 28
Las personas de su vida

Tita Cervera con Espartaco Santoni, uno de los galanes que conquistó su corazón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
23 de 28
Las personas de su vida

Tita Cervera fue una madre luchadora que tuvo a su hijo en solitario. En esta imagen la vemos, orgullosa, con él.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
24 de 28
Las personas de su vida

Tita Cervera formó parte de la 'Jet Set' de Marbella en su época de mayor esplendor. En esta imagen la vemos conn Gunilla Von Bismarck y Manolo Segura, padre de Borja.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
25 de 28
Las personas de su vida

Uno de los momentos más inetensos en la vida de Tita Cervera fue su boda con Heini, el barón Thyssen, el 16 de agosto de 1985.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
26 de 28
Las personas de su vida

Tita Cervera con Blanca y Borja, en uno de sus últimas apariciones públicas juntos. No le ve desde hace un año.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
27 de 28
Las personas de su vida

Tita cervera con las mellizas Guadalupe Sabina y María del Carmen, que ahora mismo centran su vida. Dice que las tuvo para que su hijo no se sintiera solo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
28 de 28
Las personas de su vida

Tita Cervera con su nieto mayor, Sacha. Al pequeño, Eric, todavía no lo conoce debido al distanciamiento que mantiene con Borja y Blanca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Especiales